Plan de Negocios

Los errores que puedes evitar con un buen plan de negocios.

Aprende a identificar los problemas clásicos que enfrenta un emprendedor cuando comienza a gestar una idea de negocios.
Los errores que puedes evitar con un buen plan de negocios.
Crédito: Depositphotos.com

Dwight D. Eisenhower, el ex presidente de Estados Unidos, decía con toda razón: Un plan no es nada, pero la planificación lo es todo. Ciertamente, se refería al valor del ejercicio cotidiano de intentar prever el fututo. Como actitud, nada mejor que planificar.

Para que un negocio funcione, lo primero que hace falta es una idea, pero todavía puede pasar mucho tiempo hasta que ésta se materializa y se concrete en un negocio próspero.

El problema es que muchos negocios no alcanzar a tocar el éxito y se hunden en el más rotundo de los fracasos. ¿La razón? Sus fundadores no previeron los problemas que podían enfrentar y, por lo mismo, no pudieron reaccionar correctamente.

La International Finance Corporation (IFC) sostiene que muchos de los errores que cometen los empresarios durante la fase de arranque se pueden evitar. Una de las mejores maneras para mantenerse alejado de los puntos débiles es hablar con propietarios de negocios establecidos sobre de lo que ellos aprendieron durante el proceso.

Busca a los dueños de negocios que tengan experiencia en el tema, asiste a reuniones de asociaciones comerciales y habla con personas que pertenezcan a la industria a la cual estás entrando, dice la IFC.

No importa cuánto investigues o cuánto te prepares: siempre cometerás errores. Pero esta lista te ayudará a evitar los más habituales.

Constitución demasiado rápida

Muchas personas corren a constituir una sociedad cuando se dan cuenta que desean iniciar un negocio. O que tienen la idea correcta. Si bien la constitución es un paso adecuado para muchos negocios, vale la pena esperar hasta que tu idea comercial haya tomado forma. Es probable que el concepto de tu negocio, y por lo tanto el nombre, cambie durante los primeros meses.

 Falta de investigación de mercado

Un componente que generalmente se pasa por alto al iniciar un negocio es determinar si el mercado objetivo para tu producto o servicio está realmente dispuesto a pagar. La mejor manera de responder esta duda es preguntar. Intenta conversar con tantos posibles clientes como puedas.

Haz las siguientes preguntas: ¿Compraría mi producto o servicio? ¿Dónde adquiere este producto o servicio en este momento? ¿Cuánto estaría dispuesto a pagar por él? ¿Qué le agrada o desagrada acerca de su proveedor actual? ¿Dónde buscaría este producto o servicio cuando lo requiera?

Abuso de los servicios de un abogado

Los honorarios por hora de un abogado se van sumando con extrema rapidez y los dueños de negocios nuevos a menudo se ven sorprendidos con las primeras facturas legales. Cuando se inicia un negocio, se tiende a involucrar al abogado en todos los aspectos del negocio para aconsejar y redactar documentos.

Muchos propietarios de empresas aprenden rápidamente lo valioso que resulta llevar a cabo sus propias investigaciones, redactar sus propios documentos y solicitar el apoyo de un abogado sólo para afinar su trabajo.

Demasiados gastos en oficinas y decoraciones

Una oficina agradable y un gran equipo computacional hacen sentir a muchos emprendedores como si su sueño de empresario se convirtiera en realidad. Si bien uno de los placeres de lanzar un negocio es establecer una oficina de la que se siente orgulloso, los adornos costosos han hecho quebrar a muchas empresas incluso antes de despegar.