Plan de Negocios

Ponle sabor al éxito

Para la chef Letty Gordon, los ingredientes para consolidar un negocio gastronómico son: buen servicio y máxima calidad.
Ponle sabor al éxito
Crédito: Depositphotos.com

Después de analizar su futuro en la cocina de hoteles y restaurantes, la chef Letty Gordon decidió aprovechar sus conocimientos sobre arte culinario para fundar su propia escuela de gastronomía. Ella sabía que lanzarse al mundo de los negocios no sería una tarea sencilla. Pero convencida de que su pasión por la cocina la llevaría al éxito, comenzó a explorar el mercado dando clases en su domicilio.

La decisión fue acertada. A partir de esta primera experiencia descubrió las características, necesidades, actitudes y trato que debía ofrecer para conquistar el mercado. “Desde el inició comprendí que sin un buen servicio al cliente y máxima calidad en los alimentos utilizados para hacer los platillos, el fracaso estaba asegurado”, afirma.

Con esta receta inauguró en 1974 el Instituto Gastronómico Letty Gordon en la zona de Polanco, en la Ciudad de México. Para fortalecer su modelo de negocios sumó dos ingredientes: cursos 80% prácticos con el objetivo de desarrollar las capacidades manuales de cada estudiante y, por otra parte, se hizo cargo del manejo de la materia prima.

“El control de insumos es un costo adicional, pero sólo de esa manera nos aseguramos de que el alumno aprenda recetas exactas. Cuando se opta porque ellos sean responsables de su material, los platillos se transforman ya que sustituyen algunos ingredientes por otros. Esto es cuestión de calidad”, asegura.

Y aunque al principio su público objetivo se integró sólo por amas de casa, poco a poco se sumaron jóvenes con deseos de profesionalizar su interés por la cocina. La emprendedora también continuó con su preparación profesional y realizó estudios de posgrado en Francia, España y varias ciudades de Europa, así como en Estados Unidos y Canadá.

La meta era crear el primer diplomado de gastronomía en suelo nacional. Y lo consiguió. De la mano de chefs internacionales especializados en la cocina de sus países, desde hace 25 años comenzó a formar profesionales que actualmente laboran en hoteles y restaurantes.

Otro punto en el que se enfocó fue la creación de alianzas estratégicas con empresas para que los alumnos realicen prácticas profesionales. Además, estableció convenios que le permiten ofrecer bolsa de trabajo y becas en el extranjero.

La empresaria incorporó el servicio de banquetes como línea de negocios adicional y brinda asesoría para la apertura de restaurantes, que comprende desde la construcción hasta el diseño del menú. Y cuenta con siete libros de arte culinario.

“El trabajo ha valido la pena”, asegura mientas hace una pausa en la que enumera la cantidad de generaciones de chefs egresadas de su instituto. En total, son más de 46. Ahora los planes de Gordon son inaugurar un nuevo centro de formación gastronómica al norte del Distrito Federa