Recursos Humanos

El fútbol como metáfora empresarial

Los clubes de fútbol se han convertido en empresas que utilizan los métodos de gestión más modernos. Por eso, estas entidades deportivas son un claro ejemplo de estrategia y tácticas que pueden ser aplicadas al mundo empresarial.
El fútbol como metáfora empresarial
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El fútbol enseña lecciones, eso está más que claro, pero hasta hoy, nadie se había parado a pensar qué pueden tener en común las empresas con este deporte de masas. Lo cierto es que existe más de una coincidencia entre estos dos mundos tan lejanos pero tan próximos a la vez.

Bajo el título ¡Un Gran Equipo!, los autores del libro plasman la esencia del deporte rey en España y aplican algunos de los factores fundamentales que conducen al éxito de los equipos al mundo empresarial.

El fútbol y el mundo empresarial coinciden en más puntos de los que podamos apreciar a simple vista. Hoy en día, los clubes son gestionados como sociedades anónimas, detrás de los cuales existen grandes proyectos empresariales. Por otro lado, una de las preocupaciones de los directivos de las empresas es incorporar pasión a las personas que trabajan en las organizaciones y ser capaces de gestionar las emociones de sus empleados. La pasión y la gestión de las emociones son dos puntos claves en el funcionamiento de los grandes clubes deportivos en la actualidad.

Por eso, el mundo empresarial tiene mucho que aprender del fútbol. Lo principal en el fútbol son los resultados, al igual que en el entorno de la empresa. Tanto en el deporte, como en la empresa, no vale con ser bueno, hay que ser el mejor para lograr afianzarse en un entorno de constante competencia.

En el mundo empresarial, escuchar al cliente es clave para lograr el éxito. El cliente, en un entorno futbolístico, es el público que, al fin y al cabo, es el que examina y valora, partido tras partido, al equipo y a sus gestores. Pero quizás, el valor más importante que aporta el fútbol al mundo de la empresa es el trabajo en equipo, la manera en la que un esfuerzo conjunto bien dirigido es sinónimo de buenos resultados.

Cada uno de los componentes del equipo, ya sea en un entono empresarial como en el fútbol, tienen un papel a desarrollar. Las individualidades son buenas, pero siempre que se sirva al objetivo común que se ha marcado el conjunto. La desvinculación del objetivo común de uno de los miembros del equipo, puede llevar a no lograr los resultados esperados, incluso al fracaso.

Editorial: Pearson

Fecha de publicación: 2002

ISBN: 84-205-3318-1

Páginas: 159

FUENTE: www.noticias.com