Finanzas

Cómo definir tus metas financieras

Sigue estos consejos y establece tus estrategias financieras a corto, mediano y largo plazo.
Cómo definir tus metas financieras
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

“El que quiera azul celeste, que le cueste”, sentencia el dicho popular del que Susana tiene pleno conocimiento, pues para conseguir lo que desea, tendrá que organizar sus finanzas personales antes de arrancar 2010.

La publicista, de 30 años de edad, quien percibe alrededor de $15,000 mensuales, sabe que si se lo propone puede destinar parte de su ingreso para comprar un coche, pagar sus deudas y hasta planear su retiro.

¿Cómo hacerlo? El primer paso es elaborar un presupuesto familiar o personal, en el que tomes en cuenta tus ingresos, tus deudas (y el monto de las tasas de interés), así como tus gastos fijos y variables como renta, mantenimiento, servicios, alimentación, colegiatura, transporte, entretenimiento, ropa, etc.

De esta forma, sabrás cuál es tu capacidad de ahorro para cumplir con metas específicas. ¡No lo pienses más! Sigue estos sencillos consejos y realiza alguno de estos cinco objetivos financieros: sanear tus finanzas, planear unas vacaciones, comprar un carro, adquirir un seguro de vida o planificar tu retiro.

1. ¡Libérate! Antes de pensar en pagar tus deudas, es importante hacer un balance de tus ingresos y gastos fijos mensuales. Así determinarás cuánto dinero debes, el concepto y los plazos de pago.

“Establece un plan de moderación del gasto que permita hacer un espacio en el presu-puesto para el pago de tus obligaciones”, explica Gisele Jouanen, analista del Instituto para la Planeación y el Desarrollo de las Finanzas Personales (Indef).

Si tienes varios tipos de crédito (auto, hipoteca o tarjetas), identifica aquellos que representen una mayor carga en tus finanzas, de forma que consolides tus deudas según la urgencia.

“Dale prioridad tanto a las de mayor costo financiero (tasa de interés), como a las de mayor monto, ya que aquellas con baja tasa de interés pero de alto monto, pueden representar una carga financiera muy importante”, explica.

Hecho el análisis, la experta subraya que no olvides que algunos préstamos incluyen comisiones anuales y otros cargos adicionales a tomarse en cuenta en el momento de anticipar los pagos.

No olvides que muchos acreedores valoran que ante una situación de dificultad en los pagos, el deudor se acerque espontáneamente a plantear su situación y en todo caso se pueda pactar una refinanciación de los pasivos.

2. Adquiere el coche de tus sueños. Si este es tu caso, Eduardo Ramos, especialista en finanzas y ex catedrático del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), exhorta a que hagas un estudio previo del coche que se adapte a tus necesidades y presupuesto, esto para que no adquieras un auto que está fuera de tu alcance.

“Es muy importante que tu capacidad de ahorro sea mayor a las mensualidades del crédito, de lo contrario perderás el enganche”, indica el asesor. La recomendación es que los enganches sean de no menos del 10% del costo total de la unidad.

Y no sólo eso, analiza en cuánto tiempo puedes liquidar el coche, ya que si en un año no juntas el dinero necesario, debes pensar en una opción de menor precio. Por su parte, Jouanen, determina que de seis meses a un año de proyección es suficiente para progra-mar el ahorro que se requiere.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) explica en su página (www.condusef.gob.mx) que si compras el auto a crédito tomes en cuenta que al monto del enganche hay que sumarle diversos pagos como placas y tenencia.

Otros aspectos a considerar son: el seguro de daños a terceros, la gasolina, verificación vehicular y eventuales reparaciones o la compra de refacciones.

3. ¡A descansar! Si después de esforzarte mucho en el trabajo quieres darte un merecido descanso e irte de vacaciones con tu familia, no dejes todo para el último momento e inicia un plan financiero para ahorrar y evitar gastos innecesarios.

“Cuando los viajes se planean con la suficiente antelación, se pueden obtener descuentos muy importantes en boletos de avión, autobús, noches de hotel, etc. Cuanto más próxima es la fecha del viaje, más altos son los costos de transporte y hospedaje”, declara la especialista del (Indef).

Para iniciar un ahorro programado, añade una partida especial para las vacaciones, en el que por ejemplo destines un 5% del ingreso familiar para cumplir esta meta y visita un agente de viajes que te asesore sobre los destinos que más se ajusten a tus posibilidades. Contempla el costo de los trámites migratorios si vas fuera del país, así como el cambio de moneda.

Otro punto relevante en tu presupuesto, es si viajas en avión o vía terrestre. Si optas por la segunda elección, considera destina recursos para una revisión previa del coche o una posible avería en medio del viaje.

Cualquiera que sea tu opción, Eduardo Ramos, invita a que seas honesto y realmente escojas el plan que no lleve a que toda la familia se endeude.

