Finanzas

Dinero a tu alcance

¿Necesitas capital para convertir esa gran idea en una empresa? Conoce seis opciones de financiamiento para abrir un negocio en México.
Dinero a tu alcance
Crédito: Depositphotos.com

Hace tres años, Simón Sacal no contaba con el capital suficiente para desarrollar su idea de negocio. Hoy es el director general de IHS International Healthy Snacks, una empresa de alimentos saludables que le vende a Wal Mart, Seven Eleven, Soriana, Oxxo, Nutrisa y Cinemex, entre otras compañías.

Y por si fuera poco, las ventas de la firma crecieron 10 veces de 2007 a 2008 y su capacidad de producción aumentó, en el mismo periodo, 70 veces. Además, Sacal está por firmar un contrato que demandará la apertura de una nueva fábrica.

Si el emprendedor se hubiera quedado sentado ante la falta de capital, otra hubiera sido la historia. Pero acudió al Fondo Em-prendedores Conacyt-Nafin, que en cuatro meses le otorgó el flujo de efectivo necesario para desarrollar su proyecto.

Adriana Tortajada, fund manager del esquema, señala que el proyecto de Sacal reunía aspectos como solidez, innovación y via-bilidad. Pero eso no es todo: “Estaba acompañado por un buen plan de negocios y el emprendedor tenía una alta capacidad para vender su idea a los inversionistas”, agrega.

Así que si tienes un proyecto innovador y un plan de negocios sólido, además de capacidad de administración y habilidades para seducir a potenciales inversionistas, anímate a soñar con obtener financiamiento para abrir tu empresa.

Existen varias opciones para obtener capital y la recomendación es que evalúes cada una y elijas las más adecuada para tu pro-yecto. Aquí te presentamos las seis más importantes y que están disponibles en México.

1 Capital semilla
Es para negocios que se encuentran en su etapa inicial y que no son candidatos a obtener un crédito bancario. En general, este tipo de inversionistas buscan empresas con un producto o servicio de tecnología novedosa o que ofrezcan aplicaciones diferentes a las del mercado.

Su destino es la compra de activos o capital de trabajo, el desarrollo de prototipos, el registro de una marca o la realización de estudios de mercado. Los inversores no cobran intereses, pero solicitan una parte de las acciones de la empresa.

Cuando termina el plazo de inversión, venden su participación al fundador del negocio o a un tercero para que su dinero les dé, a mediano plazo, tasas de retorno superiores a las del mercado de renta.

La Subsecretaria para la Pequeña y Mediana Empresa (Spyme) desarrolló el Programa de Financiamiento para Emprendedores y el capital semilla está incluido en este esquema. Si estás interesado, el primer paso es ponerte en contacto con el Sistema Nacional de Incubación de Empresas de la Secretaría de Economía (SE).

Si una incubadora avala tu proyecto, éste será presentado al comité del Programa de Capital Semilla de la entidad federativa que te corresponda. En caso de que tu iniciativa sea aprobada, se enviará a la institución de financiamiento más adecuada para ti.

“Los montos de inversión dependerán del tipo de negocio que se quiera abrir”, explica Javier Vázquez, director para el Desarrollo de Canales de Financiamiento y Extensionismo Empresarial de la SE.

Si se trata de un negocio tradicional puedes obtener hasta $120,000, para empresas que apliquen tecnología intermedia los montos llegan hasta $450,000, y para aquellas de alta tecnología hasta $1.2 millones. Considera que los plazos de financiamiento son variables.

Para localizar una incubadora puedes llamar al 01 800 4102 000. También puedes ver la red por estado en www.economia.gob.mx
(busca el link de incubadoras).

2 Inversionistas ángeles
Este tipo de inversores está en todo el mundo. Su característica principal es que apoyan iniciativas de negocios en etapas muy primarias de su desarrollo.

Además no sólo otorgan capital a cambio de una parte de las acciones de la empresa, sino que se involucran en su desarrollo aportando consejos, experiencia, contactos de negocio y, a veces, hasta participando en la operación.

Si quieres contactar inversionistas independientes o ángeles, acércate a la SE o a las cámaras empresariales de tu sector o es-tado.

El Programa de Apoyo a Emprendedores de Nacional Financiera (Nafin) tiene como objetivo principal identificar proyectos, evaluar su viabilidad y buscar los apoyos financieros que garanticen su implementación, a la vez que desarrolla programas de reclu-tamiento y formación de inversionistas ángeles.

Sin embargo, en estos momentos este esquema se encuentra inactivo por una reestructuración.

3 Fondo Conacyt – Nafin (capital semilla - capital de riesgo)

Esta alternativa nace de una alianza entre ambas instituciones para apoyar proyectos innovadores de base científica y tecnológica (los productos o servicios del negocio deben tener un componente novedoso).

Además, “la empresa debe estar constituida, arrancando su primer contrato y en operaciones”, explica Adriana Tortajada, coordinadora del fondo.

Dependiendo del monto invertido y si se otorga en la etapa de creación, nacimiento o escalamiento comercial de la empresa, el flujo de financiamiento otorgado a través de este fondo se considera como capital semilla o capital de riesgo (venture capital).

Para presentar tu proyecto en Nafin, puedes llamar al 01 (55) 5325 6282 o enviar un mail a atortajada@nafin.gob.mx. En Conacyt, los datos de contacto son 01 (55) 5322 7700, ext. 5704; gvillar@conacyt.mx. Ten en cuenta que tu idea debe estar patentada.

