Franquicias

8 consejos previos a adquirir una franquicia

No te apresures, gran parte del éxito al emprender una franquicia depende de tus decisiones iniciales.
8 consejos previos a adquirir una franquicia
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Si ya decidiste emprender tu propio negocio adquiriendo una franquicia, tómate tu tiempo para realizar el proceso de forma correcta. No te apresures, cualquier descuido puede ser clave para alcanzar el éxito.

El mercado es grande, y hay toda clase de franquiciadores, desde los más profesionales hasta charlatanes. Debes ser cuidadoso y fijarte en los detalles. Revisa estos simples consejos antes de elegir tu franquicia, que te ayudarán a minimizar el riesgo de tu inversión y a cuidar tu dinero.

1- No te dejes llevar por la primera impresión

Antes de tomar cualquier decisión, infórmate de todas las opciones que le ofrece el sistema de franquicia. Sin embargo, obtener toda la información que necesitas y de la forma más completa posible, no siempre es fácil.

Se cauto. Si lo estimas conveniente, puedes pedir el asesoramiento profesional. No hay que estar ansioso de firmar. Lo que puede parecer una oportunidad de oro puede no serlo. Si estás dispuesto a invertir todo tu dinero en una franquicia, no deberías preocuparte de invertir unos pocos pesos en recibir consejo sobre qué es lo más apropiado. No sólo te puede ayudar a encontrar su franquicia ideal, también podrá proteger tus intereses.

Al comienzo del camino hacia la búsqueda de un franquiciador, debes obtener la suficiente información sobre la franquicia, al menos en lo referente a sus franquiciados y a su situación económica.

2- Conseguir una guía de franquicias

Adquirir una guías de franquicias puede proporcionarte información sustancial sobre los aspectos relativos a las condiciones para acceder a las distintas redes de franquicias y las expectativas económicas que ofrecen a corto plazo. Es aconsejable tratar de obtener guías de años anteriores donde pueda constatar la evolución de la enseña.

Algunos portales de franquicia ofrecen amplia información sobre todas las franquicias que operan en un territorio, pudiendo contactar directamente con el franquiciador mediante formularios de solicitud de información.

3- Ser precavido

Un aspecto importante es contar con la asistencia de personas con experiencia en este terreno, como los consultores de franquicia, que puedan ofrecer un completo asesoramiento profesional.

No se fíe de nadie, compruebe todos los extremos, solicite el dossier informativo y el contrato de franquicia, que por ley debe facilitarle el franquiciador, y por último, ponga todo por escrito.

La palabrería es el peor enemigo de la información proporcionada por las franquicias. Mucha gente que ha invertido los ahorros de su vida confiando ciegamente en las personas con las que ha estado negociando, han visto como previsiones de facturación estimadas no se aproximaban ni de lejos con la realidad. Por ello, debe tener cuidado de tomar las mayores precauciones posibles.

4- Todo por escrito

La explotación de tu negocio va a depender principalmente de tu trabajo y constancia. Sin embargo, el franquiciador suele decir que los beneficios de la franquicia no van a depender de las ventas, sino en la dirección ejercida desde la central, en forma de fondo comercial (que proporcionará una cartera de clientes a nivel nacional).

Desconfía de estas afirmaciones y asegúrese de que aspectos como éste y otros, como tus derechos y deberes como franquiciado, figuran por escrito en el contrato que regule la relación de franquicia.

5- Desconfiar de las promesas verbales

Muchos franquiciadores, con el ánimo de captar franquiciados, se deshacen en alabanzas hacia lo ventajoso y beneficioso que es su propio negocio, prometiendo resultados extraordinarios y toda serie de ayuda y colaboración acerca de la financiación o la asistencia.

Para asegurarse de que todo esto es algo más que una simple cortina de humo, deberá exigir al franquiciador que refleje sus afirmaciones en un documento que se comprometa a cumplir.

6- Evaluar la solidez de la marca

Un elemento importantísimo a la hora de integrarse en una red de franquicias es saber comprar los derechos de una atractiva marca. En ciertos casos este aspecto se traduce en una mayor garantía de éxito, si establecemos una comparación con negocios que empiezan su andadura sin una imagen de marca consolidada.

Así, con toda seguridad, el poder de convocatoria producido por una marca consolidada atraerá más clientes que si se estableciera con su propio nombre y esto, lógicamente, también tiene un precio.

Sin embargo, desde ningún punto de vista está justificado pagar altas cantidades por marcas de escasa difusión, que no son conocidas por el público en general. Las ventajas que le pueden reportar no serán mucho mayores que las que tendrá lanzándose por su cuenta.

7- No dejarse engañar por el falso prestigio

El supuesto "prestigio" de una franquicia no debe ser asumido hasta que no se haya confirmado con algunos de los franquiciados de su red. Ellos son quienes mejor le pueden describir la verdadera situación de la franquicia.

Nunca olvides que el prestigio es algo más que unas oficinas elegantes. Debes relacionar "prestigio" con una gestión sólida y mantenida durante largo tiempo.

8- Las etiquetas no garantizan nada

Debido a la competencia que existe entre los franquiciadores por disputarse las inversiones de los franquiciados, los primeros tratan de colgarse etiquetas que les proporcionen un nivel o ventajas competitivos que les diferencie de los demás. Sin embargo, muchas veces, estas etiquetas son simplemente una apariencia sin contenido real.

Lo que se debe estudiar es la veracidad de la fama que precede a esa franquicia haciendo un análisis realista de sus puntos positivos y negativos, de manera que el resultado sea la visión más cercana a la realidad y no una distorsión intencionadamente provocada por el franquiciador.