Oportunidades de negocio

Abre una cafetería en kiosco

Emprende en el negocio del café con una isla o carreta. Con este modelo podrás ubicarte en centros comerciales, escuelas y hospitales.
Abre una cafetería en kiosco
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Según cifras del Consejo Mexicano del Café, en México se consumen 1.2 kilos per cápita al año de este producto (mientras que en otros países latinoamericanos productores, como Brasil y Colombia, se superan los 4 kilos). Es un número bajo, que nos coloca, según la Organización Internacional de Café, en la posición 23 en cuanto a consumo a nivel mundial. Pero finalmente alentadora frente a los 743 gramos que consumíamos en 1997. Otro dato importante es que el país es el séptimo productor de café a nivel mundial.

Sin duda, el boom de las cafeterías en los últimos años ha tenido mucho que ver con este incremento en el consumo. Arturo Hernández, presidente de la Asociación Mexicana de Cafés y Cafeterías de Especialidad (Amcce), señala una oportunidad "de oro" en este mercado: las barras de café. Un formato que, entre otras ventajas, permite ofrecer una amplia gama de productos (bebidas, alimentos preparados y postres) sin necesidad de un local para operar.

Es que, a diferencia de una cafetería establecida en un local, un kiosco de café requiere de menos espacio y elementos para su operación y, por lo tanto, de una menor inversión. Se puede partir con un presupuesto de entre $80,000 y $180,000 para adquirir una barra modular con una superficie de 9m2, equipada con estantería, un refrigerador con vitrina y las máquinas necesarias para preparar toda clase de bebidas calientes y frías. También puedes ofrecer servicio a domicilio e invertir en carritos que puedas llevar a eventos privados.

Este concepto es ideal para establecerse en el interior de plazas y centros comerciales, tiendas de autoservicio, escuelas, hospitales o terminales de transporte y, en general, en cualquier lugar que presente un flujo importante de personas. La clave está en seleccionar la ubicación que más te convenga, pues debes considerar que estarás sujeto, para empezar, a los horarios del lugar, a la afluencia de gente y a las políticas internas.

Una buena localización, como podría ser el interior de una universidad o en una plaza rodeada de edificios públicos y oficinas, permite contar con una clientela cautiva alta, lo que se traduce en un mayor consumo. Para satisfacer esta demanda, especialmente en las horas pico -cuando se tienen que servir muchas bebidas en poco tiempo-, los especialistas recomiendan equipar el kiosco con una máquina cafetera de dos grupos, y con una caldera de 10 a 14 litros con capacidad para despachar de 50 a 60 tazas por hora.

Montar una barra de café es además una oportunidad de negocio rentable, pues por cada taza se llega a obtener una ganancia de hasta un 400%. Se gana más con americanos y expresos, ya que sólo se necesita café y agua para prepararlos.

Un kilo de café nacional cuesta entre $110 y $150, y de él se obtienen de 100 a 120 tazas. Entonces, el costo de café por cada porción es de $1, al que hay que sumar azúcar, saborizantes, desechables y otros gastos. En total, un vaso de café para llevar tiene un costo aproximado de $2.50, y se puede vender hasta en $25.

Equipo necesario

Para equipar una cafetería tipo kiosco necesitas una máquina de espressos, cuyo costo va de US$3,200 a US$3,600; una licuadora de uso rudo para hacer frappés, que cuesta entre US$500 y US$700; así como una enfriadora de bebidas de unos US$1,000, que te ayudará a contar con un mayor volumen de productos fríos listos para servirse.

Además de las bebidas preparadas con café, puedes ampliar la oferta con té, chocolates, smoothies, malteadas y otras a base de frutas. El negocio se complementa con la venta de todo tipo de postres, como rebanadas de pastel, galletas o donas y otros refrigerios, por lo necesitarás una vitrina para exhibir tus productos y mantenerlos siempre frescos.

