Emprendedores

Convierte una oportunidad en negocio

"El secreto para trascender es lograr la credibilidad de tu producto. Nosotros constantemente buscamos que los elementos de la cultura mexicana armonicen con nuestros diseños, creando artículos que nuestros clientes ya identifican". Cristina Pineda, fundadora de Pineda Covalín.
Convierte una oportunidad en negocio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
"El secreto para trascender es lograr la credibilidad de tu producto. Nosotros constantemente buscamos que los elementos de la cultura mexicana armonicen con nuestros diseños, creando artículos que nuestros clientes ya identifican". Cristina Pineda, fundadora de Pineda Covalín.

Pineda Covalín es un caso como pocos. Lo que comenzó como un concepto textil, hoy es una marca de excelencia que busca representar y darle un nuevo valor a la cultura mexicana, tanto dentro del país como en el exterior.

Con más de 20 tiendas repartidas en el territorio nacional y otras tantas en países como Estados Unidos, Portugal, Suiza, Chile, Reino Unido, entre otras, su nombre se ha convertido en sinónimo de éxito a la mexicana. ¿Cuál es su fórmula? La fundadora de la compañía, Cristina Pineda, cuenta las claves de su emprendimiento.

Primeros pasos

Todo nació de la pasión de Pineda por las telas. "Para mi las telas son como el arte impreso a color y siempre me llamaron muchísimo la atención, por eso estudié diseño textil. Me interesaba muchísimo saber cómo se conforma una tela, cómo un frágil hilo puede llegar a ser un lienzo de tela. Para mi eso es una obra de arte", relata la emprendedora

Aunque no es un mercado muy considerado, los museos nacionales de México fueron los primeros clientes de Pineda Covalín. "Pusimos los diseños en todos los museos de México y luego gustó tanto el proyecto, que inicialmente era un tema cultural, que lo empezamos a hacer más comercial: comenzamos a confeccionar uniformes para empresas como Aeroméxico, Mexicana y algunos laboratorios".

Junto con su socio Ricardo Covalín se percató que era un nicho con un gran potencial, ya que sus productos no sólo eran atractivos para el mundo de la cultura, sino para la gente común y corriente. "Fue muy interesante ver como el concepto fue creciendo poco a poco y regresamos a nuestros orígenes, para plasmarlos en seda. Ha sido un proceso muy interesante", confiesa Pineda.

La reinversión como regla

Como es el caso de la gran mayoría de los emprendedores, Pineda no contaba con recursos propios para iniciar su proyecto. Pero la constancia y la reinversión fueron claves para su desarrollo. "Mis principales mecenas para emprender el proyecto fueron mis papás.

Conforme me iba recuperando iba invirtiendo: todo fue reinversión, hasta la fecha. Otro paso clave fue convencer a otros empresarios que ya llevan un camino más recorrido para que apuesten por tu producto. Yo les regalaba el diseño y ellos me regalaban producto, como un intercambio. Es un poco regresar al trueque, pero si tú eres capaz de ser creativo y de vender una idea, eso es lo más importante", afirma la fundadora.

El poder de los símbolos

El otro paso necesario fue el identificar y definir bien el nicho de mercado. Ya sea en una corbata o en una mascada, Pineda Covalín busca impregnar los textiles con la historia y cultura mexicana.

"Nuestro lema está enfocado al valor agregado. Más que a un producto, es un símbolo que lleva impresos todos los sentimientos de México. Cuidamos mucho toda la historia: de dónde viene cada diseño, para que la gente en lugar de comprar un producto tenga un producto con un valor cultural. Eso es lo más importante de los productos Pineda Covalín: que están cargado de símbolos", relata la empresaria.

Para lograr esa estrecha cercanía con la cultura y plasmarla en sus diseños, la empresa se ha acercado a comunidades indígenas, con los que trabaja activamente. "Cuando encontramos artesanos responsables, trabajadores y que quieran estar con nosotros, los incluimos al proyecto. Ya tenemos un grupo huichol, uno en Oaxaca y otro en Teotihuacan. Se trata simplemente de encontrar colaboración con ellos, se van sumando a los proyectos y van creciendo contigo", precisa Pineda.

El factor imagen

Cristina afirma que el éxito de la marca "ha sido sin duda la estrategia de posicionamiento: el cuidado de la imagen, el cómo presentas un producto. Por eso es tan importante que las tiendas están perfectamente limpias, impecables, que la gente vea y dignifique la cultura, involucrar a toda la gente que trabaja y que sepan que están en una marca que representa México, que es embajadora del diseño mexicano. Es clave que la gente crea en el proyecto y así desarrollar un producto de calidad y bien presentado".

Buscar alianzas

Pero esa búsqueda no sólo está dirigida a encontrar clientes, sino también en formar alianzas con otras organizaciones con objetivos en común. "Las relaciones públicas son muy importantes. Uno se tiene que involucrar en temas políticos, culturales, sociales, en lo qué está pasando. Si hay una exposición, hay que ir al museo, hay que hablar con la gente de los museos. Hay que acercarse a las embajadas, a gente de Relaciones Exteriores. Buscar alianzas con la gente que está trabajando en el tema cultural de México, ver qué eventos va a haber, ver si puedes desarrollar algún diseño en conjunto, ver todo el tema de fundaciones es bien interesante", señala la emprendedora.

País joven, productos para niños

Además de los productos para la marca Pineda Covalín, la empresaria se encuentra desarrollando otro proyecto dirigido a los niños: Xico.

El concepto de este personaje está inspirado en el perro xoloitzcuintle de la mitología azteca, el cual guiaba el alma de su amo a superar los obstáculos para así alcanzar su destino final. "Estamos lanzando a Xico, siempre pensé que hacía falta un personaje para México. Es bellísimo, ya que este perro lo han adoptado diferentes personajes del mundo, y la leyenda narra que en la mitología el perro azteca te ayudaba a trascender al más allá", señala Cristina Pineda.

La emprendedora adelanta que "también estoy haciendo un juego para niños con el caricaturista Luis Carreño y estamos haciendo otra línea de juguetes para niños, dado que México es un país joven, lo importante es desarrollar nuevos conceptos para jóvenes y para niños".

Pineda Covalín/www.pinedacovalin.com