Emprendedores

Sé tu propio jefe

¡Inicia ya tu negocio y conviértete en tu propio jefe! Los mejores tips y opciones para independizarte u obtener ganancias extras.
Sé tu propio jefe
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Ya sea que busques independizarte u obtener ingresos adicionales, lo cierto es que para emprender un negocio con éxito, es importante dar los primeros pasos con firmeza. Esto incluye desde tener claro a qué te quieres dedicar hasta decidir si prefieres sumarte a la red de un modelo ya probado, como una franquicia, multinivel o venta por catálogo.

La buena noticia es que hoy tienes la posibilidad de operar tu empresa desde casa y disfrutar de las ventajas que esta opción plantea. Para empezar, ahorras costos (como el pago de la renta de un local u oficina) y puedes combinar tu trabajo con otras tareas.

No esperes más y convierte estos consejos en la guía práctica para alcanzar tus metas.

1. Elige el negocio perfecto.
El primer paso para convertirte en tu propio jefe es conocerte. Para ello, hazte estas dos preguntas clave: ¿para qué soy bueno? y ¿cuáles son mis intereses? Con base en las respuestas que obtengas, determina a qué te quieres dedicar. 
 Después analiza si las opciones que tienes en mente están dentro de tus posibilidades económicas, técnicas, humanas y hasta familiares.

Una vez que tengas esto claro, traza un plan de negocios en el que, desde luego, incluyas lo que harás de tu vida. Asegúrate de que los objetivos y perspectivas profesionales y personales estén alineados.

También vale la pena definir qué tipo de emprendedor eres. Así que tómate un tiempo e identifícate con alguno de estos perfiles.

Dinámico e hiperactivo. Es quien desempeña una mejor labor si se encuentra en actividad constante.
Intelectual. Alguien que está cómodo en un escritorio y que disfruta de leer, investigar y hacer trabajo de oficina.
Emocional. Es demasiado sensible frente a todas las situaciones que se le presentan. No se recomienda que cubra la parte de atención al cliente, pues corre el riesgo de irritarse fácilmente o deprimirse.

2. Prepara tu lugar de trabajo.
Un error común de quienes operan un negocio desde casa es pensar que pueden trabajar en el comedor o incluso recostados en la cama. Pero hay que tener siempre presente que aunque se trate de un formato casero, debe ser profesional. Por lo tanto, el consejo es acondicionar un espacio especial para trabajar, de preferencia alejado de distractores como la televisión, la cocina y las áreas donde conviva la familia.

Ahora bien, considera que tienes que invertir en la adquisición de herramientas para desempeñar tus labores cotidianas y, sobre todo, para llevar tu oficina a donde quieras. Aquí el presupuesto de un kit básico:
Computadora portátil. Existe una amplia variedad, desde las tipo notebook o “mini” con un precio de unos $3,599 (MercadoLibre.com) hasta equipos profesionales de $34,499. La recomendación es que compres un modelo con las características que requieres para satisfacer tus necesidades.
Smartphone. La ventaja de un celular inteligente es que te permite estar en contacto permanente con tus clientes y proveedores no sólo vía telefónica, sino también por correo electrónico, chat y redes sociales. Hay equipos desde $3,399 (MercadoLibre.com) o bien, puedes contratar un plan de datos (con servicio de Internet) desde $535 mensuales (Telcel).
Servicio de Internet móvil. De esta manera, puedes darle seguimiento a la entrega de un pedido, responder la duda de un cliente o hacer un pago en línea. Hay servicios que te permiten tener acceso permanente a Internet, ya sea que te encuentres en casa, sitios públicos o en carretera. Su costo va desde $299 hasta $599 mensuales (Iusacell).
Sitio Web profesional. Contar con una página en donde incluyas tu catálogo de productos y servicios, así como tus datos de contacto es fundamental para entrar en contacto con millones de cibernautas. Contrata a un diseñador profesional ($18,000) para que se encargue de construir el sitio e invierte unos US$158 anuales (que incluyen dominio, hosting y terminación).

3. Date a conocer.
Contrario a lo que se pensaría, desarrollar una campaña de marketing y publicidad sin costo es posible; basta con aprovechar las redes sociales. Estos recursos son utilizados incluso por las grandes firmas para dar a conocer de manera inmediata sus lanzamientos. Asimismo, son el canal ideal para tener contacto directo y retroalimentación con sus consumidores. Y lo mejor es que son herramientas 100% gratuitas.

Jonathan Rodas, diseñador senior de la consultora InSitum y experto en el tema, recomienda a los emprendedores abrir una cuenta en Facebook y Twitter y alimentarlas con contenido (como consejos prácticos) cada dos días. “Así evitarás que tus seguidores pierdan atención a tus mensajes y no los saturarás de información”, dice. Un tip más: cuida el lenguaje que utilices, ya que se trata de la tarjeta de presentación virtual de tu negocio.

4. Adminístrate de manera inteligente.
Primera regla: no mezclar tus finanzas personales con los gastos e ingresos de la empresa. En consecuencia, crea dos cuentas y adminístralas de forma independiente. Lo mejor es que, conforme aumenten tus ocupaciones y ritmo de trabajo, contrates los servicios de un contador para que lleve en orden el tema de pago de impuestos y cumplimiento de obligaciones fiscales.

