Finanzas

Las 6 C del Consumo inteligente

Si quieres alcanzar tus objetivos económicos debes aprender a consumir con responsabilidad. Aplica estos hábitos, y conviértete en un consumidor inteligente.
Las 6 C del Consumo inteligente
Crédito: Depositphotos.com

Para alcanzar los objetivos económicos de largo y mediano plazo y mantener una salud financiera estable, deberás convertirte en un Consumidor Inteligente. Lo conseguirás si haces de la organización, la constante investigación y el consumo planificado, tus ejes de acción.

Consumimos todo el tiempo. Y es por esta razón que aplicar y mantener algunos hábitos del consumo inteligente pueden ser decisivos para adquirir la salud financiera que deseas.

Los hábitos del consumidor eficiente se resumen en esta serie llamada las 6C del consumo inteligente. Pon atención y aplícalas con responsabilidad:

1. Conservar los comprobantes
Siempre que realices una compra, conserva el comprobante en un mismo lugar y de forma organizada. En caso de que quieras cambiar o necesites utilizar la garantía del objeto comprado, será necesario tener esta documentación a mano.

2. Comparar precios
No dejes de buscar opciones antes de comprar. El valor y las condiciones de pago para un mismo producto pueden variar mucho en diferentes establecimientos comerciales.

3. Comercio En Línea
Utiliza y aprovecha los buenos servicios de compra que ofrece Internet. Éstos se han convertido en la nueva plataforma para encontrar precios competitivos.

Elije los sitios confiables y conocidos y busca vendedores con buenas referencias de otros clientes. Esto es disponible en la mayoría de los portales.

4. Cotizar
Cuando solicites un servicio, pide a la empresa que te lo proveerá una cotización detallada antes y verifica que esté de acuerdo con los términos. La cotización debe incluir detalles del servicio, la forma de pago, el tiempo de ejecución, el material que se utilizará y el plazo de vencimiento.

5. Controlar tus impulsos
Evita realizar compras que no estén planificadas en el presupuesto familiar o endeudarse para comprar algo de impulso. Son justamente estos momentos en los que adquirimos deudas comprometedoras y difíciles de eliminar.

6. Consultar tus derechos del Consumidor
Si compras gato y te dan liebre, querrás alegar y tienes cómo. Primero busca a la empresa que te prestó los servicios o vendió el producto e intenta entablar una conversación sincera y amigable para llegar a una resolución. Mantente tranquilo y con argumentos claros. Si no consigues una respuesta satisfactoria, mantén la calma, existe la Procuraduría Federal del Consumidor, recurre a ellos para proteger tus derechos.

www.SoyEntrepreneur.com