Plan de Negocios

El mercado nunca se equivoca

Conoce los pasos estratégicos que llevaron a Uñas Finas a captar más de 10,000 clientes al mes en 52 salones distribuidos en todo el país.
El mercado nunca se equivoca
Crédito: Depositphotos.com

Dice el dicho que "El que pega primero, pega dos meses". Tal es el caso de Uñas Finas, cadena de estéticas de uñas que fue reconocida en 2005 por

Nails Magazine como el negocio más grande de América Latina, cuando en ese entonces contaba con 27 sucursales. Hoy, sus estéticas especializadas suman 52 en toda la República Mexicana.

Contundente, Luis Cruz Ramírez -socio fundador y director general de la compañía- afirma que el eje conductor de su negocio ha sido responder de forma inmediata a la voz del mercado, que a finales de los 90 requería de servicios especializados en uñas.

"En aquel entonces Laura, una de mis socias, y yo trabajábamos en una estética en Cuernavaca y observamos que existía una gran demanda de servicios especializados en uñas. No había nada. El diseño y decoración apenas comenzaban, por lo que nos lanzamos a abrir la primera sucursal", recuerda.

Para aprovechar esta área de oportunidad, en 1998 con la ayuda de tres socios y una inversión de $20,000 financiados con tarjetas de crédito, se inauguró en Galerías Coapa -al sur de la Ciudad de México- la primera sucursal de Uñas Finas.

De manera inmediata, la demanda superó a la oferta. "La gente hacía filas para entrar, por lo que a los seis meses decidimos abrir una segunda sucursal para mantener cautiva a la clientela".

En 2002 con tres unidades de Uñas Finas funcionando, cuando el negocio parecía ir viento en popa, una nueva dificultad se transformó en oportunidad. Los materiales de trabajo comenzaron a escasear y elevaban su precio debido a la demanda.

Entonces, con un capital de $30,000, en 2002 lanzaron UFI, una comercializadora de productos nacionales para la aplicación y decoración de uñas que hoy atiende al mercado interno de Uñas Finas y a otros 300 salones de belleza.

A partir de ese momento, la expansión de la marca fue exponencial, por lo que dos años más tarde se inauguró el Centro de Capacitación Uñas Finas que abastecería la demanda de talento en las 27 sucursales existentes en ese momento.

Pero, ¿cuál es el valor agregado de Uñas Finas en comparación con la competencia? La durabilidad de las uñas, afirma Luis, quien asegura que la calidad de los materiales es el distintivo de su marca.

Bajo la premisa de cubrir las necesidades de su mercado cautivo, Uñas Finas dio un paso más en 2004. "Se inauguró Traviesos Estética Infantil. Un negocio contiguo al salón de uñas que surge en Monterrey como respuesta a la necesidad de entretener a los hijos de las clientas mientras éstas se hacen manicure", señala el empresario.

El toque de innovación en la operación de la cadena es la creación del concepto Uñas Finas spa, servicios que se ofrecen en los salones más amplios. ¿Y para quienes tienen prisa? Existe el concepto Uñas Finas Express.

¿Algún otro acierto? Sí, realizar alianzas comerciales para impactar a un segmento de 15,000 lectores a través de una revista para el sector, que cada dos meses ofrece información sobre los servicios, cursos y tendencias de la firma.

Con un promedio de 12 a 13 aperturas por año, la empresa cuenta hoy con 52 salones ubicados en la Ciudad de México, Monterrey, Puebla, Tampico, León, Guadalajara, Pachuca, Acapulco, Toluca y Celaya.

Uñas Finas es un negocio que atiende cada mes a más de 10,000 clientes en sus diferentes líneas de negocio y cuenta con una base de 245 empleados. Luis Cruz planea, en el mediano plazo, integrar una red sólida de distribuidores de UFI, conquistar al mercado masculino y tener un salón en cada uno de los estados del país.



www.SoyEntrepreneur.com