Emprendedores

Emprendedor apuesta por productos tradicionales mexicanos

El diseñador Eduardo Larios quiere exportar a Europa y Estados Unidos sus marca Fashiol, que ofrece productos como joyas, cojines y muñecos con un novedoso estilo tradicional.
Emprendedor apuesta por productos tradicionales mexicanos
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los productos tradicionales mexicanos no son sólo atractivos para los mexicanos. Así lo entiende el emprendedor Eduardo Larios, tiene la ambición de vender sus artículos muy mexicanos en Estados Unidos y Europa.

Hace un año este emprendedor, quien es diseñador gráfico egresado de la UNAM, retomó las imágenes representativas de la cultura mexicana bajo la marca Fashiol, y los plasma en artículos como cojines, joyería y llaveros, entre otros productos muy mexicanos.

La mayoría de sus consumidores son extranjeros, quienes compran sus productos principalmente en museos, pero trata también de aumentar sus ventas entre los mexicanos. "Veo que despreciamos nuestros orígenes y los extranjeros los valoran en demasía, y como la tendencia es regresar a lo natural partiendo por los alimentos, por qué no hacer que nuestro pasado y creencias vuelvan a nuestra vida cotidiana", señaló Larios en El Universal.

El emprendedor cuenta que ha "tratado de diversificar los productos en joyería hacemos todo de semillas como maíz, ojos de venado, cacao, café, colorines; bolas para masaje hechas de cuarzo y tenemos cuatro diseños para las corbatas". Entre los artículos más originales que ofrece Fashiol están los muñecos prehispánicos Nahuito, Frida, Maya, Xoloescuintle y Huitzilopotchtli.

"Queremos llevar nuestro producto a Canadá, Estados Unidos y algunos países europeos e ir a la feria de Milán, además de invertir en la máquina de impresión que cuesta $80,000 más la plancha de $20,000 pero con eso nos ahorraríamos cerca de 80%", dijo el emprendedor.

Sin embargo, su negocio también ha sido afectado por el panorama económico. El emprendedor cuenta que su "producción está parada y tenemos que buscar alternativas, porque las ventas han bajado 40%, antes teníamos pedidos continuos de 200 cojines, ahora subsistimos con ventas en museos".