De medio tiempo

El negocio de la comida

El negocio de la comida es uno de los más nobles. Acércate a las seis tendencias que determinarán el futuro de una industria en plena reinvención y descubrimiento.
El negocio de la comida
Crédito: Depositphotos.com
El negocio de la comida es uno de los más nobles. Acércate a las seis tendencias que determinarán el futuro de una industria en plena reinvención y descubrimiento.

Para bien y para mal, el mundo siempre estará en búsqueda de más alimentos. Comer es una necesidad primaria y básica para cualquier ser vivo. Es una forma de sobrevivir. Pero no sólo eso: lo bueno es que también es un enorme placer.

En los negocios, la comida ha sido y seguirá siendo uno de los sectores más rentables y de mayor crecimiento. No importa si se trata de restaurantes, comida preparada, ingredientes crudos, comida congelada, banquetes, cursos de cocina o tiendas de productos gourmet, lo cierto es que cualquier negocio relacionado con el sector alimenticio tiene gran potencial.

Al mismo tiempo, es uno de los sectores más difíciles, ya que se tiene que cuidar hasta el último detalle. Existen enormes riesgos de que la comida salga mal, que se afecte la salud del consumidor, que el servicio no sea el esperado o simplemente que se prepare inadecuadamente. La comida es un negocio vivo, y como tal, es impredecible y riesgoso.

En la actualidad, los cambios en los hábitos y las formas alimenticias son parte de una tendencia global de mayor integración. Las cocinas son mucho más exactas en cuanto a su origen étnico y regional, cocinas eclécticas que ofrecen nuevas perspectivas en cuanto a estilo y sabor, y variaciones audaces sobre las costumbres del comer. Cada día, los consumidores se abren a nuevas posibilidades de alimentación y aceptan infinidad de propuestas.

La gastronomía molecular, por ejemplo, es una nueva forma de preparar la comida basándose en la ciencia del alimento. Consiste en utilizar los principios de la química y física, haciendo de la cocina un verdadero laboratorio. Chefs internacionales como Ferran Adriá o Kevin Sousa, entre otros, han creado nuevas sensaciones y texturas en el paladar de sus comensales, a la vez que reconstruyen platillos y sabores tradicionales. Si bien éste es un fenómeno de restaurantes muy exclusivos, no hay razón por la que las empresas de todos tamaños incursionen en este descubrimiento de las posibilidades de juego de la comida.

Otro caso, diferente, es el movimiento llamado "Comida Desnuda", que consiste en regresar a la cocina pura y simple, con la menor cantidad de condimentos o saborizantes. Utilizando sólo ingredientes de excelente calidad para así asegurar el máximo sabor natural, esta tendencia busca redescubrir los sabores más básicos y llevarlos a su máximo nivel. Ingredientes sencillos como el jitomate, la sandía, los quesos fuertes o la vainilla se vuelven las plataformas para crear grandes festines.

En cuanto a estilo de vida, un concepto que ha generado mucha aceptación en otros países es el de las cocinas de autoservicio. Éste consiste en abrir espacios con una enorme gama de productos e ingredientes básicos: frutas y verduras, quesos, carnes de todo tipo, aves y pescados, condimentos, salsas, especias, panes y pastas.

El consumidor llega y escoge lo que quiere comer ese día. Lo prepara a su gusto, pero no lo cocina ahí. Se le entrega el producto en un estado de precocción en un recipiente perfectamente sellado para que, después, lo pueda cocinar en su hogar. Este concepto permite a las amas de casa preparar comida casera a su familia y les ahorra la molestia de comprar toda la materia prima o el tener que lavar y picar los ingredientes. Además, sin la necesidad de ensuciar la cocina. Es un interesante equilibrio entre la comida a domicilio, el buffet y la comida congelada, pero con el calor de hogar.

A nivel industrial, la producción de alimentos y bebidas se encuentra bajo constante presión debido a la estrechez de los márgenes de utilidad, la incertidumbre de la demanda, y el encarecimiento del petróleo y otros recursos energéticos. Estos retos, sumados a las amenazas relacionadas con el clima y la extrema variabilidad de los ingredientes, generan problemas de vida o muerte para los negocios alimenticios.

La relación con la comida es compleja y cambiante "de diferentes sabores", pero siempre es un recordatorio de las necesidades biológicas, psicológicas y sociales de las personas. Y, como todo negocio, está viviendo una etapa de reinvención y de descubrimiento.

Conoce seis opciones que según las tendencias dominarán los negocios del sector alimenticio:

Tendencia 1: Descubriendo el mundo

Tendencia 2: Cocinas Regionales

Tendencia 3: Los sabores de la niñez

Tendencia 4: Comida Medicinal

Tendencia 5: Comer es una experiencia

Tendencia 6: Comida para cada sexo

www.soyentrepreneur.com