Segunda regla: ve más allá y coloca las ganancias en un fondo de inversión de bajo riesgo; así el dinero estará activo y generará ingresos adicionales en lugar de tenerlo en una cuenta de ahorro tradicional.

Tercera regla: investiga en varios bancos qué opciones de tarjetas de crédito empresariales ofrecen mayores beneficios en cuanto a tasa, plazos y cos-tos. Recurrir a fuentes de financiamiento es bueno, sólo es cuestión de definir para qué utilizarás el dinero, hacer un calendario de pagos y, sobre todo, cumplirlo.
Cuarta regla: a fin de garantizar un constante flujo de efectivo es importante que desde el principio establezcas los términos de pago. Ya sea que pidas un anticipo del 50% y el resto al momento de entregar la mercancía o completar el servicio, o bien, ofrecer un descuento por pronto pago. Tú eliges.

5. Optimiza tu tiempo.
Trabajar desde casa puede provocar confusión entre los emprendedores. Cuando no hay alguien que marque las reglas es fácil caer en algunos vicios como despertarse tarde o trabajar más horas de lo debido. Evita estas prácticas, ya que sólo le resta seriedad a tu empresa.

Si en este momento cuentas con un empleo pero quieres iniciar un proyecto de negocios personal, Claudia Baquerie González, empresaria ejecutiva Avon México, recomienda que al principio inviertas tres horas al día. Después, si los resultados obtenidos son los esperados, comienza a involucrarte más hasta que lo conviertas en tu principal fuente de ingresos.
“La ventaja que tienes al ser tu propio jefe es que puedes trabajar ocho horas diarias pero acomodándolas a tu ritmo de vida”, asegura la emprendedora. Eso sí, cuando trabajas por tu cuenta es vital ser paciente y constante, pues sólo así alcanzarás los objetivos proyectados.

6. Emprende con un concepto probado.
Existen modelos de negocio –como franquicias, redes de multinivel, ventas por catálogo, distribución o representación– que ofrecen una oportunidad para que las personas se independicen. Entre otros beneficios, cuentan con marcas posicionadas en el mercado, procesos estandarizados y territorios disponibles para explorar. A cambio, exigen una inversión inicial y cumplir con ciertos requisitos (como exclusividad).

Claudia Baquerie comenzó como representante Avon en 2002 y en sólo un año ascendió al nivel de Líder de toda una red multinivel. “La marca de por sí se vende sola. Pero también marcó la diferencia la constancia y el compromiso personal para hacerme de mi propio negocio”, señala.

Si piensas sumarte a una de estas empresas, antes verifica que se trate de una organización seria. Para ello, acércate a la Asociación Mexicana de Franquicias (www.franquiciasdemexico.org) o a la Asociación Mexicana de Ventas Directas (www.amvd.org.mx). O para obtener información de primera mano, entrevístate con personas que ya forman parte de estas redes de negocios.

De acuerdo a la experiencia de Baquerie, a continuación algunos tips que te serán de utilidad:
Capacítate continuamente y usa tus productos, así dominarás tu oferta al 100% y podrás compartir tu experiencia con los clientes.
Lleva muestras de lo que vendes a todos lados, con el objetivo de que las personas conozcan sus beneficios.
Cuando una persona pruebe cierta mercancía, vuelve en tres días para preguntarle cuál fue su experiencia y si desea mejorar los resultados adquiriendo otros artículos.
Ten presente que en la medida en que profesionalices tus actividades obtendrás mayores ingresos.

7. Prepárate para crecer.
El hecho de que un negocio sobreviva no significa que le vaya bien. De ahí que iniciar tu propia empresa es sólo el primer paso; luego hay que trabajar para consolidarla y desarrollarla. Por eso, es importante que desde el principio seas profesional. ¿Cómo lograrlo?
Acércate a una incubadora de negocios, en donde contarás con el apoyo de expertos que te ayudarán a trazar una estrategia y a fortalecer tu proyecto. Consulta el directorio del Sistema Nacional de Incubación de Empresas (www.siem.gob.mx/snie).

Cumple con tu palabra en tiempo y forma, ya sea con clientes, proveedores o socios.
No descuides la parte administrativa, financiera y fiscal. Por ejemplo, estar al corriente con tus obligaciones incluso te puede traer beneficios como devoluciones por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Establece políticas claras de cobro, sólo de esta manera asegurarás un flujo constante de efectivo, el cual es la base tanto para cubrir tus gastos como para aprovechar las oportunidades que se presenten.

Si tienes socios, pide asesoría a un abogado para que todos los acuerdos que se hagan, sobre todo si hay capital invertido de por medio, estén legalmente por escrito y en orden.
Apóyate en la tecnología para crecer. El hecho de tener presencia en Internet a través de un sitio Web, blog o perfil en las redes sociales te dará acceso prácticamente gratuito a un universo infinito de clientes.

No olvides revisar y actualizar tu plan de negocios cada seis meses. De esta manera, verificarás si estás cumpliendo con tus metas o si es necesario co-rregir el rumbo en algún punto.

Cuida e invierte en tu imagen y la de tu empresa.

www.SoyEntrepreneur.com