Hide this Looking for English Content? Click here

Claves para empezar

¿Estás preparado para iniciar tu propio negocio? Conoce los puntos básicos que debes tomar en cuenta para arrancar con el pie derecho.
Claves para empezar
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Robert Kiyosaki asegura que cualquier emprendimiento debe comenzar con una buena planeación. Y está en lo cierto. La casualidad en los negocios no existe, y la realidad es que para desarrollar una empresa exitosa desde el inicio ya no basta con tener un buen producto o servicio.

Lo primero que necesitas es investigar tu mercado, pero también definir qué es lo que vas a vender, qué es lo que va a hacerte diferente de la competencia y, sobre todo, cuál va a ser ese sueño común en el que van a participar tus socios, empleados y hasta proveedores. Si ya te decidiste a iniciar tu propio negocio, considera estas recomendaciones que te ayudarán a escribir desde el inicio tu propia historia de éxito.

1 Elije una buena idea de negocio. Ante todo, selecciona un giro o una actividad que te apasione y que sea el que más se adecue a tus capacidades. Además, tu idea debe ser rentable y tener clientes potenciales que hagan de la empresa un proyecto a largo plazo. Una buena estrategia es investigar a fondo lo que está pasando en la industria en la que deseas participar. Mantente informado –ya sea a través de periódicos, revistas especializadas o por Internet– sobre las nuevas tendencias en el mercado, qué está haciendo tu competencia y cuáles son las innovaciones que se han desarrollado en los últimos meses.

2 Identifica a tus clientes. Una vez que determinaste cuál será tu producto o servicio, el siguiente paso es saber quiénes serán tus consumidores y diseñar una oferta pensada específicamente para ellos. “La mayor fuente de oportunidades para las empresas son las insatisfacciones del público”, asegura Gregorio Barcala, catedrático de la Universidad Anáhuac del Norte y consultor en mercadotecnia. Por esta razón, es imprescindible que conozcas los gustos, estilo de vida, sueños, etc., de tu cliente meta, para que puedas cubrir sus necesidades y expectativas acertadamente. Recuerda que son ellos, principalmente, quienes harán que tu negocio sea un éxito.

3 Aléjate de la competencia. El precio no es siempre el mejor diferenciador. En este punto, la creatividad y la intuición serán tus mejores herramientas. No se trata de descubrir el hilo negro del negocio, sino de reinventarlo y ofrecerle a tus clientes algo diferente e innovador. Cuando Fernando Topete inventó en 1987 el Pelón Pelo Rico –popular dulce de tamarindo enchilado– combinó un juguete y una golosina en un empaque novedoso y original, adaptado de un instrumento para moldear plastilina. Así, su valor agregado fue hacer del consumo del “pelón” algo divertido. “La clave es arriesgarse y no temerle a lo nuevo, siempre y cuando no pierdas de vista qué es lo que buscan tus consumidores”, aconseja el consultor.

4 Define la misión y la visión de tu empresa. En ellas se explica el propósito final de la organización. La primera se refiere a la razón de ser de la compañía, el motivo por el cual existe. Con ella se determinan las funciones básicas, la necesidad a satisfacer, el público meta y los productos y servicios que se ofrecen. La visión significa la expectativa a futuro de la compañía, lo que quiere llegar a ser en función del consumidor.

En el caso de Farmacias del Ahorro, su misión es proveer servicios de salud con un amplio surtido de productos, las mejores ubicaciones y precios justos. Mientras que la visión o meta de la firma es ser la mejor cadena de farmacias en México y, a corto plazo, llegar a 1,000 sucursales para el año 2011 –actualmente cuentan con 735 tiendas–. Toma en cuenta que es importante que todos los trabajadores de tu empresa conozcan y entiendan la filosofía de la organización, ya que según Barcala, “cuando tus colaboradores tienen claro cuál es la aspiración empresarial y los objetivos de la marca, comparten las metas y enfocan su trabajo a que éstos se logren”.

5 Forma un equipo ganador. Una empresa nace y crece con sus empleados, ya que ellos son la cara de la organización y quienes tratan directamente con clientes y proveedores. Para lograr que “se pongan la camiseta”, el experto recomienda: escuchar sus comentarios y opiniones, tomarlos en cuenta en la toma de decisiones, compartir los éxitos de la organización y ofrecerles verdaderas oportunidades de crecimiento. No olvides factores como la capacitación continua, los estímulos y el reconocimiento de logros.

6 Desarrolla un plan de negocios. Es el punto de partida para planificar la estrategia de la compañía. De hecho, según comenta Barcala, más del 50% de los emprendedores que iniciaron operaciones sin un business plan, a los 12 meses de haber arrancado se ven obligados a elaborarlo por tener problemas de administración y finanzas, así como desorientación para dirigir la empresa.

Un plan de negocios establece la naturaleza de la compañía, los objetivos del empresario y las acciones que se requieren para alcanzarlos. Además, será una herramienta a tu favor cuando busques socios, inversionistas o la obtención de créditos.

7 Formaliza tu empresa. Hasta hace algunos años, los trámites para dar de alta un negocio ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT) eran engorrosos y tardaban por lo menos 15 días. Hoy, las cosas han cambiado y puedes completar el proceso en menos de un día. Considera que tienes dos opciones: persona moral, cuando se trata de una sociedad; o persona física con actividad empresarial.


www.SoyEntrepreneur.com