Finanzas

Cómo superar la cuesta de principios de año

Cuando apenas nos hemos recuperado de la resaca de las Navidades tenemos que hacer frente a dos meses muy duros, enero y febrero, en los que habitualmente suben los precios de todos los productos y servicios básicos.
Cómo superar la cuesta de principios de año
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Si hemos logrado ahorrar parte de la paga extra, una buena opción es abrirse un depósito a corto o medio plazo. Aún existen numerosas ofertas por parte de los bancos que necesitan captar pasivo, por lo que es fácil encontrar productos financieros que retribuyen al 6.5%. El dinero de los intereses lo podemos destinar a pagar parte de las subidas de los recibos mensuales.

Si vamos a necesitar el dinero en breve también es recomendable abrirse una cuenta corriente en algún banco que te devuelva parte de los recibos habituales como el del teléfono móvil, el fijo, el agua..., etc. Si, por regla general, (en el caso de España) se considera que el gasto medio anual por hogar es de unos 2,000 euros, descompuesto de la siguiente manera: Luz (400 euros), gas (200 euros), agua (200 euros), teléfono (550 euros), televisión de pago (50 euros) y gastos de comunidad (600 euros); podemos hacer un cálculo de lo que recibiremos.

Otra opción es destinar parte de los ahorros al pago anticipado de la hipoteca, con lo que lograremos rebajar bien la duración del préstamo o bien la cuota mensual.

Si no queremos renunciar a la gran fiesta consumista tenemos que vigilar de cerca lo que compramos. Estos son algunos consejos que pueden ayudarnos durante las rebajas:

* Haga una lista de lo que realmente necesita, evitará las compras impulsivas.

* Esté atento a las etiquetas de los productos, deben reflejar el precio anterior y el rebajado.

* Adquiera prendas de fondo de armario, no pasan de moda y podrá utilizarlas varias temporadas.

* Aproveche para comprar ropa a los niños para el próximo año.

Tanto si pagamos con tarjeta como en efectivo es necesario conservar los tickets por si tenemos que realizar alguna devolución.

Por otro lado, quizá sea el momento de valorar la eliminación de algunos gastos innecesarios, sin que por ello descienda el nivel de calidad de vida. Además se pueden adoptar hábitos que impliquen ahorro, como utilizar más el transporte público o racionalizar el consumo de gas y electricidad.

A la hora de la compra debemos recuperar la lista para ir al supermercado. Una buena propuesta es comparar los super más baratos y comprar siempre marcas blancas, ya que pueden suponer un ahorro hasta del 20%. En cuanto a los productos frescos que elijamos, siempre deben ser de temporada.

En casa, procuraremos cambiar las bombillas normales por otras de bajo consumo. Y como estamos en invierno trataremos de no abusar de la calefacción. Una temperatura de 21 grados es agradable y suficiente.

En la cocina, debemos tapar las cacerolas para evitar subir el consumo, y aprovechar el calor residual, para terminar de calentar los alimentos, cuándo ya hemos apagado el fuego.

En cuanto al ocio y la cultura, no hace falta renunciar a ellas. Muchos museos abren sus puertas gratuitamente determinados días a la semana, con lo que podemos aprovechar estas ocasiones para culturizarnos, sin que afecte a nuestro bolsillo. Por último, ir al cine en el día del espectador nos permitirá reducir el gasto y disfrutar de la gran pantalla al mismo tiempo.

FUENTE:www.noticias.com