Franquicias

Los 10 pecados del franquiciante

En todo negocio, incluyendo las franquicias, existen factores que dirigen al fracaso. Conoce los errores más comunes para franquiciar.
Los 10 pecados del franquiciante
Crédito: Depositphotos.com

Ni el mejor emprendedor está exento de cometer errores. Los propios errores pueden ser obstáculos comunes, pero con preparación puedes evitarlos o aprender de ellos para encaminarte al éxito.

Como pasa normalmente en el mundo de los negocios, hay algunos factores que influyen en el crecimiento de una franquicia que son imprevisibles y, por tanto, inevitables. Sin embargo, la gran mayoría son perfectamente previsibles y, gestionándolos acertadamente, podrían incluso tornarse en ventajas competitivas frente a otras empresas del mismo sector.

Los principales pecados que suele cometer un franquiciatario rumbo al fracaso son diez. Aquí te los presentamos para que aprendas cómo evitarlos:

1. Franquiciar negocios no franquiciables. No todos los negocios se pueden franquiciar. En ocasiones, es preciso cambiar aspectos del concepto antes de lanzar la oferta al mercado.

2. No haber pensado en profundidad las condiciones de la franquicia. Un pésimo error, lamentablemente muy habitual, es comenzar a franquiciar copiando el contrato y las condiciones de otra empresa franquiciadora competidora, o peor aún, de alguna empresa que ni siquiera es competidora directa.

3. No haber preparado unas buenas herramientas de franquicia. Para franquiciar se necesitan herramientas esenciales, tales como contratos, dossieres, manuales, un equipo humano en la central y un sistema de información. Suele pasar que, por desconocimiento del sistema se crea que se pueden preparar sin esfuerzo.

4. No contar con los recursos adecuados. Existe la falsa creencia de que la franquicia es un sistema de expansión gratuito. Sin embargo, como todo proyecto empresarial, la actividad franquiciadora necesitará de recursos de todo tipo.

5. Comenzar la expansión antes de tiempo. Si se comienza a franquiciar demasiado pronto se hace muy complicado consolidar la red.

6. Error en la selección de los primeros franquiciatarios. Muchas veces se cae en la ansiedad por rentabilizar cuanto antes, lo que lleva a seleccionar unos primeros franquiciatarios que no cumplen el perfil y fracasan. Ésta es una de las peores experiencias que puede vivir el franquiciante, debido al malestar y desgaste que genera, y además es la peor mala publicidad que puede ocasionar.

7. Tener la franquicia desenfocada. No enfocarse en lo que realmente se sabe hacer bien es algo usual en todas las empresas, y las franquicias no quedan exentas de este “mal”.

8. Vender caro. Muchas redes no funcionan por ofrecer al franquiciatario productos a precios fuera de mercado. Enfocar la cadena de valor para ser eficiente es la clave. La esencia de una franquicia es la obtención de economías de escala y no la de encarecer los productos. 

9. No reajustar las condiciones de franquicia. Algunas redes hacen planes de viabilidad para prever un futuro escenario de franquicia. Estos estudios son necesarios, pero no permanentes. Con el tiempo es preciso reajustar las condiciones económicas al mercado, tanto por precios de servicios, como por márgenes de productos.

10. No evolucionar el concepto original. Un error que puede hundir la red a mediano y largo plazo, es centrarse exclusivamente en ser súper eficiente en los aspectos operativos de la red, y no cuidar al mismo tiempo, el propio concepto del negocio. El éxito del concepto es la base de todo, y en un entorno dinámico es preciso hacer continuas evoluciones para mantenerse al día.


www.SoyEntrepreneur.com