Luego de un análisis de tu proyecto te darán una cita para una entrevista con los responsables del fondo. Posteriormente tendrás que iniciar el proceso de validación de la tecnología con el Conacyt. Nafin se encargará de validar el plan de negocios.


En la siguiente etapa deberás presentar el proyecto ante un comité de inversión y luego vendrá el due dilligence, donde se analiza la situación y las proyecciones financieras del negocio.

El fondo invierte un máximo de $7 millones, o un 20% del dinero total requerido, por proyecto. El plazo máximo de permanencia del capital en la empresa es de cinco años. No olvides que los inversionistas buscan un asiento con voz y voto en el consejo de administración (que también deberás integrar para obtener el financiamiento).

4Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofomes)
Estas instituciones ofrecen, además del capital adecuado al tamaño y necesidades de un negocio, beneficios como asesoría especializada y personalizada, respuesta rápida y menos trámites. Y bajos costos.

Esta figura apareció en el sistema financiero mexicano en 2006. Básicamente, una Sofom integra, en un mismo lugar, los servi-cios de factoraje financiero, arrendamiento y créditos para capital de trabajo (variantes que podrás solicitar a través de un expe-diente único).

Su principal objetivo es cubrir los mercados desatendidos por la banca comercial, otorgando financiamientos que van desde $500 hasta $7 millones. Los proyectos que las Sofomes están más interesadas en apoyar son aquellos con un componente de innovación para la región en la cual se va a ubicar la empresa.

El promedio de capital que ofrecen es de $58,000 (en realidad, el monto depende del proyecto).

De estas entidades existen dos variantes: las reguladas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), puesto que co-tizan en la Bolsa o más del 20% de su capital pertenece a algún grupo bancario; y las no reguladas, con dinero de particulares y sin emisión de deuda.

“Las Sofomes no reguladas pueden ofrecer tasas fijas de interés de hasta 3 y 4% mensual en microcréditos, y de 1 a 2% mensual para Pymes”, precisa Juan Carlos Sierra, presidente de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Aso-fom).

La asesoría especializada que ofrecen estas instituciones incluye asesoramiento para que determines el financiamiento más adecuado para tu proyecto. Luego se analiza el plan de negocios.

“Se evalúa la viabilidad y rentabilidad del proyecto, y si se ob-servan debilidades estructurales, se da tiempo al interesado para que las corrija”, menciona Sierra.

Para ver la lista de Sofomes que hoy operan en México
puedes consultar la página www.asofom.com.mx, o llamar al 01 (55) 5543 9653.

5 Sociedades Financieras de Objeto Limitado (Sofoles)

Si tu negocio ya está en operación, puedes impulsar su crecimiento con un crédito para equipamiento a través de una Sofol. A diferencia de una Sofom, este tipo de sociedad no puede otorgar créditos hipotecarios, automotrices o para consumo.

“Otorgan créditos como los bancos tradicionales, pero con plazos más cómodos”, afirma Mario Sandoval, presidente nacional de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE).

Con las Sofoles tendrás créditos de entre $150,000 y $10 millones, dependiendo del tamaño de tu negocio.

Existen esquemas de financiamiento sin garantía; o con garantía financiera, prendaria, hipotecaria o compuestas. Los intereses varían desde un 3 hasta 5% mensual.

El procedimiento para obtener este tipo de crédito es acercarte a la Sofol que más se adecue a tus necesidades (consulta la lista en la página www.amfe.com.mx).

Después deberás presentar todos tus documentos en regla (identificación oficial, comprobantes de ingre-sos, etc.), contar con un buen historial crediticio y tener tu proyecto bien estructurado.

6 Clubes de inversionistas
Están conformados por empresarios que invierten en negocios de reciente creación, a cambio de una parte de las acciones de la empresa.

Una de las redes más importantes de este tipo es la del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (Itesm), que reúne 10 de estos grupos ubicados en diferentes ciudades del país. Dichos clubes financian tanto proyectos nacidos en las incu-badoras o aceleradoras de la institución, como externos.

Para conseguir financiamiento, deberás lograr que el director de una incubadora o aceleradora del instituto presente tu proyecto. Si la iniciativa se considera viable, tendrás que responder un cuestionario de 148 preguntas relacionadas con tu plan de negocios y aportar información financiera de tu empresa.

Superada esta prueba, tendrás una entrevista con la Comisión de Evaluación de Proyectos del Tec. En caso de resultar aprobado, tu proyecto se envía a uno de los clubes de inversionistas y se inician las negociaciones para llegar a un cierto monto de inver-sión y a un determinado porcentaje de acciones.

“Hasta el momento el monto máximo otorgado es de $13 millones, aunque no existe un tope. El tiempo mínimo de permanencia del capital en la empresa suele ser de tres años, y de cuatro años en promedio.

Después de este tiempo, el emprendedor puede comprar las acciones a los inversionistas; o bien ellos pueden venderlas a un tercero o invertir nuevamente en la empresa”, precisa Alejandro González, director ejecutivo de la Dirección de Incubadoras y Aceleradoras del Tec de Monterrey, Campus Ciudad de México.


Conoce más tips de financiamiento en nuestra sección:
Financiamiento




www.SoyEntrepreneur.com