Recursos Humanos

Suma talento a tu empresa

Sigue estos nueve consejos y descubre cómo detectar a los mejores colaboradores para tu firma. ¡Aprende a formar un gran equipo de trabajo!
Suma talento a tu empresa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El arte de contratar a alguien es la forma más pura de “evangelizar”, es decir, de conquistar a las personas con tu proyecto. Después de todo, no sólo les estás pidiendo que prueben tu producto, que lo compren o que se asocien contigo, sino que apuesten su vida en tu organización.

¿Puede haber algo más atemorizante para ellos y más difícil para ti que eso? Para facilitarte esta tarea y formar el mejor equipo, toma en cuenta las siguientes recomendaciones.

1. Busca a personas que sean mejor que tú. Los jugadores clase A contratan jugadores clase A; los jugadores clase B contratan jugadores clase C. Esto significa que la gente talentosa contrata gente talentosa y que los mediocres contratan candidatos que no son tan buenos como ellos, para así sentirse superiores. Y de seguir esta última tendencia, pronto acabarás con colaboradores de categoría Z. Por eso, ten confianza en ti mismo, sólo de esta manera podrás formar un gran equipo.

2. Contrata gente “contagiada”. Lo más común es que las empresas busquen a personas con buenos antecedentes educativos y profesionales. Pero hay que agregar una tercera cualidad: ¿el aspirante está “contagiado” de amor por tu producto o servicio? Recuerda que la educación y la experiencia dejan de ser importantes si el candidato no se entusiasma y no se compromete con tu proyecto.

3. Ignora lo irrelevante. A menudo, la educación y la experiencia laboral resultan importantes en el papel, pero irrelevantes en el mundo real. Una persona puede tener un gran currículum, sin embargo el entorno le pondrá pruebas en su camino y sólo su habilidad para superarlas demostrará sus capacidades.

Si te encuentras frente a un aspirante sin experiencia, analízalo con detenimiento: podría tratarse de un diamante en bruto que sólo necesita tiempo para pulirse.

4. Confirma tu intuición. La mayoría tiene alguna anécdota acerca del candidato que resultó ser un empleado de pesadilla. O bien, del colaborador que creía que no iba a funcionar y se convirtió en el empleado de la década. El problema con la intuición es que probablemente te equivoques tantas veces como aciertes. Por lo tanto, haz las mismas preguntas a cada aspirante y toma nota de todo lo que exprese. Otra estrategia es realizar la primera entrevista por teléfono, para que no juzgues a los aspirantes sólo por su apariencia.

5. Consulta más referencias. ¿Eres de los que sólo llama a las referencias que proporciona el aspirante? Tal vez la persona que estás entrevistando te agrada y no quieres enterarte de que en realidad se trata de la manzana de la discordia. No corras riesgos y busca fuentes de referencia adicionales. Lo ideal es que sea una persona para quien el aspirante haya trabajado y otra que haya colaborado para él.

6. Aplica la “prueba del centro comercial”. Imagina que estás en una plaza y observas al candidato que buscas a una distancia de 150 metros, pero él no te ha visto. Aquí tienes tres opciones: 1) Ir directo hacia él y saludarlo, 2) Decirte a ti mismo: “si me topo con él, lo saludaré”, 3) Subirte a tu auto e irte a otro centro comercial. La recomendación es que, a menos que la persona te inspire la primera respuesta, no lo contrates.

7. Usa todas tus armas. Una vez que hayas encontrado al candidato perfecto, debes ganártelo. Ve más allá y no te quedes en el salario y las condiciones de trabajo. Piensa que tu visión de la manera en que vas a cambiar el mundo es algo más importante y revelador. Además, ¿a quién no le gusta trabajar con gente inteligente que impone su punto de vista? También hazle notar a tu potencial colaborador lo bien que se verá en su currículum el haber trabajado en una gran empresa como la tuya.

8. No te apresures a recompensar. Usar una oferta como punto de partida de la negociación es arriesgado, pues no sabes cuál será la reacción de la otra persona frente a este primer punto de información que estás proporcionando. Una oferta confirma lo que ambas partes han acordado. Por lo tanto, es el último paso de las negociaciones, no el primero.

9. ¡Atención! Tu labor no ha terminado. Nunca asumas que tu reclutamiento finalizó, aun cuando la persona ya asista a trabajar. En realidad, tu deber es reclutar a cada empleado todos los días, porque cuando se van a casa por la noche quizá alguno de ellos decida no volver jamás. Consejo: alimenta la relación con tus colaboradores a diario, tú decides cómo hacerlo.

www.SoyEntrepreneur.com