Tecnología

Cómo armar una buena página web

Toma en cuenta estos consejos de los expertos y transforma tu sitio en Internet en tu mejor vendedor.
Cómo armar una buena página web
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La página de Internet de un negocio es una de las herramientas de promoción más poderosas que puede tener una empresa pequeña. ¿Pero alguna vez pensaste en que tu sitio puede ser también un buen vendedor?

Los dueños de Hola Smoothie (www.holasmoothie.com) lo tienen claro. "Nuestra página Web es parte del corazón de nuestra marca y trabajamos en ella desde el inicio del proyecto", aseguran.

La página de estos productores y comercializadores de licuados naturales de frutas de la Ciudad de México no sólo llama la atención por su diseño atractivo y su estética novedosa, sino por toda una serie de herramientas que invitan a navegar por ella. Por ejemplo, un video que muestra paso a paso cómo se prepara un smoothie o un blog para que los consumidores pueden comunicarse con los propietarios del negocio y enviar sus preguntas y sugerencias.

Si visualizas tu página de Internet como un vendedor, empezarás a considerarlo como algo más que un simple folleto electrónico. Incluso querrás tener un sitio mejor diseñado, como probablemente le pides buena presentación a tus vendedores de carne y hueso.

Para ayudarte a convertir tu página en un vendedor, plantéate estas cuatro preguntas:

1 ¿Tu página de Internet contiene todo lo que se necesita saber acerca de tu negocio?

2 ¿Realizas mediciones del éxito de tu sitio Web (diarias, mensuales, trimestrales o anuales)?

3 ¿Le ofreces "entrenamiento" a tu página de Internet acerca de los fundamentos de tu empresa, nuevas tendencias, cambios económicos en el mercado local o en el panorama nacional de tu industria?

4 ¿Tu página de Internet tiene información sobre todos tus productos actuales, servicios y precios?

Seguramente nunca enviarías a un representante de ventas a visitar prospectos sin asegurarte de que él o ella tiene toda la información que necesita, así que tus expectativas sobre la información del sitio Web no deberían ser distintas.

Por ejemplo, si estás vendiendo en persona una línea de bolsas y pañuelos para dama, tendría sentido describir la tela y mostrar las bolsas desde diferentes ángulos, detallando qué pañuelos se pueden lavar en la lavadora y cuáles no. La misma rutina de ventas se aplica a tu página de Internet.

A medida
Mientras construyes tu sitio Web, ten presente el perfil general de tus clientes. Y prepárate para actualizarlo conforme se modifique la base de datos de tus consumidores. Por ejemplo, si le estás vendiendo a una población de edad madura, no sería buena idea pre-sentar el texto con letra muy pequeña (más difícil de leer mientras más edad se tenga) y un diseño confuso, del tipo que a la gente joven le parece cool.

De la misma manera que esperarías que tu vendedor adquiriera nuevas habilidades y herramientas de venta año con año, las expectativas que depositas en tu página de Internet deben progresar con el tiempo. El vendedor de 1980 quizá cargaba una bolsa de muestras de producto, pero el vendedor de hoy debe llevar consigo un inventario en una notebook y entregar un DVD a los clientes potenciales.

Por otro lado, darle un empujón a la inteligencia de tu página de Internet y posibilitar que tus vendedores reciban información sobre nuevos prospectos que se hayan registrado en tu sitio y qué otros han visitado puede proporcionar valiosa información.

Asegurarte de que puedes comunicarte con el público, de que ellos pueden comunicarse contigo y de que tu público puede comunicarse entre sí es importante y es de lo que se trata Web 2.0. Un blog es la mejor manera de empezar. Word Press, Movable Type, Type Pad y Blogger son opciones para empezar a hacer mercadotecnia y vender por medio de un blog.

Recuerda: tu página de Internet es probablemente uno de los mejores -si no es que el mejor- agentes de ventas que tienes. Si lo nutres y cuidas bien de él, impulsará tus ventas y hará crecer a tu negocio, justo como un vendedor de carne y hueso.

10 cosas que no debes hacer
A la hora de diseñar tu sitio Web, hay algunos errores que pueden perjudicar la imagen de tu empresa y hasta las ventas de tus productos y servicios. Éstos son algunos de los más comunes.

1 Obligar a la gente a registrarse de entrada. Pedirle a un nuevo usuario que se registre es una solicitud razonable... después de que haya podido entrar a la página. Los sitios que exigen que el usuario se registre como primer paso están poniendo una barrera entre éste y sus productos.

2 Tener un URL largo. Digamos que tu misión es facilitar la vida de tus consumidores o potenciales clientes, y no complicarla.

3 No contar con un buscador. Algunos sitios no ofrecen la opción de un buscador interno. Si tu página de Internet tiene más de un nivel, resulta imprescindible.

4 Limitar el contacto a un correo electrónico. Muchas empresas sólo te permiten enviar un correo electrónico a través de su página de "Contacto". ¿Por qué no son honestas y simplemente ponen "No nos contacte"?

5 No contar con reportes y listas de correos. Haz que obtener información acerca de tus productos y servicios sea fácil: ofrece la posibilidad de anotarse en una lista de correos para recibir reportes de novedades vía mensajes de correo electrónico y newsletters (o boletines informativos de relaciones públicas).

6 Hacer que los usuarios tecleen direcciones de correo electrónico. ¿Qué tal la innovadora compañía de la Web 2.0 con registro pendiente que quiere que compartas contenido pero exige que vuelvas a teclear las direcciones de correo electrónico de todos tus amigos? Una persona puede tener más de 7,000 direcciones de correo electrónico en su agenda y seguramente no va a estar dispuesta a escribirlas de nuevo.

7 No permitir usar direcciones de correo electrónico como nombre de usuario. Cualquier persona puede ser miembro de decenas y hasta cientos de páginas de Internet. Y seguramente no podrá recordar un nombre diferente de usuario para cada una de ellas, pero sí recordar su dirección de correo electrónico. Así que, ¿por qué no permitir usar esa información?

8 Censurar los comentarios. Eso de "comentarios moderados" es una mala idea. Si tu compañía está tratando de hacer un sitio de moda que genere impacto entre tus consumidores potenciales, no hay lugar para la hipocresía, por lo que deberías dejar que todo el mundo pudiera expresarse. Tampoco es una buena idea que el registro sea un requisito para participar.

9 Usar códigos de confirmación ilegibles. Un sistema gráfico de confirmación visual es útil, pero muchos son demasiado difíciles de leer. Todo lo que hay que probar es que no eres un robot, así que si el código es "ghj1lK", teclear "ghj1lK" debería ser suficiente.

10 Enviar correos electrónicos sin firma. La comunicación sería mucho más sencilla si todo el mundo incluyera en sus correos electrónicos una firma completa con su nombre, compañía, dirección, teléfono y correo electrónico.

---------------------------------------------------------------------------------------

Para saber más sobre cómo aprovechar la web en tu negocio

Llegó el turno de Twitter para emprender

Promociona tu marca a través de las redes sociales