Emprendedores

Los patrocinadores, tus mejores socios

Con un modelo innovador y socialmente responsable, Cinepop hizo de las funciones gratuitas de cine un negocio rentable. ¡Conoce su historia!
Los patrocinadores, tus mejores socios
Crédito: Depositphotos.com

Emprender un negocio no tiene que ser sólo sinónimo de ganar dinero. Si bien contar con recursos económicos te garantiza, en cierta medida, la continuidad de tu empresa y la generación de nuevos proyectos, tienes que ver más allá. "Lo social no está peleado con lo rentable", asegura Ariel Zylbersztejn, director general de Cinepop, quien a partir de una necesidad que observó en el mercado fundó esta empresa hace cinco años. ¿Su objetivo? Realizar funciones de cine sin costo para los asistentes.

¿Funciones de cine gratis? Así es. Y el negocio va en pleno ascenso. Todo esto es el resultado de la pasión que despierta el séptimo arte en el emprendedor. "Cuando estudiaba la carrera de comunicación, dirigí y produje varios cortometrajes, incluso participé en algunos concursos. Entonces decidí que quería dedicarme a hacer cine, pero todos me decían que no era negocio", recuerda.

Pero Zylbersztejn se resistió a creer lo que le decían. "¿Cómo no iba a ser negocio si siempre hay muchas películas en exhibición?" Además, todos mis amigos, familiares y conocidos asisten al cine regularmente". El empresario indagó más hasta que encontró un dato revelador: en 2004 se vendieron 160 millones de boletos de cine en México y hoy la cifra es de 180 millones; es decir, las personas asisten a ver una película, en promedio, 1.6 veces por año.

Después descubrió que la oportunidad es mayor, pues sólo el 10% de la población puede ir al cine. Esto significa que unos 10 millones de mexicanos asisten a las salas de exhibición 16 veces al año. Y el resto no va debido a la falta de dinero o porque no hay cines cerca de su comunidad.

A partir de esta situación, Zylbersztejn creó un modelo de negocios inteligente, autosustentable, escalable y masificable. De esta manera, se trazó un objetivo ambicioso: ayudar al desarrollo económico y cultural del país y, al mismo tiempo, ganar dinero.

 

Reto difícil

Una vez identificada la necesidad, el siguiente paso consistió en satisfacerla, aunque también, hacer negocio. Al principio, el modelo planteaba que se cobrara $5 ó $10 por persona, pero eso simplemente no era costeable. La conclusión fue "regalar el cine". Si bien de entrada suena raro, la idea no estaba fuera de la realidad, pues prácticamente todos los medios electrónicos masivos son gratuitos: televisión (de señal abierta), radio e Internet.

Entonces, la brújula emprendedora de Zylbersztejn apuntó hacia un nuevo objetivo: encontrar a patrocinadores interesados en apoyar el proyecto. La pregunta es: ¿cómo sumar socios a una idea completamente innovadora? "Primero, había que demostrar que el modelo de negocio era rentable. Para ello, compramos el equipo de proyección y sonido, así como pantallas inflables de cinco pisos de altura, a fin de realizar una prueba piloto", explica.

La primera función se llevó a cabo en Palo Solo, Huixquilucan, en el Estado de México, en una cancha de futbol llanero. Y fue todo un éxito. Sin embargo, el emprendedor tomó la firme decisión de no volver a proyectar una película hasta no vender la función a patrocinadores. ¿Difícil en teoría?  

El reto fue aún mayor en la práctica. "Aquí la tarea se complica porque en realidad no estás trabajando con un cliente que necesita de tu servicio, en realidad le estás creando una necesidad", afirma el emprendedor.

"El principal problema es que un patrocinador difícilmente entiende que tú no eres una opción comprable con la televisión, por ejemplo, en lo que se refiere al costo por impacto", agrega. ?Pero en realidad estamos haciendo algo mucho más grande y profundo que sólo anunciar una marca en una función de cine". La primera función realizada sirvió para documentar (con fotos y video) el evento y demostrar que invertir en Cinepop era rentable.

Así, la empresa se ganó la confianza de patrocinadores como Banco Azteca, Elektra, Pedigree, Grupo Bimbo, Vanart y Coca Cola. Todos ellos disponen de diferentes opciones para promover su marca, como un spot dentro de la pantalla, sampling y banners, según las necesidades del cliente. También hubo una respuesta positiva por parte de los gobiernos locales, que tuvieron que dar los permisos y facilidades para organizar las funciones en sitios públicos, como las explanadas municipales.

Hoy, a sus 28 años, Ariel Zylbersztejn se siente satisfecho con los resultados conseguidos. A pesar del receso obligado debido a la presencia del virus de la influenza humana, que sí afectó el negocio, Cinepop ha organizado 70 funciones en lo que va del año, con un promedio de 3,000 asistentes por evento. Los planes son encontrar nuevas oportunidades y crecer, ya que, finalmente, la gente necesita divertirse. "Mi consejo para los emprendedores es que desarrollen una idea innovadora; si lo hacen bien, seguro obtendrán utilidades", concluye.

 

LA LLAVE DEL ÉXITO

Otro de los elementos clave que le abrió las puertas del mundo de los negocios a Cinepop fue participar en concursos a nivel nacional e internacional. Primero, fue reconocida como la mejor Empresa Social de México por el Foro Económico Mundial en 2007. Después, ganó el tercer premio American Express Corporate Card y Dell 2007 como la Empresa Más Innovadora. "Me di cuenta de que valía la pena legitimar el modelo si participábamos en más concursos, pues ganamos presencia en los medios y credibilidad entre los patrocinadores", asegura el empresario.  

 

Más historias de éxito:

Los secretos del anfitrión: Fisher´s  

El poder de las relaciones públicas: Africam Safari 

Define tu estrategia: Dumas Gourmet  

¿Quieres conocer más casos de éxito? visita nuestra sección

Emprendedores