Franquicias

El manual técnico de una franquicia

El know how se transmite en manuales que provienen de la experiencia del franquiciante. Conoce los puntos que debe contener el primero.
El manual técnico de una franquicia
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Para una franquicia es indispensable desarrollar un concepto de negocio de éxito, verificarlo, probarlo en la práctica, describirlo y recogerlo en soportes que permitan su transmisión a terceros.

El “know-how” es la herramienta que permite aquel traspaso. Lo componen un conjunto de conocimientos prácticos no patentados, que permiten al franquiciante transmitir al franquiciatario la filosofía corporativa de su empresa, base de su éxito empresarial.

Éste se  transmite en forma de manuales operativos y debe provenir de la propia experiencia. Éstos son cuatro grandes manuales y el primero de ellos es el Técnico. A continuación te explicaremos los siete puntos principales que debería entregar toda franquicia en este apartado:

1. El Producto. Dependiendo del sector al que la franquicia se dirija tendrá un tratamiento específico del producto o servicio. El franquiciante dentro del manual técnico deberá redactar las instrucciones necesarias para formar en el tratamiento del mismo.

2. Familias de Productos. Es importante saber que cada sector tendrá unas familias de productos o servicios con diferentes tratamientos, dependiendo de una infinidad de factores como pueden ser: temporadas, paquetes de servicios, fechas de caducidad, presentación, ofertas, público objetivo, entre otros. Este aparatado tendrá que determinar la variedad de productos o servicios dentro de cada una de las familias que configurará la oferta.

3. El Local. El manual de adecuación del local y de identidad visual que la central facilitará a todos los franquiciatarios, tiene el objetivo de conseguir una imagen de homogeneidad y unidad  entre todas las unidades de la cadena.

Aquí la ayuda se enfoca en la entrega de reglas para la elección del local. Se indica dónde ubicarlo, la dimensión ideal, la necesidad (o no) de escaparate, el enclave del negocio y la decoración.

4. Las Instalaciones. Lógicamente todas las instalaciones irán adecuadas al tamaño del local del que se dispone, y para ello la central franquiciante deberá aportar el manual correspondiente a las instalaciones del mismo.

5. Mobiliario y herramientas. El franquiciante tiene el deber de adjuntar información detallada que indique cómo operar el mobiliario y las herramientas informáticas o técnicas, en forma rápida y eficaz ante cualquier percance que pueda surgir en la operatividad del negocio.

6. Mantenimiento. El establecimiento debe mantenerse en perfecto estado. Cualquier desperfecto debe repararse con rapidez, para evitar que el cliente aprecie indicios de abandono. La información contenida en este manual tiene que ser capaz de instruir a los franquiciatarios para que actúen con celeridad en este aspecto.

7. Permisos y licencias previas. En este apartado se deberá aclarar quién es el encargado de gestionar y obtener las licencias necesarias para la puesta en marcha de la actividad, tales como la construcción e instalación, permisos de apertura, registros etc. No olvides que en toda actividad va a tener la titularidad el franquiciatario.