Lo más recomendable es iniciar con un stock suficiente para abastecerte, por lo menos, durante 15 días. En el inicio, además del café de grano, las compras de los insumos básicos (como agua embotellada, leche, hielo, azúcar, jarabes de sabor y diferentes tipos de café en polvo) se llevan alrededor de $30,000 al mes. Una vez posicionado tu negocio o cuando la venta alcance unas 200 tazas al día, el abasto semanal absorberá $15,000, es decir, $60,000 al mes.

Toma en cuenta que para facilitar la operación, el kiosco debe ser funcional en su diseño, así todo estará al alcance de quien lo opere. Normalmente se maneja un área de trabajo interior de 2m2 para que el dependiente se pueda desplazar alrededor de las barras y, en la parte inferior, se instalan estantes o gavetas para almacenar los insumos. El costo de fábrica de una isla de café de 3x3 metros puede ir desde $30,000 hasta $80,000, dependiendo del material, estilo y diseño.

Existen proveedores como Coffee Depot (www.coffeedepot.com.mx) que, con una inversión desde $145,000, ofrecen la barra modular con refrigerador, máquinas e insumos dentro de su Paquete Kiosco, el cual también incluye asesoría, capacitación y soporte técnico. Una de las ventajas del kiosco es su movilidad y, al ser armable, permite que los módulos puedan montarse y desmontarse fácilmente. De esta manera, lo puedes colocar en cualquier sitio y cambiarlo de ubicación sin dificultades.

Ten en cuenta que una cafetera necesita dos conexiones de agua-una que surte y la otra que sirve de desagüe. Puedes elegir un kiosco equipado con instalación hidráulica o uno con un diseño más económico, que te permita utilizar garrafones (es importante que, a la hora de tomar esta decisión, tomes en cuenta también qué costo tendrá el agua).

Ubicación

Dentro de tu inversión considera el costo de alquiler del lugar que elijas. Por ejemplo, en el interior de los centros comerciales la renta mensual va de $20,000 a $60,000, dependiendo del lugar donde te ubiques (ya que la afluencia varía por piso). Esta tarifa también está sujeta al total de metros cuadrados que rentes, contando el espacio que ocupes para instalar mesas y sofás para los clientes. Por lo general, el alquiler incluye el resguardo de los productos y equipo, a cargo de la vigilancia del lugar (a través de cámaras y guardias).

Cada punto de venta tiene sus propias particularidades. Por ejemplo, en un centro comercial se registra un mayor flujo de personas durante los fines de semana, contrario a una escuela donde sólo se podría operar de lunes a viernes. Considera además las políticas del lugar. Por ejemplo, muchas galerías comerciales restringen la operación de un kiosco de café para proteger de la competencia a sus locatarios, mientras que en una universidad, los directivos establecen topes de precios.

Para asegurarte de tomar la decisión correcta, haz un estudio de mercado y, con base en él, descubre tanto las ventajas como las desventajas que presenta cada ubicación.

El personal

En cuanto a tu equipo, un empleado puede dominar la técnica de preparación de las bebidas en dos semanas. Acércate a la Amcce, donde están asociados los mejores baristas y especialistas del país. Su presidente señala que no basta con saber de café, es necesario empaparse y conocer lo que está pasando en el gremio. Esto es clave para que el cliente que te visite se sienta confiado de pagar incluso un sobreprecio por recibir un servicio de gente experta.

Considera que en general una de las desventajas del giro es la alta rotación de personal, por lo que los gastos en capacitación son constantes. La mayoría de los empleados son jóvenes a quienes se les paga un salario mensual entre $4,000 y $5,000. Y complementan su ingreso con propinas, que suelen ser entre el 10 y el 15% del consumo de los clientes. Así que la mejor estrategia es incentivarlos, y no sólo con dinero, para que formen parte de tu equipo durante varios años.

Por último, no olvides que antes de iniciar operaciones debes dar de alta a tus empleados en el IMSS y pagar oportunamente tus cuotas. Recuerda que los inspectores de Hacienda podrían visitar tu kiosco para verificar tus prácticas fiscales, al igual que los de la Secretaría de Salud para revisar la higiene de tu negocio.