Marketing

9 claves para hacer un buen briefing

Si quieres que tu estrategia de marketing sea efectiva, tu manual debe responder las preguntas esenciales que guíen tu campaña hacia el éxito.
9 claves para hacer un buen briefing
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El briefing es quizá el elemento más controvertido de cualquier campaña o acción de comunicación, y también el más importante.

Es el documento en que se basa tu campaña de publicitaria, y debe facilitar la tarea de marketing.

Si está mal enfocado, todo lo que se derive de él también lo estará.

Un briefing no tiene por qué ocupar más de una o dos páginas de texto; no es necesario hacer presentaciones en PowerPoint ni extenderse demasiado en cada punto.

Es mucho más útil para un creativo tener respuestas claras y concisas a estas preguntas que disponer de un montón de información. Si la necesitan, te la pedirán.

Ahora bien, que sea corto no significa que sea fácil.

El briefing ideal es el que contiene respuestas claras, concisas e inspiradoras a las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué queremos hacer una acción de comunicación?
  • Lo primero que haremos es describir brevemente cuál es el problema al que nos enfrentamos.

    Puede ser una pérdida de cuota de mercado, el lanzamiento de un nuevo producto, la necesidad de fidelizar a los clientes, un posicionamiento inadecuado de la marca.

    Hay cientos de razones por las que conviene poner en marcha una acción de comunicación.

  • ¿Qué queremos conseguir?
  • Aquí definiremos cuál es la solución ideal al problema planteado en la pregunta anterior.

    Esta se convertirá en el objetivo de la campaña, así, la solución puede ser incrementar las ventas en X unidades, incentivar la repetición del consumo, reposicionar la marca.

    La respuesta a esta pregunta no es sencilla, pero es fundamental para que la campaña ayude realmente a solucionar el problema.

  • ¿A quién te diriges?
  • Lo importante es evitar las descripciones puramente sociodemográficas (edad, sexo, hábitat y clase social).

    Son importantes, pero por si solas no ayudan demasiado.

    Lo interesante es complementarlas con descripciones de hábitos y de actitudes (qué hacen, cómo son y qué piensan las personas a las que nos dirigimos, etc.).

  • ¿Cómo queremos que nos vean?
  • Se trata de ofrecer una imagen lo más clara posible de cómo se nos percibe y cómo queremos ser percibidos en el mercado en relación con nuestros competidores.

    Para ello se suele utilizar un mapa de posicionamiento.

  • ¿Qué queremos decir?
  • Una de las claves de la comunicación eficaz es centrar el mensaje en una sola idea.

    Para ello nos centraremos en el beneficio de nuestro producto o servicio que mejor nos ayude a lograr el objetivo de la acción.

  • ¿Por qué nos creerán?
  • La credibilidad de cualquiera de nuestros mensajes es fundamental, tanto para las personas a las que nos dirigimos como para los creativos que deben trabajar en las campañas.

  • ¿Cómo queremos decirlo?
  • Este es el momento de centrarse en el tono y el estilo que queremos que tenga nuestra comunicación, y que normalmente vienen definidos por la esencia de la propia marca.

    Lo que haremos en este punto es describir, mediante adjetivos, la atmósfera que queremos que transmitan las piezas de comunicación.

  • ¿Cuál es el presupuesto disponible para esta campaña/acción?
  • Esta es la pregunta más fácil de responder, pero no por ello la menos importante.

    Es necesario saber de qué medios se dispone para poder dimensionar correctamente las acciones.