Finanzas

Elige el mejor automóvil para ti

Comprar un auto nuevo es una decisión importante. Invierte suficiente tiempo en buscar la información que necesitas para hacer una buena elección.
Elige el mejor automóvil para ti
Crédito: Depositphotos.com
Comprar un auto nuevo es una decisión importante. Invierte suficiente tiempo en buscar la información que necesitas para hacer una buena elección.

Comprar un auto por primera vez o cambiar el que ya tienes es una decisión que tendrá un impacto fuerte en tus finanzas personales. Y más allá de gustos, preferencias o la moda del momento, es importante que a la hora de elegir un modelo determinado lo hagas de manera inteligente.

Por ejemplo, ¿te has preguntado si realmente necesitas la tracción en las cuatro ruedas de esa camioneta que tanto te gusta? ¿O cuánto puedes pagar por mes si buscas la alternativa de un crédito? Los siguientes pasos te ayudarán a resolver tus dudas para elegir el vehículo que más te conviene.

1. ¿Qué clase de auto requieres?
Si examinas tus necesidades más que tus deseos, descubrirás rápidamente cuál es el auto adecuado para ti. Tómate un momento y piensa para qué usas el coche. ¿Qué clase de recorridos haces con más frecuencia? ¿Qué tan largo es tu trayecto de ida y vuelta al trabajo? ¿Cuántas personas transportas? ¿Es importante que tu siguiente vehículo tenga un buen rendimiento por kilómetro?

En la mayoría de los casos, la gente toma esta decisión basándose sólo en el estilo del modelo o porque está de moda. No cometas este error porque podrías llegar a exceder tu presupuesto o quizá te veas en la necesidad de cambiar tu auto pronto. Por eso, deja que tus necesidades (y no tus deseos) orienten tu decisión final. Aquí hay algunas preguntas que debes tener en mente.

•¿Quieres tu auto con transmisión manual (estándar) o automática?
•¿Realmente te hace falta la tracción en las cuatro ruedas?
•¿Qué clase de dispositivos de seguridad requieres?
•¿Es necesario que cuente con gran capacidad de carga?
•¿Vas a tener que remolcar algo?
•¿Tienes problemas de espalda y, por lo tanto, el asiento debe tener varias posiciones?
•¿El coche entrará fácilmente en tu garaje o cajón de estacionamiento?

2. ¿Ya consideraste todos los vehículos de esa categoría?
Debido al saturado mercado automotriz de hoy, muchos consumidores terminan confundidos con todos los vehículos disponibles. Una buena opción es recurrir a páginas de Internet especializadas para informarte y hacer un primer filtro antes de dirigirte a las salas de exhibición. En México, puedes consultar sitios como www.tucoche.com.mx, www.soloautos.com.mx y www.autoplaza.com.mx.

Si ya decidiste cuál es tipo de vehículo que vas a considerar, éste te servirá como punto de partida para obtener una lista de opciones similares en la misma categoría. También puedes realizar búsquedas específicas por fabricante, tipo, rango de precio o segmento del mercado.

3. ¿Cuánto puedes pagar?
Si vas a embarcarte en un crédito, como gran parte de las personas que compran su primer auto, es básico establecer una cuota mensual realista que se ajuste a tu presupuesto. ¿A cuánto debe ascender? La regla de oro dice que los pagos no deben exceder el 20% de tu salario mensual neto.

El monto de las mensualidades se determina con base en el precio de venta, enganche, tasa de interés y plazo del financiamiento. Solicita a los vendedores de todas las agencias que visites que hagan ese cálculo y que te impriman los resultados. Esto no sólo te dará una idea de cuánto puedes pagar, también te ayudará a comparar mejor las diferentes opciones que se presenten.

4. ¿Cuánto cuesta ser dueño de un auto?
Aquí hay un hecho que con frecuencia se pasa por alto: un coche puede resultar barato a la hora de comprarlo, pero al final la tenencia y costo de mantenimiento son excesivos.

¿Por qué? Incluso si dos vehículos tienen más o menos el mismo precio de venta, uno puede depreciarse a una tasa diferente o costar significativamente más por concepto de combustible, seguro y mantenimiento (esto incluye tenencia, placas, verificación, entre otros).

Ten en cuenta que apoyándote en toda la información que reúnas puedes anticiparte y tomar una decisión inteligente, que te permita ahorrar miles de pesos a lo largo de la vida de tu automóvil.

