Plan de Negocios

Convence con poco tiempo

Aprovecha los minutos que tienes para presentar tu proyecto a inversionistas ¡¡y convéncelos con tu discurso!
Convence con poco tiempo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El arte de presentar una idea de negocio y convencer a los inversores o clientes en unos cuantos minutos (lo que dura un viaje en elevador), es lo que se conoce como el “discurso del ascensor”. Un sumario de la idea de negocio, cuyo objetivo inmediato es interesar al interlocutor para conseguir una entrevista o reunión.

La clave es poder sintetizar los aspectos únicos del negocio, crear confianza y al mismo tiempo interés.

La oportunidad de tener una reunión cara a cara con una “figurita difícil” no se da todos los días. Pero frecuentemente asistimos a eventos donde se puede conocer o contactar a probables inversores, clientes, socios o mentores en un cóctel o una feria comercial, por ejemplo, y las dejamos pasar por no tener un discurso preparado.

Incluso, cuando se trate de una cita planificada o una reunión de negocios, es importante tener en claro qué comunicar del proyecto, producto o servicio en forma precisa y en pocos minutos, dado que el tiempo y la capacidad de atención son bienes escasos en la sociedad actual.

El discurso del ascensor es la condición previa para atraer a los interlocutores y conseguir una entrevista posterior en la que se podrás presentar el plan de negocios de tu futura empresa.

Si quieres conseguir esa oportunidad y aprovecharla de mejor forma, toma nota y sigue estos consejos:

1. Tu discurso debe ser preciso
La fórmula debe apuntar a estructurar un discurso sólido, corto y conciso. Para ello, es preciso explicar concretamente la idea, el mercado y el modelo de negocio; hacer hincapié en el factor diferenciador del proyecto y el equipo de emprendedores y tener idea de algunos números básicos, los más importantes.

2. Muéstrales un modelo revolucionario y convéncelos de que eres capaz
Detrás de todo discurso del ascensor debe haber: una idea con un modelo de negocios que sea una revolución; un equipo de trabajo con excelentes capacidades; un líder motivador que lleve al grupo a cumplir los objetivos del modelo de negocios; una excelente estrategia de marketing y ventas; y un plan de números que sustente a la organización.

Tu discurso debe transmitir todo esto, y convencer a los inversores de que junto a tu equipo eres capaz.

3. Evita memorizar el discurso
Uno de los errores en que suelen caer los emprendedores es tener un discurso demasiado “armado” y rígido que repiten en toda ocasión. Con esto sólo logran que los interlocutores se den cuenta que “les prendieron el cassette” y dejen de prestar atención o se pongan a la defensiva.

Es importante preparar el discurso con tiempo, y adaptarlo según cada ocasión y auditorio.

4. Adáptate a tus interlocutores
La postura, la vestimenta y el lenguaje utilizados deben ser acordes con los interlocutores a quienes nos dirigimos. Aunque la empresa y el negocio sean los mismos, la comunicación será distinta según se dirija hacia un grupo de inversores, de clientes o de posibles socios. 

5. Investiga a tus potenciales inversores
Conocer a los interlocutores y dominar en detalle sus necesidades e intereses es fundamental para preparar una buena presentación. La clave está en ofrecerles lo que buscan.

6. Cuida tu lenguaje
El buen uso del lenguaje y la gramática son esenciales para causar una buena impresión y generar confianza en los receptores. 

7. Evita a toda costa cometer estos errores
- Perderse en los detalles.
- No dejar claro cuál es el modelo de negocio
- Prometer un ROI (retorno sobre la inversión) exagerado sólo con el objetivo de impactar.