Consultoría

Sé un aval seguro

Es probable que en alguna ocasión se te presente el compromiso de avalar a otra persona en un préstamo. Conoce los riesgos que vas a tomar y toma nota de estos consejos para protegerte y disminuirlos.
Sé un aval seguro
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
Es probable que en alguna ocasión se te presente el compromiso de avalar a otra persona en un préstamo. Conoce los riesgos que vas a tomar y toma nota de estos consejos para protegerte y disminuirlos.

Es muy probable que en alguna ocasión se te presente el compromiso de avalar a otra persona en una operación de préstamo. Esta operación tan simple aparentemente tiene sus implicaciones, por lo que es importante conocer el riesgo que se va a tomar.

La responsabilidad para un avalista es la misma que para el titular de la operación financiera. Como su nombre indica, el avalista debe “avalar”, que significa garantizar el pago de esta operación con sus bienes. Por tal motivo, si el titular de la deuda no paga, el avalista es quien deberá responder.

Incluso, ante una situación de impago, la entidad prestamista puede intentar cobrar primero al avalista antes de iniciar acciones legales contra el deudor original.

Asimismo, el prestamista podría usar en contra del avalista métodos de cobranza similares a los que utilizaría en contra del deudor original tales como demandas y embargo del sueldo. 

Por todos estos motivos, comprenderás que convertirse en aval es una decisión compleja, que requiere de un análisis importante. En el caso de que decidas o necesites ser aval de alguien, hay una serie de resguardos que debes tomar para disminuir tus riesgos financieros. Toma nota:

1. Asegúrate de tener la capacidad de pagar el préstamo, para el caso de que se produzca el impago del titular del mismo.

2. Recuerda que al contraer esta obligación, la misma entra a formar parte de tu historial crediticio y aunque no estés disfrutando de ese crédito puede privarte de obtener otro a tu nombre.

3. Pide al prestamista que calcule cuál sería la cantidad de dinero en que te comprometería. De esa manera sabrás exactamente hasta dónde llega tu compromiso.

4. Los términos del aval se pueden negociar. Se puede ser garante sólo del monto inicial y evitar convertir en tu obligación costos adicionales tales como intereses, gastos de cobranza o de servicios, abogados, etc.

5. En ese caso, solicita al emisor del préstamo que incluya una nota en el contrato que establezca el límite de la responsabilidad.

6. Pide al prestamista que acepte notificarte por escrito si el deudor original se salta algún pago. De esta forma tendrás tiempo para preparar o reparar cualquier problema que este descuido pudiera ocasionar.

7. Solicita copias de todos los documentos relativos al préstamo.

www.SoyEntrepreneur.com