Franquicias

Opera una franquicia

Lilia Lule encontró en una franquicia su negocio ideal: una marca probada, autoemplearse y obtener grandes ganancias.
Opera una franquicia
Crédito: Depositphotos.com

La actitud de esta emprendedora refleja que no se equivocó. A simple vista parece persistente, autodisciplinada y muy buena vendedora, el perfil justo para un negocio como el que ella eligió. Cansada de trabajar durante 10 años como gerente de compras de una compañía y de no poder dedicarle más tiempo a sus hijos, Lilia Lule buscó un negocio para independizarse.

Como quería aprovechar su experiencia en proyectos de ahorro y adquisiciones clave y contar con el respaldo de una marca consolidada, se decidió por Expense Reduction Analysts Mexico, una franquicia dedicada a la consultoría para reducir gastos no estratégicos y con un práctico modelo de operación desde casa.

“Las franquicias de este tipo están teniendo mucho éxito, dado que no requieren grandes inversiones, un local comercial ni un horario de trabajo corrido”, afirma Carlos Roberts, presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias. Entre las más exitosas dentro de este esquema destacan además firmas como Quequimágico, Tintopromo, WSI y Profesor Chiflado.

“Algunas de éstas se pueden instalar en casa con una inversión desde los $75,000, y dependiendo de su éxito, se puede tomar la decisión de invertir mayor capital en el proyecto”, agrega Roberts.

Así, a casi dos años de adquirir su franquicia, Lilia apunta que en el último medio año sus ingresos se incrementaron considerablemente. “Los primeros doce meses fueron complicados, fue un periodo de mucho aprendizaje, de conocer la metodología de la empresa y afianzar clientes, prácticamente con poca ganancia”, reconoce.

Y es que en ERA Mexico, los resultados son a mediano plazo. De hecho, se requiere un periodo de maduración que se logra habitualmente entre el segundo y el tercer año de operar la franquicia. “Hay que tomar en cuenta que nuestros servicios se cobran con base en resultados”, explica Bernardo Faincaig, CEO para Latinoamérica de la compañía.

Pero como en esto una de las claves es la persistencia, la de Lilia ha valido la pena. “Ahora ya tengo tres clientes, recuperé mi inversión (US$35,000) y estoy empezando a ganar”, asegura.

La emprendedora dice que otras claves para tener éxito en esto son: trazarse objetivos y metas claras, para poder evaluar el desempeño personal; tener experiencia en el trato con proveedores; ser claro al momento de exponer los puntos de vista y saber manejar recursos humanos.

Además, un franquiciatario que trabaje con un modelo de franquicia desde su casa no debe dejar de vender. Toma en cuenta que éste es un error frecuente entre muchos franquiciatarios, sobre todo luego de que cierran ventas importantes y cuando pueden aprovechar opciones como la que maneja ERA para que sus franquiciatarios compartan proyectos.

Tanto el directivo como Lilia coinciden en que para tener éxito en esto se debe ser disciplinado y práctico, con mucha iniciativa y auto motivación. “Sin duda que un requerimiento es ser profesionista y, en lo posible, tener experiencia comercial”, advierten. Sin embargo, esto no es suficiente.

“Es muy diferente trabajar para una corporación que para uno mismo, porque nadie va a indicarnos cuáles son las tareas diarias a realizar, ni los objetivos o metas particulares a alcanzar”, agregan. Asimismo, no debe olvidarse que las habilidades para vender los proyectos son una parte muy importante en un negocio de este tipo.


Consulta nuestro listado de franquicias