Emprendedores

Mitos sobre financiamiento para emprender

El dinero es un tema complejo para los emprendedores y hay ideas erróneas acerca de éste que destruyen el deseo de iniciar un negocio.
Mitos sobre financiamiento para emprender
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Todo buen emprendedor debe saber que, aunque no existe una “regla de oro" en materia de préstamos para el emprendimiento, sí hay varios factores que deben considerar antes de solicitarlo. El tamaño del negocio, su estructura financiera, los plazos, el destino de los recursos, algún intermediario financiero y el tipo de crédito, son algunos de los factores que debe analizar y expresar en un documento, que en la mayoría de los casos, lo constituye el plan de negocios.

Sin embargo, gran parte de los inexpertos con espíritu emprendedor se deja llevar por datos incorrectos, que terminan espantando el deseo de emprender.

Para que esto no te ocurra, a continuación te presentamos cuatro mitos clave. Toma atención en la correcta interpretación:

1. Se necesita mucho dinero para financiar un negocio.
No es cierto.  El éxito de los emprendedores que no creen este mito se encuentra en diseñar empresas para trabajar con poco dinero en efectivo y de pedir prestado, en vez de pagar por las cosas. Éstos rentan en lugar de comprar y convierten costos fijos en costos variables, por ejemplo, el pago de comisiones a sus empleados en lugar de los sueldos.

2. Los emprendedores no deben financiarse con deuda.
Aunque no lo creas, en la realidad la deuda es más común que la solvencia. Según la encuesta de Pequeñas y Medianas Empresas de la Reserva Federal de Estados Unidos, el 53% de la financiación de las pequeñas empresas proviene de la deuda y sólo 47% proviene de la solvencia. Por lo tanto, una gran cantidad de emprendedores utilizan la deuda de capital para financiar sus empresas. Mientras ésta sea bien manejada, es un camino recomendable.

3. El crecimiento de una empresa que empieza depende más del talento del emprendedor que del negocio que escoja.
Lo siento, pero la industria que elijas para iniciar tu empresa tiene un enorme efecto en las probabilidades de crecimiento de la misma.

4. Crear una empresa es fácil.
En realidad no lo es. La mayoría de los emprendedores que inician el proceso de creación de una empresa no consiguen ponerlo en marcha y funcionamiento. Es por esto que la preparación del plan de negocios y la obtención de financiamiento son vitales.