Hide this Looking for English Content? Click here

Cómo proteger tu cobranza.

Evite pérdidas de dinero cuando sus clientes se declaren insolventes: existe un seguro que cubre las faltas de pago.
Cómo proteger tu cobranza.
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los edificios, el equipo de cómputo, los vehículos.. Casi todas las empresas aseguran estos activos, pero se olvidan de las cuentas por cobrar, un renglón que, para fortuna de todas las firmas que otorgan créditos, ya está cubierto.

De acuerdo con cifras del Banco de México, cerca del 62% de las compañías otorgan crédito directo a sus clientes -no van a la banca por las altas tasas de interés-. El riesgo, por supuesto, es elevado.

Las cuentas por cobrar llegan a representar hasta el 30% de los activos de una compañía, por lo que una mora prolongada impacta directamente en la solvencia de la organización. Ya no hay dinero para nuevos proyectos o para capacitación del personal y las áreas financieras comienzan a recortar los gastos.

Además, las empresas con cartera vencida entran en procesos de cobranza judicial o extrajudicial que provocan desembolsos extraordinarios de recursos y pérdida de tiempo. Es decir, se generan costos adicionales en recuperación de una deuda. En cualquier empresa que realice ventas a crédito, tanto en el mercado doméstico como en el exterior, está latente este riesgo.

Las cuentas por cobrar se pueden proteger con seguros de crédito, un producto que cubre la falta de pago por la venta de bienes y servicios a crédito. Pese a ello, no hay una cultura empresarial en este sentido. La mayoría de las empresas ignoran que pueden asegurar el pago de sus facturas ante posibles insolvencias por parte de sus clientes. A este desconocimiento hay que agregar que la banca no exige este seguro como requisito para la apertura de cuentas corporativas.

Conjuntando el seguro de crédito con una estructura de financiamiento adecuado, las empresas obtendrían buenas líneas de crédito de los bancos, porque les prestarían con confianza, comenta Joaquín de la Herrán, director general de Grupo CESCE (Compañía Española de Seguro de Crédito de Exportación).

En Europa, el mercado del seguro de crédito está más desarrollado y es parte de la cultura empresarial. Se estima que aproximadamente el 75% del mercado se concentra en Europa, el 17% en América del Norte y el resto en Asia, África y América Latina. En estas regiones hay un alto potencial de crecimiento.

Rafael Vizcaíno de la Mora, director general de Cescemex Seguros de Crédito, compañía que adquirió 51% de los activos de Seguros Bancomext, afirma que el año pasado el valor del mercado del seguro de crédito en México fue de US$30 millones. La cifra es poco alentadora, pues de acuerdo con el tamaño de la economía mexicana, el mercado debería rondar los US$500 millones. Mientras, en 10 años, se podría alcanzar esta cifra.

Seguridad de operaciones

Cescemex ofrece un seguro de crédito para empresas que comercializan bienes y servicios en el mercado nacional y en el exterior. Este seguro ayuda a las empresas a:

- Prevenir la falta de pago de sus clientes y asegurar el pago de sus operaciones realizadas a crédito

- Mejorar su flujo de efectivo al acortar los plazos de recuperación

- Obtener acceso a tasas de financiamiento más favorables, mediante el endoso de la póliza a alguna institución financiera

- Aumentar su competitividad, al permitir ofrecerles condiciones de pago más atractivas a sus clientes y prospectos

- Incrementar sus ventas y abrir nuevos mercados con mayor seguridad.

El costo promedio de una póliza de este tipo es cercano al 0.3% de las ventas anuales declaradas y aseguradas por la compañía de seguros. Sin embargo, puede variar según la industria a la que pertenece la empresa y sus compradores, los límites de crédito y los plazos otorgados, la situación en que se encuentren las cuentas por cobrar, la calidad de su portafolio de clientes, el volumen de ventas y otras condiciones particulares establecidas en la póliza. El seguro es deducible de impuestos.

Adicionalmente, en los seguros de crédito de exportación se incluye el costo del riesgo político del país adonde se dirigen las mercancías. No hay que perder de vista que la sensación de riesgo es mayor cuando se realizan exportaciones porque el control se dificulta de una manera considerable.

Por ejemplo, para una empresa que tiene un grado de riesgo bajo, calificado como AAA, según la métrica de Standard & Poor?s se cobraría una tarifa del 0.1% de las ventas anuales, que sería el costo de la prima. Una empresa más pequeña y de un sector más expuesto al riesgo podría incrementar su costo hasta en 1% de las ventas anuales declaradas. Esto como norma general, pero cada caso es específico.

En América Latina, Chile es el país con una cultura de seguro de crédito más desarrollada. Sin embargo, México y Brasil tienen un gran potencial de crecimiento, tanto por el tamaño de su economía como por sus altos volúmenes de exportación, asegura De la Herrán. Según estimaciones de Cescemex, por su enorme potencial en Asia, América y Europa central y del este, este seguro podría registrar crecimientos anuales entre 5 y 7% en número de primas de aquí a un plazo corto, de alrededor de tres años.