Franquicias

Gana con los servicios educativos

Multiplica tus ganancias en una industria que crecerá con la crisis. Y en la que muchas empresas ya han desarrollado un modelo exitoso de franquicias. Conoce las tendencias y elige el giro que más se adapte a tu perfil.
Gana con los servicios educativos
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El mundo es cada vez más complejo, de eso no hay duda. Para poder desarrollar una carrera exitosa, es necesario actualizarse constantemente con nuevos conocimientos y habilidades. Y en momentos de crisis económica, donde la competencia por un empleo o nuevos clientes será mayor, la capacitación cobra más relevancia que nunca.

Los giros de negocio en la industria de la educación han crecido significativamente en los últimos años. Hoy es difícil que un adulto pueda crecer profesionalmente sin al menos una carrera técnica o una licenciatura. Por otro lado, una variada gama de cursos y talleres de especialización permite seguir avanzando en áreas como finanzas, recursos humanos y administración.

Además, los padres también demandan más programas educativos que antes para sus hijos. No solamente en cuanto a sus materias escolares, sino actividades extracurriculares que los entrenen en otras disciplinas y cultiven en ellos nuevas habilidades, como la comunicación y el trabajo en equipo.

Si estás pensando en emprender en esta industria, hay datos alentadores: según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en México existen más de 31 millones de niños.

Éstas son solo algunas de las razones por las que cada vez hay más empresas en el país que brindan servicios de educación. Y para muestra un botón. Kumon es una franquicia japonesa con 50 años de operación, que llegó a México en 1991 para ofrecer un programa extra escolar de matemáticas individualizadas. Miguel Ángel Michel, Gerente Académico de la zona norte de la firma, señala que a pesar de la crisis la compañía duplicará su cartera de clientes en los próximos dos años. “Nos encontramos en una industria en crecimiento”, asegura.

Kumon ofrece una oportunidad de negocios en la que necesitarás realizar una inversión inicial mínima de $80,000 y pagar una cuota de franquicia de $11,500 (con IVA incluido). El tiempo estimado para la recuperación de la inversión es de un año. “En los siguientes seis meses, el negocio ya empieza a ser productivo”, señala Michel.

La franquicia incluye un programa de entrenamiento, así como subsidios en publicidad corporativa. Además, el franquiciatario recibe material complementario y diversas publicaciones, tanto para instructores como para padres de familia. Para operar este modelo es suficiente contar con una licenciatura, y no es un requisito ser especialista en matemáticas.

Otro caso que confirma la tendencia es la escuela de idiomas Interlingua, que  nació para cubrir una clara necesidad: el 91% de los mexicanos no habla un segundo idioma, según la firma de investigación de la opinión pública Consulta Mitofsky. “A pesar de que será un periodo difícil vamos a crecer”, señala José Barra Roel, Director de Franquicias de la compañía. “Antes hablar inglés era un lujo; hoy es una necesidad, pues te ayuda a conseguir un buen trabajo”.

El esquema de la franquicia incluye todos los sistemas operativos y administrativos para operarla, así como el entrenamiento del personal a contratar. Si bien la inversión puede ser alta (más de $2.5 millones, ya que requieren locales de unos 300 m2 con estacionamiento y alto tráfico peatonal), los márgenes de utilidad permiten recuperar la inversión en menos de dos años.

Si ya estás convencido de que enseñar o capacitar es el negocio perfecto para ti, hay otros tres nichos esperándote: juguetes didácticos, capacitación empresarial y talleres artísticos.

Juguetes didácticos
Debido a su mayor acceso a la tecnología, los niños mexicanos están cambiando sus hábitos de juego. Además, su entorno y ambiente familiar es diferente al de hace 15 años, lo que implica un proceso de maduración más acelerado. Por ejemplo, con más madres que trabajan, los niños tienden a ser más independientes y muchas veces tienen que enfrentar el proceso de aprendizaje solos.

Es por todos estos factores que hoy tienen mucha demanda los juguetes didácticos, ya que permiten continuar con el proceso de aprendizaje de una manera divertida. Además, los ayudan a desarrollar diferentes esquemas de socialización, colaboración, trabajo y competitividad. Aquí es importante la especialización, ya que estos juguetes deben adaptarse a la edad de los niños y a sus capacidades, madurez intelectual, habilidad manual y fuerza física.

