Emprendedores

Estudiante y Emprendedor

Carlos Camacho, fundador de Ecoshell, habla del Premio al Estudiante Emprendedor y del reto de crear una empresa exitosa mientras se estudia la carrera.
Estudiante y Emprendedor
Crédito: Depositphotos.com

Carlos Camacho aún se encuentra estudiando Ingeniería Industrial en la Universidad Anáhuac y desde hace año y medio dirige su propia empresa, Ecoshell, dedicada a la fabricación de empaques biodegradables.

La innovación de su proyecto lo condujo el año pasado a concursar en los “Global Student Entrepreneur Awards” (GSEA) en Estados Unidos, el cual premia desde 1998 a los emprendedores de cualquier nacionalidad que desarrollan un negocio mientras estudian la carrera. Para sorpresa de Carlos, de los 1500 participantes, él era el único mexicano.

Fue por esta razón que el joven atrajo la atención de Pablo Hernández O´Hagan, CEO de Ingenia, quien fungía como jurado. La carencia de este tipo de tipo de incentivos en favor del emprendurismo a nivel nacional impulsó a ambos empresarios a realizar una versión mexicana del galardón. “Estamos seguros de que en México hay emprendedores con ideas interesantes, innovadoras y con ganas de hacer algo por el país”, comenta Carlos.

Así fue cómo, con el apoyo de Entrepreneurs Organization México, destacados personajes del sector empresarial y la Bolsa Mexicana de Valores crearon el “Premio al Estudiante Emprendedor”. Este concurso, además de otorgar preseas en efectivo y enviar al ganador a la final de los GSEA en Kansas City, constituye una oportunidad para los jóvenes de publicitar ideas de negocios y convivir con empresarios de talla mundial.

Para su primera edición, a realizarse el 7 de octubre, ya cuenta con 115 aplicaciones de estudiantes con negocios novedosos y es una importante plataforma para “crear una nueva generación de empresarios en México”, asegura Carlos.

Un emprendedor con visión

Desarrollar una empresa novedosa y rentable es el reto de cualquier emprendedor, pero éste se complica más cuando resulta de un joven que aún se encuentra estudiando. Para Carlos Camacho, la clave para dirigir con éxito un negocio durante la carrera es lograr un balance entre ambas actividades.

Y es que, estando en la Universidad, Carlos notó la tendencia de las grandes compañías de favorecer su sentido ambiental por lo que empezó a buscar nuevas opciones sustentables y redituables que funcionaran en México. Fue entonces que desarrolló un proceso para fabricar empaques biodegradables hechos a base de recursos renovables y decidió incursionar en la industria “verde”, creando su empresa, Ecoshell.

Pero, como para cualquier emprendedor, la búsqueda de capital no fue una tarea fácil. Carlos afirma que “una gran idea, siempre atrae dinero”, y lo comprobó cuando, después de varios intentos, dio con Juan Carlos Peralta, vicepresidente de IUSA, quien decidió asociarse con el joven de 22 años. Otro gran reto lo encontró en la sociedad: no estaba educada acerca de la funcionalidad de este tipo de productos y de sus beneficios para la ecología.

Sin embargo, Carlos afirma que aunque existen grandes trabas externas, el mayor obstáculo para iniciar un negocio es el mismo miedo del emprendedor. Así, superando sus temores y confiando en su idea, decidió aventurarse para desarrollar un negocio que, en la actualidad, es funcional y cuenta con ambiciosos planes de expansión.

Ahora, con la creencia y la motivación de que “los emprendedores pueden llegar a cambiar países”, el dirigente de Ecoshell se conduce hacia su nuevo proyecto: el "Premio al Estudiante Emprendedor". El joven, aún estudiante, será juez en el galardón y buscará encontrar grandes ideas, que, como la suya, sean soluciones a los problemas actuales y que hagan a “México, un país de clase mundial”.

Si quieres inscribirte al concurso o saber más, visita http://www.premioestudianteemprendedor.org/. Tienes hasta el 24 de septiembre para hacerlo.