Emprendedores

"No dejes que terceros se aprovechen de una prerrogativa que no les corresponde, registra tu marca"

SoyEntrepreneur.com entrevistó a Héctor Cornejo González, coordinador departamental de resoluciones jurídicas de signos distintivos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).
"No dejes que terceros se aprovechen de una prerrogativa que no les corresponde, registra tu marca"
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

1.- ¿Por qué es importante registrar una marca, qué se necesita para hacerlo y cuánto se necesita para hacerlo?

Si bien es cierto que en México el registro de marca no tiene el carácter de obligatorio, también lo es que de acuerdo con la Ley de la Propiedad Industrial, el derecho al uso exclusivo de la misma se obtiene mediante su registro ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

En este sentido, es importante señalar que aún y cuando el uso de una marca genera derechos, el registro de la misma es el medio legal para hacer pública dicha situación y así evitar que terceros se aprovechen, mediante una aparente justificación legal, de una prerrogativa que no les corresponde.

Ahora bien, a efecto de registrar una marca es necesario que el interesado llene la solicitud cuyo formato puede obtener directamente en las Oficinas del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, así como en las delegaciones o subdelegaciones de la Secretaría de Economía, o bien, lo puede descargar directamente de en el sitio web www.impi.gob.mx.

El formato de solicitud mencionado en el párrafo anterior consta de una hoja tamaño oficio cuyo anverso y reverso deben ser requisitados correctamente, adjuntando la documentación que en el referido formato se indica.

Es importante señalar que la documentación que se debe acompañar a la solicitud de registro de marca variará de acuerdo a las características del signo que se desea registrar, a la naturaleza del solicitante, y respecto de este último, si requiere necesariamente un representante legal o utiliza los servicios de un apoderado.

En cuanto al costo del trámite, es necesario atender al artículo 14a del Acuerdo por el que se da a conocer la tarifa por los servicios que presta el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, el cual establece que el estudio de una solicitud de registro de marca, hasta la conclusión del trámite, tiene un costo de $2,493 (IVA incluido).

2.- ¿Es necesario contar con capacitación para registrar mi marca?

Para registrar una marca no se requiere de una larga capacitación o estudios en materia de propiedad industrial, sin embargo, es recomendable atender cuidadosamente al llenado de la solicitud de registro y así evitar contratiempos, en cuanto al estudio de forma, para tal efecto y con independencia de los servicios que ofrecen diversas firmas de abogados especialistas en la materia, el Instituto cuenta con asesoría gratuita, marcando desde el Distrito Federal y área metropolitana al teléfono 5334 0700, del interior de la República sin costo para el usuario 01 800 570 5990, extensiones 5180 y 5181 o bien a través de la página en Internet : www.impi.gob.mx.

Para los efectos mencionados en el párrafo anterior, el Instituto cuenta también con asesoría gratuita personalizada, la cual se presta en las instalaciones ubicadas en el 2°do Piso del inmueble marcado con el número 550 de la Calle Arenal, Colonia Pueblo de Santa María Tepepan, Delegación Xochimilco, México D.F., 16020,. Así como en cualquiera de las cinco oficinas regionales con las cuales cuenta dicha institución, ubicadas en Monterrey, Guadalajara, León, Puebla y Mérida.

3.- ¿Cuáles serían las consecuencias de no registrarla?, ¿Qué precauciones se deben tomar para que a pesar de estar registrada una marca no sea pirateada o robada?

La principal consecuencia de no registrar una marca es el no contar con el derecho al uso exclusivo sobre la misma, y de esta consecuencia derivan muchas más, todas ellas contrarias a los intereses de la persona que pueda considerarse como legítima propietaria de los derechos respectivos.

Dentro de las consecuencias negativas a las que se pueden enfrentar las personas que no registran una marca que tienen en uso, está la de exponerse a que un tercero registre dicho signo ante el instituto.

Al no contar con un registro de marca que acredite la titularidad de un derecho de uso exclusivo, no resulta posible iniciar las acciones legales correspondientes, destinadas a contrarrestar un uso indebido de marca, por ejemplo, no se puede iniciar un procedimiento de declaración administrativa de infracción.

4.- ¿Qué precauciones se deben tomar para que a pesar de estar registrada una marca no sea pirateada o robada y qué proceso lleva a cabo el IMPI en caso del robo de una marca o patente?

Si bien en nuestro país no existe una definición legal de lo que es la piratería, este término es comúnmente utilizado para definir la explotación comercial no autorizada de derechos de propiedad intelectual, incluyendo tanto los derechos de autor, como la propiedad industrial.

En el caso de de la propiedad industrial, los infractores generalmente pretenden beneficiarse de la aceptación y reconocimiento que una marca ha ganado en el mercado o bien de la creatividad e ingenio protegidos por una patente, sin embargo, estos actos, además de constituir una infracción administrativa, se encuentran tipificados como delito.

Muchas personas y empresas que han reconocido a su marca como uno de sus activos más valiosos, han recurrido a diversos tipos de protección e identificación de sus productos, llegando incluso a valerse de la tecnología para generar estos medios de identificación, estamos hablando desde la creación de códigos alfa-numéricos, hasta la detección de pequeños detalles perceptibles a través de la luz negra u otros medios tecnológicos.

Es necesario reconocer que, a pesar de ello, cada día los piratas buscan la forma de mejorar sus falsificaciones para lograr confundir al público consumidor y así ganar el mercado al legítimo dueño, por lo que ahora, más que nunca, es necesario que exista un trabajo más estrecho entre los titulares de los derechos de propiedad intelectual y las autoridades competentes en la materia, con el fin de lograr acciones coordinadas que permitan un combate más eficaz de este flagelo, así como también para generar campañas de concientización que permitan sensibilizar a los consumidores sobre el grave problema que representa la piratería y, en consecuencia, disminuir la demanda de este tipo de productos.

Sin perjuicio de lo anterior, el titular de una marca registrada o de una patente cuenta con las herramientas legales suficientes a efecto de no tolerar prácticas comerciales deshonestas que infrinjan sus derechos de propiedad industrial, herramientas que se traducen en acciones de índole administrativo, penal y/o civil.

En materia administrativa, el titular de un derecho patentado o marcario puede solicitar ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, la declaración administrativa de infracción, pudiendo incluso solicitarse el cese inmediato de la conducta infractora a través de la imposición de una medida provisional, misma que podrá ser definitiva al momento de emitirse la resolución que declare la infracción.

En materia penal, hechos constitutivos de delitos en materia de propiedad industrial se encuentran sancionados con penas que van de dos a seis años de prisión y multas de cien a diez mil días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal.

En la vía civil, el titular del derecho puede solicitar la reparación del daño material o la indemnización de daños y perjuicios por la violación de los derechos de propiedad industrial.