Franquicias

La importancia de la cultura en las franquicias

La cultura de tu franquicia es capital si se trata de negocio donde la relación franquiciador?cliente es clave. Cultiva una buena cultura tomando los siguientes aspectos.
La importancia de la cultura en las franquicias
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La relación franquiciador-franquiciado puede ser un aspecto fundamental en el éxito de un negocio franquiciado.

Parece una cosa menor. Sin embargo, a veces los problemas se acrecientan por malentendidos, generalmente motivados por formas incorrectas. Las formas son siempre herencia de la cultura empresarial.

Algunos lo aprenden muy tarde, cuando tras una serie de malentendidos, son llevados a tribunales.

De ahí la importancia de la cultura idónea, vital cuando hablamos de franquicias donde la relación franquiciador-cliente es clave.

Cuando hablamos de cultura, ten en cuenta estos cuatro aspectos:

Rigor - Las relaciones en el mundo empresarial se basan en la confianza entre las partes. Se pueden poner muchos ejemplos de ello, por ejemplo en el sector financiero. Pues bien, la confianza nace cuando se es riguroso en las actuaciones. Cuando se es puntual. Cuando lo que se dice, posteriormente se hace y lo que se dice corresponde con lo verdadero, sin exageraciones, ni trampas.

Rapidez - En el mundo actual, una de las claves de los negocios consiste en ir algo más rápido que la competencia. Por tanto, hay que saber donde está la competencia y correr más. Algunos sectores ya de por sí van a un ritmo veloz provocado por cambios constantes en los productos y en las modas.

En las relaciones entre franquicia y sus franquiciados, la rapidez en las respuestas, en el servicio, en la resolución de problemas es vital ya que además transmite confianza.

Servicio - Este aspecto es importantísimo. Las franquicias mayormente son empresas de servicios. Prestan un servicio formativo, asistencial, en la gestión del negocio, etc. al franquiciado.

Por tanto, en el intercambio comercial entre ambos, es vital que impere una vocación de servicio. Y servicio implica, escucha: Escucha activa de la problemática de la otra parte.

Habilidad para esuchar y entender al franquiciado - En definitiva, el franquiciado es más que un cliente ya que ha apostado por un estilo de negocio y "promete ser fiel" como en el matrimonio. ¡Qué mayor ejercicio de compromiso!

Cuando no se escucha con sinceridad y interés al franquiciado, cuando no se le transmite rigor o no se dan respuestas a tiempo, no se genera confianza entre las partes. Las formas que corresponden con ese tipo de actitudes generan desconfianza y agresividad y finalmente conducen a problemas y a desencuentros, a veces desproporcionados e injustificados.

Revisa estos artículos para mejorar tu negocio:

Franquicias: cómo obtener dinero para iniciar o comprar una

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=7946

Las 10 preguntas que debes hacerte al elegir un local

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=7577

Los 5 conceptos básicos del modelo de franquicias

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=7631

Fuente: Sobrefranquicias.com