Plan de Negocios

Define tu negocio

Antes de emprender, asegúrate de que tu proyecto puede integrarse perfectamente a tu plan de vida.
Define tu negocio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Un emprendedor es una persona que tiene la capacidad de soñar y, sobre todo, de materializar sus ideas. Y a diferencia de un asalariado que trabaja para alguien más, está dispuesto a arriesgar un patrimonio con el objetivo de llevar a cabo su proyecto.
Ahora bien, ¿cómo definir cuál es el negocio ideal? Para responder a esta pregunta Raúl Gutiérrez, presidente de Syracuse Con-sultores Asociados, aconseja que “primero hay que identificar para qué actividad te consideras bueno y, con base en tus intereses, determinar a qué te quieres dedicar. Después, analiza si está dentro de tus posibilidades económicas, técnicas, humanas y hasta familiares”.
Por otro lado, Andrés Rodríguez, presidente de Jóvenes Empresarios por México (Jemac), advierte que es fundamental hacer una autoevaluación para conocerte más a fondo. Así, puedes definir qué tipo de perfil tienes como persona y como emprendedor. “El siguiente paso es hacer un proyecto de vida, dentro del cual tienes que incluir el negocio que buscas desarrollar y verificar que éste realmente empate con el plan general”.
Ya sea en papel y lápiz o en computadora, desde tu hogar o en una cafetería, te será de gran ayuda documentar todos los pen-samientos y conclusiones a las que llegues. Otro punto clave para continuar con el proceso de definir tu empresa, consiste en establecer las características de ésta, así como del producto o servicio que ofrecerás. “No olvides incluir quiénes serían los clientes potenciales”, agrega Gutiérrez.

Aprende a conocerte
“El negocio no hay que padecerlo, hay que disfrutarlo”, asegura Rodríguez. Para ello, debe haber congruencia entre éste y tu perfil como emprendedor. Identifica cuál es el tuyo.

1. Dinámico e hiperactivo. Una persona que desempeña una mejor labor si se encuentra en actividad constante. Por ejemplo, de viaje, como encargado de la organización y logística de un evento, al frente de una excursión de deportes extremos, etc.

2. Intelectual. Alguien que está cómodo en un escritorio y que disfruta de leer, investigar y hacer trabajo de oficina. Es quien está a cargo de la planeación para que otro –dinámico e hiperactivo– ejecute.

3. Emocional. Se caracteriza porque es demasiado sensible frente a todas las situaciones que se le presenten. Por lo tanto, no es recomendable que desempeñe labor de atención al cliente, pues corre el riesgo de irritarse fácilmente o deprimirse.
Quizá te sientes identificado con alguno de estos perfiles. Pero para tener una idea más clara, lo recomendable es hacer un análisis FODA, que consiste en profundizar en los siguientes puntos.

Fuerzas. “Engloba todos los sueños, aspiraciones, estudios y viajes relacionados con el proyecto que tienes en mente. Además de experiencias y conocimiento de casos de éxito”, explica Gutiérrez.

Oportunidades. Todas aquellas que ofrece el contexto donde te desenvolverás, por ejemplo, estímulos fiscales, mercados emergentes y clientes potenciales.

Debilidades. Son los temores y limitaciones personales (como ser impuntual, desordenado o perfeccionista). Incluso, el hecho de planear demasiado y no ejecutar.

Amenazas. Aquí la tarea comienza por identificar quién es tu competencia, principalmente la que ya está posicionada. Luego, hay que detectar los vacíos del mercado que aún no están cubiertos para llenarlos con productos o servicios sustitutos, agregar valor o hacer alguna innovación.

Busca asesoría profesional
Una vez definida tu personalidad, el perfil de emprendedor que tienes y trazado tu proyecto de vida –que incluye familia, trabajo, salud y vida social–, lo siguiente es trazar un plan de negocios. En este documento hay que plantear objetivos, mecanismos para alcanzarlos y calcular los riesgos, partiendo del conocimiento del nicho donde te gustaría desarrollarte. Todo esto validado por varias fuentes y proyecciones financieras realistas.
El plan también te ayuda a tener en claro cuál es tu propuesta de valor, es decir, cómo a través de tu oferta piensas solucionar las necesidades del mercado que actualmente está insatisfecho o incompleto. Gutiérrez señala tres fuentes de sensibilidad para conocer qué es lo que demandan los consumidores.
En primer lugar, áreas no cubiertas y que observas cuando trabajas para una compañía. Segundo, cuando precisamente tú eres el cliente y no encuentras lo que buscas. Y la tercera viene de satisfactores que hallas en otras ciudades, países y hasta en películas o novelas. Para que esto se haga realidad, hay que preguntarse cuánta gente estaría dispuesta a pagar por el producto o servicio que ofrecerías.
No es fácil hacerse todos estos planteamientos ni tomar decisiones. Así que puedes recurrir a asesores especializados para facilitar tu camino a la hora de iniciar tu propia empresa. Conoce quiénes están de tu lado y qué tipo de ayuda ofrecen.

1. Tutor. Es un profesor universitario que imparte una materia de negocios. Quizá no es un conocedor del mercado y no tiene expe-riencia en el medio, pero puede ser tu guía porque te conoce a partir de la relación maestro – alumno. El costo de sus servicios se paga vía el centro de estudios o incubadora de empresas a la que pertenece.