4. Protégete. Puede que en este momento de crisis financiera entre tus planes no esté el adquirir un seguro de vida, pero nunca está de más pensar en una posible eventualidad.
De acuerdo con el instituto, las finanzas personales no se consideran sanas si se encuentran expuestas a riesgos que pongan en peligro el patrimonio familiar.

En cuanto al monto que se debe destinar para el seguro de vida, Eduardo Ramos, sugiere que nunca rebases el límite del 15% de tus ingresos anuales.

Antes de invertir en un seguro primero identifica el riesgo que deseas cubrir y posteriormente haz una buena investigación de las opciones que el mercado brinda para tus necesidades.

“Algunas empresas ofrecen a sus empleados seguros colectivos que resultan de menor costo que las pólizas individuales y dan exactamente los mismos beneficios. También hay casos de asociaciones de colonos o clubes que manejan seguros colectivos para obtener descuentos con las aseguradoras”, informa Jouanen.

Pero si al pensar en una póliza se te viene a la mente tu coche, Ramos, argumenta que el seguro más importante que debes contratar es el de daños a terceros y robo total, porque en caso de que choques sólo pagarás la compostura de tu auto y todo lo demás lo cubrirá el seguro.

Recuerda que sin importar el tipo de seguro que elijas, se trata de una inversión a futuro, la cual pagas por mensualidades. Así que añade este monto a tus gastos fijos dentro del presupuesto.

5. Retiro programado. Tal vez en tu mente no esté el retiro, pero debes estar consciente de que se trata de una realidad que no puedes evitar. Por ello, es básico que comiences a ahorrar con tiempo para ese momento.

 “Toda persona que inicia su carrera laboral, es decir, desde que tiene su primer empleo, debe iniciar su plan de retiro. Con esto se asegura que su ahorro tendrá un plazo largo que le permita invertir en instrumentos de mayor riesgo y rendimiento”, aclara la consultora del Indef.

De esta manera, si iniciaste tu vida laboral a los 18 años y te retiras a los 65, tu dinero te dará ganancias por 47 años. La recomendación está en que destines entre el 5 y el 10% de tu ingreso mensual en un fondo personal de retiro, adicional a lo que aportas a las AFORES.

“Ocupa estos recursos en fondos que invierten en tasa real y que por lo mismo siempre dan un rendimiento por encima de la inflación, de tal manera que tu dinero nunca pierda su poder de compra. Varias instituciones financieras tienen estos fondos y en general son accesibles para ahorradores de todos niveles”, precisa Eduardo Ramos.

Aunque la situación financiera del país no es la mejor y la vida laboral es cada vez más incierta, organiza tu presupuesto de tal manera que consideres un porcentaje de tus ingre-sos para ese futuro lejano o cercano, según sea tu caso.

5 Tips para Ahorrar
• Asigna una cantidad fija.  Destina el 10% del ingreso mensual para cumplir tus planes financieros.
• Establece metas a mediano y largo plazo. Para crear un hábito, fija montos de ahorro entre 12 meses y cinco años, dependiendo de tu objetivo.
• Ahorra con un fin determinado. Define lo que deseas y ponle fecha de cumplimiento, así crearás un proyecto financiero sólido.
• Si tienes dinero extra no lo gastes. Destina el 50% de un pago adicional como el aguinaldo al ahorro y el otro 50% al gasto corriente.
• Invierte. Abre una cuenta bancaria donde te paguen una tasa anual por encima de la inflación.

¡No olvides!
Antes de contratar un seguro conoce los componentes más importantes:

- Póliza o suma asegurada. Es el total de gastos que cubrirá tu seguro. Puede tener una cifra predeterminada como $1 millón o ser ilimitada.
- Cobertura. Por ejemplo, en el caso de un seguro de gastos médicos, este concepto se refiere a las enfermedades, tiempos de espera, hospitales y áreas geográficas reconocidas.
- Servicios asistenciales. Extras como traslado en ambulancias, grúas y honorarios médicos a precios preferenciales.
- Deducible. Monto fijo de dinero que el asegurado debe pagar al momento de recibir atención por una enfermedad o accidente.
- Coaseguro. Porcentaje del costo total del tratamiento que queda a cargo del asegurado.
- Prima. Es el costo total del seguro, que incluye un derecho de póliza e IVA. El pago puede ser anual o fraccionado (con sus correspondientes recargos). Recuerda que es 100% deducible de impuestos.

----------------------------------------------------------------------

HERRAMIENTAS

INDEF
Gisele Jouanen
info@finanzaspersonales.org.mx
www.finanzaspersonales.org.mx

Eduardo Ramos
eduardo@ramos.net
001 212 893 9690

 

www.SoyEntrepreneur.com