Franquicias

Los controles que toda franquicia aplicará para porteger la marca

Para asegurarse la uniformidad en todas sus franquicias, los franquiciadores normalmente controlan cómo cada dueño dirige su negocio. Estos controles pueden limitar tu habilidad de gestionar tu propio negocio.
Los controles que toda franquicia aplicará para porteger la marca
Crédito: Depositphotos.com

Mucha gente sueña con ser emprendedor y tener su propia empresa. Adquiriendo una franquicia, puedes vender los productos y servicios de una marca reconocida, y obtener formación y asesoramiento para alcanzar el éxito. Pero sé prudente. Como en cualquier inversión, adquirir una franquicia no es una garantía de éxito.

Una franquicia te permite, como inversor o franquiciado, gestionar un negocio. Pagando una inversión inicial de la franquicia, que puede costar varios miles de euros, adquieres un formato o sistema desarrollado por la compañía, el derecho a utilizar su nombre de marca por un tiempo limitado, y formación o asesoramiento. Algunas enseñas ofrecen soporte tal como boletines de noticias mensuales, un número de teléfono gratis para la asistencia técnica, y talleres o seminarios periódicos.

Mientras que comprar una franquicia puede reducir tu riesgo en la inversión permitiéndote asociarte a una compañía establecida, a la vez puede puede que tengas que renunciar a cierto control sobre tu negocio. Pues, como en muchas relaciones comerciales, adquieres obligaciones contractuales, y con la compañía franquiciadora estas serán un poco más restrictivas con el fin de cuidar la correcta replicación del modelo de negocio.

A continuación te describimos 5 sistemas que utilizan los franquiciadores para ejercer el control:

1. Aprobación del sitio.

Muchas enseñas aprueban previamente los lugares para emplazar las franquicias. Esto puede aumentar las probabilidades de que tu franquicia atraiga a clientes. Sin embargo, puede que no aprueben el lugar que tú deseas.

2. Estándares de diseño o imagen.

Los franquiciadores pueden imponer el diseño o el aspecto para asegurar que los clientes reciban la misma calidad de productos y servicios en cada establecimiento. Algunas veces requieren renovaciones periódicas o cambios del diseño cada temporada. El cumplimiento de estos estándares puede incrementar tus gastos.

3. Restricciones en los productos y servicios en venta.

Por ejemplo, como dueño de una franquicia restaurante, no puedes agregar a tu menú platos populares ni suprimir los platos que te parecen impopulares.

4. Restricciones en el método de gestión.

Los franquiciadores pueden imponerte una forma determinada de gestionar el negocio. Por ejemplo: horarios, uniformes de empleados, anuncios aprobados previamente, o seguir ciertos procedimientos en la contabilidad. También pueden imponerte comprar solamente a determinados proveedores, aunque puedas comprar mercancías similares a otros proveedores a un costo más bajo.

5. Restricciones en el área de ventas.

La enseña puede limitar tu negocio a un territorio específico. Mientras que estas restricciones territoriales pueden asegurarte que otras franquicias no compitan contigo por los mismos clientes, también podrían impedirte abrir establecimientos adicionales o trasladarte a una localización más provechosa.

Encontrarás más información sobre el mercado de las franquicias, si revisas estos artículos relacionados:

 

Los 5 conceptos básicos del modelo de franquicias

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=7631

 

Elige el mercado correcto

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=6857

 

Las segundas partes sí son buenas

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=5524

 

www.SoyEntrepeneur.com