Kidzania lo hizo. Aunque es un proyecto a gran escala, que demandó más de USD$6 millones para arrancar y hoy es el centro de juego educativo más grande de México, es un claro ejemplo de cómo se puede explotar este nicho. Todo con una estrategia novedo-sa basada en áreas de juego patrocinadas por marcas como Marinela, Dominos’ Pizza, y Hewlett-Packard.

Las estadounidenses Brainy Baby y Baby’s First Impressions son otro claro ejemplo de esta tendencia. Brainy Baby es una colección de videos de estimulación, que utilizan imágenes de la vida cotidiana y música de Mozart o Bach para estimular los dos hemisferios del cerebro infantil. Baby’s First Impressions es otra serie, que utiliza colores brillantes, objetos y música para entretener, inspirar y educar al niño durante los primeros seis años de edad.

¿Algo más? La empresa alemana Ravensburger exporta a más de 70 países sus rompecabezas didácticos y tiene a México entre sus mejores clientes a nivel mundial.

Los libros infantiles también son un mercado en crecimiento, según afirma la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem). Muchas librerías tienen secciones especiales para niños, que a veces incluyen música y actividades especiales.

El Fondo de Cultura Económica publica actualmente unos 20,000 ejemplares de libros para niños, una categoría que le deja mejores ventas que otros títulos para adultos. Además, una buena parte de las importaciones que hacen las editoriales afiliadas a Caniem son de material didáctico para este segmento.

Lo bueno de los juguetes didácticos es que sus ventas no dependen de las películas o personajes de temporada, o de la moda. Y sus ventas no son estacionales –es decir, no están atadas a fechas como Navidad o el Día del Niño-, sino que se producen durante todo el año.

Capacitación empresarial
La empresa moderna no puede darse el lujo de ignorar las nuevas técnicas administrativas y las innovaciones tecnológicas. La capacitación interna es un proceso que no termina, empujada por una mayor competencia en los mercados. Si una empresa no logra evolucionar desaparecerá, por una selección natural. Tal como lo predijo Charles Darwin.

En la empresa de hoy, los trabajos puramente manuales y mecánicos han cedido espacio a empleos que demandan una mayor autonomía, nuevas capacidades para tomar decisio-nes y hasta un criterio emprendedor. Este enfoque hace necesario ofrecer al personal información actual y oportuna, así como crear ambientes propicios para atreverse a innovar y transformar las reglas de juego.

Todavía hay muchas áreas en las que la empresa mexicana promedio flaquea. La lista incluye ventas, servicio a clientes, innovación, trabajo en equipo, negociación e idiomas, entre otras. Y en este contexto, la capacitación es la única vía para que muchas empresas puedan seguir compitiendo. Se tiene que pensar diferente y aprovechar las oportunidades, anticipándose a los cambios en el entorno.

Además de cursos y talleres a cargo de consultoras, ten en cuenta que hay otras alternati-vas como guías, libros, material de audio y videos de capacitación. En los últimos años también ha ganado terreno el e-learning o aprendizaje electrónico, que a través de Internet permite capacitar a un gran número de trabajadores sin necesidad de moverlos de su lugar de trabajo o su casa.

Talleres artísticos y culturales
Si tienes habilidades artísticas o buenos conocimientos culturales, puedes diseñar talleres y cursos para transmitirlos. Algunos temas atractivos pueden ser historia en general o historia del arte, fotografía, dibujo e ilustración, creatividad, redacción de cuento, novela o poesía, apreciación musical, temas religiosos o filosóficos, entre muchos otros.

Prácticamente todos tenemos pasatiempos e intereses que rebasan nuestra actividad profesional y que pueden ser el disparador de un negocio. Por eso, los talleres artísticos cobran mayor relevancia, ya que afilan los talentos naturales para poder desarrollarlos de manera profesional.

Los mercados potenciales para estos talleres están en los niños, los adolescentes, los universitarios y las personas de la tercera edad. Todos estos grupos, debido a su tiempo disponible, pueden convertirse en alumnos entusiastas y constantes. Aunque también podrás encontrar interesados entre los sectores de jóvenes adultos, mujeres casadas o profesionistas independientes.


www.SoyEntrepreneur.com