Franquicias

5 mitos sobre la compra de una franquicia

Una franquicia puede ser un gran negocio si se elige bien y se toman precauciones. Guíate sólo por verdades sólidas.
5 mitos sobre la compra de una franquicia
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Hoy en día, las franquicias se han constituido como una de las mejores y más efectivas formas de realizar un negocio de manera exitosa.

Se dice que, quizás la forma más fácil y cómoda de montar un negocio es adherirse a una franquicia porque éstas ponen a disposición del cliente su filosofía de empresa, su campaña publicitaria y todos los aspectos y documentos necesarios para que funcione correctamente el negocio.

Invertir en una franquicia puede ser un excelente negocio, pero sólo si se elige bien y se toman las debidas precauciones, como se debe de hacer en otras inversiones. Son muchas las ventajas de ésta, pero debes elegir muy bien y evitar guiarte por mitos imprecisos al momento de comprar una.

A continuación te mostraremos los 5 principales mitos que pueden surgir en este momento, y te explicaremos la realidad al respecto:

1. Precios más altos proporcionan un ingreso más alto. Esto simplemente no es verdad. El potencial de ingresos de una empresa se basa en la funcionalidad del modelo de negocio, el talento y el empuje de la franquicia, la demanda del producto, las tendencias actuales del mercado, y muchos otros factores que no tienen absolutamente nada que ver con cuánto se gastó para comprar el negocio de la venta.

2. Con un precio de negocio superior se tienen mejores planes de negocio. Un poco más preciso que el anterior, esta sentencia aún deja fuera algunas complejidades de la realidad. Una etiqueta de alto precio de una franquicia puede ser indicativo de una empresa con un modelo de negocio más fuerte y más grande, pero también puede ser simplemente un marcador de un franquiciador que quiere ganar más dinero por adelantado, en lugar de ganar más dinero con el tiempo. Sólo mirando el sistema de negocio propio sabrás si es o no es buena opción.

3. Comprar una pequeña franquicia es más barato que iniciar un negocio. Si bien esto es cierto en algunos casos (máquinas expendedoras, por ejemplo), la franquicia de media y pequeña empresa requiere un poco más de una inversión en el inicio. Una franquicia es a menudo la compra de un modelo de negocio que ha pasado por años de refinamiento, viene equipado con todo lo necesario para empezar a trabajar, un personal de tiempo completo listo para ayudar 24/ 7, y a veces, incluso una lista de clientes de introducción. Vale la pena, por supuesto, pero probablemente no sea más barato que ir solo.

4. Si tienes poco capital, debes comprar la franquicia más barata posible. La más barato de las oportunidades de negocio puede ser la mejor opción en algunas situaciones, pero ninguna empresa es la mejor por el simple hecho de serlo. Depende en gran medida de qué tan bien el negocio se ha diseñado, lo bien que encaja con la experiencia y el talento de la franquicia, así como la visión que tiene el mercado. No se debe comprar el más barato para ahorrar unos cuantos cientos de dólares, sino comprar el mejor, aunque cueste un poco más.

5. Las empresas más baratas requieren un compromiso de menor tiempo. Algunas personas compran una franquicia menos costosa con la esperanza de que esto signifique que no tendrá que comprometer gran parte de su tiempo en ella. En realidad, los gastos financieros no equivalen al tiempo. No importa lo que un franquiciante o corredor pueda decir, todas las oportunidades de negocio suponen un sacrificio de tiempo.