5. ¿Cuándo es mejor comprar?
En general, las agencias empiezan a recibir los nuevos modelos a partir de octubre. Así que es probable que en ese momento encuentres el modelo anterior del auto que te gusta con un descuento. Lo mismo pasa en los meses de enero y febrero, aunque hay algunos autos que son muy populares y que por eso no tienen ningún tipo de descuento.

Aquí va otro tip importante: es mejor comprar a fin de mes. Como las agencias siempre están presionadas para aumentar sus ventas en el cierre mensual y los vendedores buscan alcanzar su cuota, tendrás un mayor margen de negociación.

Por último, los domingos en la mañana son un buen día para cerrar un trato. Y es que los vendedores tendrán más tiempo para atenderte con tranquilidad, responder a tus preguntas y, además, estarán con la actitud de empezar bien la semana cerrando una venta.

6. ¿Estás listo para negociar?
Hay tres cifras claves que debes investigar: el precio a costo del vehículo (cuánto le costó a la agencia), el precio sugerido del mercado y el precio de lista (que pone la agencia), sin olvidar extras y cargos adicionales. Contacta a algún amigo o conocido que trabaje en el sector automotriz o que lo conozca bien, y pídele orientación sobre estos datos. También puedes recurrir a Internet.

¡Atención! Algo que mucha gente no sabe es que los precios siempre pueden negociarse. Normalmente, las agencias ponen un mínimo sobre el cual un auto se puede vender. Y la misión del vendedor es lograr el mayor precio posible. Empieza a negociar desde el precio a costo. Y si no estás seguro sobre ese valor, descuenta un 15% al precio de lista.

7. ¿Hiciste una prueba de manejo?
Es una buena idea establecer un contacto inicial por teléfono o correo electrónico con un agente antes de presentarte en persona. Esto puede darte una idea del estilo de negociación que tendrás que enfrentar durante todo el proceso de compra. Llama a algunas agencias y pregunta si tienen en existencia el auto que estás buscando (del color y con los acabados que quieres).

Haz solicitudes a varios concesionarios y depura tu investigación con base en las respuestas que obtengas. Cuando llames para acordar una prueba de manejo, advierte que no vas a comprar enseguida. Sin embargo, aclara que lo harás ahí si decides adquirir ese modelo en particular y si te ofrecen un buen precio. Un vendedor tradicional comenzará las negociaciones con una cifra alta, con la expectativa de ir negociando a la baja.

8. ¿Sabes cómo probar un auto?
La prueba de manejo debe imitar las condiciones en que usarás la unidad cuando la compres.

Si vas y vienes al trabajo todos los días, manéjalo en tráfico lento y en vías de alta velocidad. Si con frecuencia pasas por cuestas y calles empinadas, lleva el auto a zonas que tengan esas condiciones. Maneja pasando topes y en calles empedradas, da vueltas cerradas y prueba los frenos en un sitio seguro. Sube y baja del vehículo varias veces y siéntate en el asiento trasero, especialmente si planeas llevar pasajeros. En suma, pregúntate si puedes vivir con ese coche varios años.

Mientras haces tu evaluación, no permitas que te distraiga el discurso del vendedor. Y por supuesto, no olvides un último factor: tu intuición. Si no estás seguro con respecto a determinado modelo, sigue tus sentimientos. La decisión de comprar un automóvil es demasiado importante (y costosa) como para no asumirla con absoluta seguridad.

9. ¿Qué hacer luego de la prueba de manejo?
Es el momento de salir de la agencia. ¿Por qué? Sencillo. Porque probablemente necesites manejar otro tipo de autos en otras concesionarias. Es buena idea dedicar toda una mañana o una tarde completa a las pruebas de manejo. Esto te ayudará a identificar diferencias que te llevarán a tomar una decisión de compra mejor informado.

Así que, ¿cómo escapar de las garras del vendedor? Di que todavía vas a manejar otros coches y que aún no puedes tomar una decisión. La mayoría de los buenos vendedores lo respetará. Si no lo hacen, de cualquier manera no querrás tratar con ellos.

10. ¿Estás listo para hacer tu compra?
Para este momento ya tienes que haber considerado todos los modelos del segmento que te interesa. Por otro lado, tener claro lo que puedes pagar y si harás la compra de contado o a crédito. Y también haber hecho las pruebas de manejo correspondientes.

Así que llegó la hora de afinar tu selección, elegir un auto y hacer un trato. Cualquiera que sea tu decisión, tómate un instante para felicitarte por haber cumplido con la tarea de encontrar el coche ideal para ti. Ahora puedes seguir adelante con confianza.

www.SoyEntrepreneur.com