Finanzas

Cómo saldar tus deudas a corto plazo

Las deudas a corto plazo pueden ayudarte a financiar tu negocio, pero también asfixiarte. Aprende a terminar con ellas.
Cómo saldar tus deudas a corto plazo
Crédito: Depositphotos.com

El financiamiento es clave en toda empresa para desarrollarse, mantenerse y crecer en el tiempo. Pero, ante la falta de dinero, muchos emprendedores se ven obligados a contraer deudas, que si se van acumulando, crean un problema financiero importante que puede desembocar en una quiebra financiera.

Incluso en el corto plazo, las deudas pueden asfixiar tu negocio y limitar tus acciones. Por lo tanto, también es necesario estar preparado para enfrentar este tipo de situaciones y reencaminar tus finanzas. Toma nota de estos consejos clave para solucionarlas:

1. Renegociar

Una opción es intentar cambiar la estructura de la deuda al pasarla de corto a largo plazo para reducir la cuota. Esto puede conseguirse mediante la renegociación de préstamos con los bancos, ampliando su duración, realizando ampliaciones de capital o solicitando préstamos a largo plazo que cancelen parte de las deudas a corto plazo que provocan la situación.

Por ejemplo, puedes ampliar la hipoteca de un local comprado para la empresa, con la ventaja de que te será posible desgravarte por los intereses que debes pagar.

2. Solicitar una cuenta de crédito

Éste es un producto muy utilizado por las Pymes y los profesionales para resolver problemas puntuales de falta de liquidez, como pagar las nóminas o asumir un pago que no puedes cubrir porque te han fallado los cobros de algunos clientes.

Se trata de un crédito a corto plazo por el que el banco pone a tu disposición la cantidad acordada en una cuenta de crédito y tú puedes disponer de él en función de lo que vayas necesitando. Su principal ventaja es que el banco sólo te cobra por el dinero utilizado.

Relacionado: 12 trampas financieras que debes evitar

3. Gestionar pagos de clientes y proveedores

Si el problema es un desfase transitorio entre ingresos y pagos, hay que intentar alargar los pagos a proveedores o acortar el cobro de clientes.

4. Negociar con tus acreedores

La cartera vencida representa un grave problema para los bancos, por lo que en su mayoría están abiertos al diálogo constructivo para obtener una solución para ambas partes. Tienes que ser muy propositivo, decirles cuánto puedes pagar e incluso proponer un plan de pago.

Muchos bancos aceptarán refinanciar tu adeudo a una tasa de interés inferior a la que aplican normalmente para las tarjetas de crédito. Incluso podrían considerar hacer algún descuento si te comprometes a realizar el pago en una sola exhibición.