Finanzas

6 alternativas de crédito bancario para tu negocio

El acceso a financiamiento es uno de los factores más importantes para que un emprendedor consiga ejecutar un proyecto. En tiempos de crisis económica, esta acción se convierte en una tarea muy difícil. La escases de recursos y fuentes posibles pueden complicar mucho la existencia de tu negocio y aumentar tu pesimismo. Pero, es necesario que sepas que existen muchas opciones que el sistema bancario te puede entregar...
6 alternativas de crédito bancario para tu negocio
Crédito: Depositphotos.com

Para muchas pymes, el acceso al financiamiento puede ser la diferencia entre crecer y desaparecer del mapa de los negocios. Sin dinero, no tenemos la capacidad de abrir nuevas sucursales, crecer el inventario, incrementar nuestra producción o expandir nuestra línea de productos.

Al mismo tiempo, las tasas de interés para créditos en México y algunas otras partes de Latinoamérica comienzan a ubicarse en rangos más realistas para las posibilidades económicas de las pequeñas y medianas empresas.

Por esto, resulta indispensable que conozcas los esquemas de financiamiento a los que tu negocio puede tener acceso y determinar si alguno de ellos puede ser la opción qué necesitas para ese proyecto que hasta hoy sólo vive en tu imaginación por falta de presupuesto.

A continuación te enseñamos 3 tipos de financiamiento que puedes encontrar en las entidades bancarias:

1. Descuento de documentos.

También conocido como factoraje o financiamiento de cuentas por cobrar, se aplica por ejemplo cuando una empresa vende sus productos a grandes compradores como Walmart y se desea reducir los periodos de pago.

Para no tener que esperar al vencimiento de la factura, la empresa podría allegarse de fondos solicitando un financiamiento sobre las cuentas por cobrar de la empresa. El banco entonces descontará del total de la factura el importe de los intereses que generaría este dinero al día del vencimiento más una comisión por el otorgamiento de financiamiento. De esta manera, se podría mejorar considerablemente el flujo de efectivo de la empresa y le permitiría a una Pyme establecer una relación comercial con grandes corporaciones al no tener que financiar sus productos por amplios periodos de tiempo.

2. Crédito comercial irrevocable.

Esta clase de crédito también conocido como carta de crédito, se utiliza para operaciones de compra y venta de materias primas o maquinaria, nacionales o extranjeras. En este tipo de crédito participan el banco, el comprador y el vendedor. La carta de crédito funciona como respaldo al comprador de que recibirá la mercancía en las condiciones establecidas y al vendedor que recibirá el cobro del pedido. Por su parte el banco garantiza al que compra y al que vende, que la transacción será pagada y que la mercancía será entregada.

Este tipo de productos son muy útiles cuando deseamos comprar o vender maquinaria o insumos en el extranjero, ya que normalmente en este tipo de situaciones el vendedor no desea embarcar el producto hasta que no esté realizado el pago y por su parte el comprador no desea pagar hasta no recibir el producto creando un círculo vicioso. A través de la carta de crédito, el banco garantizará que el proveedor recibirá el pago y que el comprador recibirá el producto.

3. Préstamo prendario.

Este crédito se canaliza para la compra de inventarios o para la recuperación del efectivo utilizado en la adquisición de los mismos. En este caso el banco únicamente financia un porcentaje del monto de los inventarios, los cuales se entregan como garantía al banco. Cuando se otorga esta clase de préstamo, es necesario que los inventarios estén almacenados en un lugar confiable dentro de la fábrica de la empresa, o en otras ocasiones,tiene que estar en un almacén de depósito.

4. Crédito simple.

Este tipo de préstamo únicamente se puede utilizar para financiar un proyecto, mediante un contrato que se termina cuando se paga en su totalidad el crédito, cuyo monto se puede destinar a sólo una de las necesidades de la empresa, como es la compra de activos fijos, como apoyo capital de trabajo o para la reestructuración de pasivos.

El crédito simple se otorga a la empresa que tenga una actividad comercial o de servicio, debiéndose otorgar en garantía bienes muebles o inmuebles. Los intereses y el capital se cubren en forma mensual.

5. Préstamo de habilitación o avío.

Este préstamo puede utilizar para cubrir los gastos de operación de una empresa para un solo proyecto o varios al mismo tiempo. El objetivo es el apoyo permanente al capital de trabajo y a los gastos directos de la empresa, como los gastos de producción que el negocio realiza de manera cíclica.

A diferencia de otro tipo de créditos, este financiamiento esta diseñado exclusivamente para las empresas dedicadas a la industria, ganadería o agricultura.

6. Préstamo refaccionario.

Este préstamo puede canalizarse para la adquisición de maquinaria, de equipo de transporte, ampliación de las instalaciones del negocio y así como para el pago de pasivos con proveedores.

Es posible que este crédito sea revolvente y con un período de gracia para su liquidación, pudiéndose obtener a un plazo de cinco años. Los períodos de gracia pueden ser mayores o menores a un año, que al obtenerse permite a la empresa aprovechar los recursos invertidos y hacerlos producir para poder pagar el crédito.

Podrás ampliar esta información de financiamiento, si revisas estos artículos relacionados:

Toma el control de tus gastos

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=5333

Cómo Relacionarse con el Banco

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=5057

10 consejos para elevar las entradas de dinero

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=4950

www.SoyEntrepreneur.com