Empreser de México, AC.
• Acércate a esta incubadora, que capacita a emprendedores novatos por medio asesoría en tres ejes principales: planeación de proyectos; capacitación en finanzas, recursos humanos y mercadotecnia; además de gestoría en trámites de todo tipo.
• La orientación es gratuita. Sólo se cobra la capacitación en materia fiscal, mercadotecnia y recursos humanos, con una cuota de recuperación de $150 por sesión.
• Todo el proceso toma 10 semanas, con uno o dos meses adicionales para la apertura de la empresa.
• Sus oficinas se encuentran en las ciudades de Culiacán, Mexicali, Hermosillo, Mazatlán, Tijuana y Ensenada.

 01 (664) 971 1686
 www.empreser.org

2. Mentor. “Es una persona con experiencia en negocios o ejecutivo de empresa, quien se enfrenta todos los días el mercado y que ya pasó por buenas y malas. El objetivo es que transmita todas esas enseñanzas a un emprendedor. Normalmente se programan unas cinco sesiones de una hora al mes, en donde el mentor funge como consejero y amigo”, explica Rodríguez.

Jóvenes Empresarios por México (Jemac)
• Si tienes entre 18 y 35 años de edad y quieres ser emprendedor o tienes un negocio, aquí encontrarás asesoría, capacitación, pro-gramas de mentores y financiamiento.
• A cambio de una cuota de recuperación de $500 mensuales, aprenderás a elaborar un plan de negocios y conocerás técnicas de ventas y servicio al cliente.
• Si quieres obtener un crédito de hasta $20,000, tienes que presentar un proyecto de negocio viable, recibir capacitación de la institución y contar con una garantía uno a uno y un aval solidario. El financiamiento puede pagarse en 6, 12 o 24 meses, con un costo administrativo anual del 15 por ciento.
• Las oficinas de Jemac se localizan en el Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey.

 01 (55) 2455 4382
 www.jemac.org

3. Asesor. Se pueden comprar horas de asesoría en diversos organismos que dominan diferentes áreas de negocios. Se plantean los problemas y retos de la empresa para que el experto aporte tips puntuales. Al final, el emprendedor elije los consejos que considere adecuados.

Fundación ProEmpleo Productivo
• Dirigido a amas de casa, estudiantes, profesionistas y jubilados.
• Esta organización civil sin fines de lucro orienta a los emprendedores para iniciar su negocio a través de capacitación y asesoría empresarial a bajo costo.
• Uno de los cursos que imparte es “Inicie su empresa”. Dura 80 horas, divididas en cuatro semanas y se divide por temas: desa-rrollo humano, mercadotecnia, ventas y aspectos legales y fiscales.
• El costo total de este programa es de $400, más una cuota de $300 para que tu plan de negocios obtenga el certificado oficial de la Secretaría de Educación Pública (SEP).
• La fundación tiene oficinas en el Distrito Federal, Estado de México, Coahuila, Durango, Guadalajara, León y Xalapa.

 01 800 720 8443
 www.proempleo.org.mx

4. Consultor especializado.
Su servicio consiste en evaluar el proyecto, detectar errores y dar asesoría para conseguir los objetivos planteados. Las sesiones de trabajo son uno a uno. Al arrancar, lo mejor es contratar a alguien especializado en determinada materia, como contabilidad, asuntos legales y ventas (para conquistar a tus primeros clientes). 

Contabilidad
Despacho Alcalá

 01 (55) 5523 0354
 mematze@hotmail.com
México DF

Maubert Roura y Asociados
 01 (55) 1517 0637
 eduardomaubert@prodigy.net.mx
México DF

Legal
P y P Asesores Integrales
 01 (55) 8995 9652
 www.pypasesores.com
México DF

Sánchez Vertti Abogados
 01 (55) 5540 1374
 luis_julian_svs@hotmail.com
México DF

Ventas
Sales Success

 01 (55) 1087 1024
 www.salessuccess.com.mx
México DF

CIR México
 01 (55) 1520 5877
 www.cirmexico.com
México DF

Evita los típicos errores del emprendedor 
No integrar un equipo de trabajo eficiente.
Solución: en lugar de sumar a personas que tienen características similares a las tuyas, busca gente que te complemente. De este modo, se cubren todas las áreas del negocio: administrativa, financiera, operativa y comercial. Esto también ayuda a dividir las tareas y asignar responsabilidades a los miembros de la organización.

No tener un Plan B.
Solución: tienes que considerar todas las posibilidades en caso de que las cosas no se den como las planeaste. Esto incluye desde abandonar el proyecto y conseguir un empleo, hasta tener la capacidad de darle un giro completo a la empresa para hacerle frente a las condiciones del mercado. La clave aquí es preverlo desde el principio y contar con los recursos económicos suficientes para solventar los gastos hasta llegar al punto de equilibrio.

Emprender sin definir el negocio.
Solución: vale la pena reconocer el esfuerzo y mérito de haber emprendido.
Paso siguiente es documentar todos los procesos para determinar qué se ha hecho bien y mal hasta ahora. Después, hay que trazar un plan de vida y de negocios. Finalmente reflexiona si quieres continuar con esta empresa, venderla o cerrarla.

www.SoyEntrepreneur.com