Finanzas

¿Realmente necesitas un préstamo?

Como emprendedor, probablemente deberás pedir préstamos para financiar y crecer tu negocio. Antes de hacerlo, evalúa si lo necesitas y elige el adecuado.
¿Realmente necesitas un préstamo?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

A la hora de realizar una compra o una inversión, si no cuentas con los recursos necesarios, es muy probable que necesites recurrir a la solicitud de un préstamo como modo de financiación.

El problema es que, en muchas ocasiones, hay emprendedores que no se detienen a pensar si realmente necesitan esa compra, y si solicitan financiamiento, a qué coste y qué intereses les supone.

¡Pero cuidado! Es fundamental que reflexiones sobre las implicaciones de contraer una deuda. Porque si no eliges bien, ésta puede terminar desequilibrando tus finanzas y comprometer seriamente tu economía y la de los que te rodean.

Debes reflexionar sobre la oportunidad o no de la compra o gasto y de la operación financiera que lo hará posible. Necesitas estudiar cuál es el estado de tu economía para revisar si puedes permitirte una compra o gasto y si necesitas financiación ajena.

Las preguntas que te proponemos a continuación te serán muy útiles para realizar el necesario análisis y reducir los peligros del endeudamiento excesivo. Recuerda que es vital que seas absolutamente sincero al momento de realizar esta reflexión, pues el autoengaño sólo te puede conducir a la bancarrota. Responde y evalúa si realmente  requieres ese préstamo:

• ¿Necesito realizar ese gasto/inversión?

• ¿Se trata de una necesidad o de un capricho?

• ¿Es una compra impulsiva? Si espero unos días, ¿seguiré queriendo hacer esa compra o gasto?

• ¿Es buen momento para ello?

• ¿Puedo esperar y ahorrar?

• ¿Necesito pedir prestado?

• ¿Puedo permitirme pedir prestado?

• ¿Cuánto necesito?

• ¿Cuáles son las condiciones: tipo de interés, comisiones, etc.?

• ¿Durante cuánto tiempo estaré pagando el préstamo?

• ¿Cuál será la cuota que tendré que pagar?

• ¿Cuánto dinero devolveré en total?

• ¿Qué ocurrirá si dejo de pagar alguna cuota?