Franquicias

Abre una escuela de deportes

Con una inversión inicial de $750,000, crea un centro de capacitación y entretenimiento para niños, jóvenes y adultos.
Abre una escuela de deportes
Crédito: Depositphotos.com

Ya sea por salud, bienestar o pasatiempo, lo cierto es cada vez más personas –sin importar su nivel socioeconómico, edad o sexo– practican algún deporte. Prueba de ello son los más de 2.7 millones de mexicanos quienes, según la consultora y asesora de empresas Club Services International, hacen ejercicio de forma sistemática y constante. O basta con observar los parques y centros deportivos públicos cuya capacidad es rebasada por la creciente demanda.

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS), en el país hay 32 millones de adultos con sobrepeso. Por otro lado, datos de una encuesta aplicada a 1,100 niños de entre seis y 12 años en julio de este año por el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, revelan que el 41.8% tienen sobrepeso, mientras que el 15.1% son diabéticos. Por lo que una buena alternativa para combatir este problema de salud pública es ofrecer servicios que fomenten la cultura del deporte entre personas de todas las edades.

“A pesar de que en el Distrito Federal hay más de 600 centros de fortalecimiento físico, la mayoría no cuenta con el personal y técnicos capacitados”, señala Jesús Chichino Lima, director del Instituto de Desarrollo Deportivo para Especialistas de Alta Competencia de la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme).

Y agrega: “por lo tanto, las escuelas de deportes representan un mercado virgen y con una importante demanda potencial”.
Según una encuesta nacional realizada por la CONADE –antes y después de los Juegos Olímpicos de 2008–, las motivaciones de los jóvenes para practicar un deporte son las siguientes: cuidar la salud (45%), diversión (19%) y sentirse bien (8%); mientras que el principal obstáculo es la falta de tiempo (48%). Otro dato interesante es que el 56.4% dijo que utilizaría las instalaciones de su escuela si ésta permaneciera abierta fuera del horario de clases.

El sondeo también reveló que en México sólo uno de cada cuatro jóvenes pertenece a algún club o centro deportivo. Pero ojo: al 86% del resto sí les gustaría. El problema es que aunque sí quieren, el 46% de ellos no lo hace porque no hay clubes cercanos a su casa, y si hay, un 15% no puede pagarlos y un 9% prefiere no ir porque las instalaciones no son buenas.

“La capacidad es insuficiente, incluso las escuelas que dependen de los 18 clubes deportivos profesionales de futbol de Primera División también se ven rebasadas”, asegura el directivo. Pero además de la falta de infraestructura, el país tampoco cuenta con industria deportiva y esto plantea una oportunidad más por explorar. Por ejemplo, en varios deportes aún no se dispone de los implementos adecuados al tamaño de los niños y el entrenar con equipos para adultos resulta contraproducente.

Manos a la obra

Bajo este modelo de negocio, se requiere de un presupuesto de entre $750,000 y $1 millón para acondicionar un terreno (propio o rentado) con una superficie de unos 3,000m2. El complejo estaría integrado por dos canchas multifuncionales, aulas, baños y vestidores. El objetivo es tener capacidad para ofrecer clases de deportes de conjunto –como futbol, basquetbol, voleibol y tenis–, así como individuales, por el ejemplo, boxeo.

La ubicación de la escuela es un punto clave para captar clientes; ya sea con un perfil exclusivo que paga una cuota elevada o bien, atraer un mayor volumen manejando precios más accesibles. Evaluar el nivel socioeconómico de la zona también te permitirá medir el costo de la renta del inmueble y el tipo de equipamiento.

Ahora bien, ¿cómo hacer negocios? En primer lugar, puedes rentar tus canchas. Empieza por organizar una liga de futbol, integrada en promedio, por 10 equipos. De esta manera, se pueden realizar 18 jornadas semanales. Cada equipo pagaría unos $350 por juego, por lo que cobrarías $700 por partido; con $150 de ellos se pagaría el arbitraje y se obtendrían $550 para el negocio.

Estos ingresos se pueden duplicar o triplicar conforme captes más equipos y se formen más ligas. La capacidad instalada de la cancha alcanza para tener hasta tres ligas de manera simultánea, ya que cada partido dura dos horas. Promociónate en empresas, oficinas y escuelas, ya que un 30% de los jugadores son estudiantes y un 70% son profesionistas que trabajan, la mayoría tiene entre 20 y 35 años de edad.

Otra área por explorar es la organización de eventos deportivos, donde tienes la oportunidad de organizar competencias y conseguir patrocinios de diferentes marcas.

Otros modelos

Si no cuentas con un terreno o si tu presupuesto es menor a la inversión propuesta, existen otros modelos de negocios para impartir ciertas disciplinas en lugares cerrados. Entre las que ofrecen una mayor rentabilidad se encuentran la gimnasia y las artes marciales. Así, según la zona donde se localice tu escuela de deportes, las mensualidades pueden ir desde $350 hasta $700 por dos clases a la semana.

Con sólo $50,000, cantidad invertida en el acondicionamiento de un local de 9m x 22m, José Luis Ayala inició Sport Tae Kwon Do en 2004. En menos de seis meses recuperó su inversión. Y no sólo eso: antes de llegar al primer año de operaciones, el emprendedor comprendió que si quería que su centro deportivo creciera, no podía depender de una sola disciplina. Hoy, se imparten clases de hawaiano, danza contemporánea y jazz, ya que estas actividades son las que mejor se adaptaron a la infraestructura del negocio.

Por último, ofrece clases privadas, pensando en un creciente número de clientes que prefieren contratar a un personal trainer que acuda a su domicilio u oficina. Un programa personalizado de dos meses de entrenamiento se cobra hasta en $20,000. Mientras que los ejecutivos sometidos a largas jornadas de trabajo y estrés son clientes ideales.

Los instructores cobran unos $150 por hora de entrenamiento, mientras que si se trata de personal fijo se les paga entre $5,000 y $6,500 mensuales. Además, una escuela de deportes debe contar con un staff de especialistas multidisciplinarios, a quienes puedes contratar por outsourcing.

Otro ejemplo de centros deportivos especializados en una disciplina es una escuela de natación. En este caso, contempla un presupuesto de unos $500,000, pues tan sólo una alberca de 10m x 5m x 1.50m (de profundidad) tiene un costo de entre $200,000 y $300,000.