Plan de Negocios

El toque personal

En este negocio el principal competidor es el ahorro. Convence a tus clientas para que no se realicen manicure en casa y encuentren en tus servicios una satisfacción.
El toque personal
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Al igual que en otros giros, en el negocio de las uñas existen temporadas altas y bajas. La temporada fuerte incluye mayo y junio -por el día de las madres y las graduaciones-, así como noviembre y diciembre. Verano, asegura Iván López, es una temporada baja por-que la gente sale de vacaciones y las mujeres reservan parte de su presupuesto para el regreso a clases.

El horario de atención varía dependiendo del ritmo de vida de la zona, aunque invariablemente, los mejores días son jueves, vier-nes y sábado. Los domingos se descansa (si no se está ubicado en un centro comercial).

Por otro lado, los gastos más fuertes son la renta y la nómina, esta última contempla a dos manicuristas que pueden ser contratadas con un pago semanal más comisión por ventas. O bien, por concesión, en donde tú les facilitas las instalaciones para trabajar, ellas ponen el material y se llevan el 50% del ticket de venta. Atención: gran parte de la inversión se destina al recurso humano, así que cuida e incentiva a tu personal, compartiendo un porcentaje de tus ganancias.

En una estética de uñas el ticket promedio es de $300 (en el centro del país) y de $500 en estados del norte y sur de la República, con servicios tope de entre $1,300 y $3,000, que dependen de los materiales y el diseño.

El tiempo ideal para la aplicación y decoración de uñas es de 40 minutos, por lo que cada manicurista puede atender hasta a 10 clien-tas en un solo día. He ahí una clave de la operación: el tiempo, que te ayudará a maximizar tus recursos. Con lo que, además de rápi-das, tus colaboradoras deben lograr empatía con las clientas.

En este negocio el principal competidor es el ahorro. Convence a tus clientas para que no que se realicen el manicure en casa y en-cuentren en tus servicios una satisfacción que vale la pena pagar. Para lo cual, debes cumplir con la promesa de lograr unas uñas impecables y bellas, con la mejor atención y actitud de servicio.

De los trámites no te preocupes. El único requisito para abrir es dar de alta el negocio como "salón de belleza en general", para poder extender tu gama de servicios en cualquier momento.