Marketing

Crea clientes fieles

Ejecuta estas ocho estrategias de ventas para generar clientes leales y lograr relaciones a largo plazo que realmente te generen más ingresos.
Crea clientes fieles
Crédito: Depositphotos.com

Hoy, las personas son más selectivas en cuanto al lugar donde gastan su dinero. Así, cuando deciden sacar la chequera, lo más seguro es que quieras ser su primera opción. Incluso si a tu negocio le está yendo bien, tus clientes pueden irse tan rápido como llegaron. Y es que hacer negocios va más allá que una simple transacción.

Construir una relación te ayuda a establecer un vínculo más estrecho y sólido. Recuerda que algunos compradores están dispuestos a pagar más por un producto o servicio si tienen una conexión personal con la empresa ofertante.

A continuación, ocho acciones para crear relaciones de largo plazo y que al final incrementarán tus ventas.

1. Mantente en contacto todo el tiempo.
Si recientemente surtiste un pedido o brindaste un servicio, lo ideal es pedir retroalimentación. El hecho de mostrar que te interesa el nivel de satisfacción de tus clientes habla mucho de tu compromiso hacia ellos. También representa una oportunidad para averiguar qué más puedes ofrecerles para hacer nuevos negocios.

Si desde hace varios meses no te compran, averigua la razón y, prepara una solución a la medida para ayudarlos (si es que está en tus manos). Asimismo, este recurso servirá como un recordatorio para ellos de que estarás ahí para lo que necesiten.

2. Utiliza el teléfono. Aunque la mayor parte de tu comunicación sea vía correo electrónico, es clave que ocasionalmente hagas una llamada para contactar a tus consumidores. Recuerda que la interacción es una de las piezas esenciales para construir una relación sólida y de largo plazo.

3. Diversifica tu mercado.
Quizá tengas en mente explorar un nicho de mercado en específico, pero esto no significa que concentres todos tus esfuerzos en él. Por eso, la recomendación es convivir con otros grupos relacionados con tu público meta o target. De esta manera, construirás redes de negocios, en donde la gente que conoces hoy te puede recomendar clientes potenciales en el futuro.

4. Ayuda sin buscar algo a cambio.
Dar tu apoyo a alguien no quiere decir que tus esfuerzos tendrán un resultado inmediato. Lo que sí es cierto es que cuando estas personas estén buscando un producto o servicio que ofreces, lo más probable es que seas la primera opción que les venga a la mente. Y no olvides que mientras más llegues a conocerlas, tendrás mayores posibilidades de ofrecerles soluciones, pues estarás al tanto de sus necesidades.

5. Escribe una nota.
Se trata de un detalle sencillo, pero que puede llegar a ser muy especial para tus clientes. Tómate unos cinco minutos para escribir unas breves líneas para mostrar tu agradecimiento. Si quieres lograr mayor impacto, envía la nota inmediatamente después de que se cierre la venta.

6. Planea tus citas.
Cada individuo tiene una carga de trabajo determinada, cierto estilo de comunicación y hasta un deseo particular de compartir información. Por lo tanto, las acciones que realices para estar en contacto con tus consumidores también deben ser diferentes.

Por ejemplo, si un cliente está la mayoría del tiempo ocupado en asuntos de su negocio, llámalo  primero para fijar una hora para visitarlo o para tomar un café.
Tu acercamiento tiene que ser auténtico y ubicarse en un rango que te resulte cómodo; de lo contrario, puede ser contraproducente. Si no te sientes a gusto con la interacción cara a cara, quizá prefieras comenzar por levantar el teléfono.

7. Responde con prontitud.
Muestra tu compromiso con un alto nivel de servicio. Si se presenta alguna queja o reclamo, no lo ignores; mejor actúa y convierte en una prioridad resolverlo de inmediato. A veces los errores y cómo solucionarlos ofrecen una oportunidad excepcional para demostrarle a los compradores que realmente son importantes para ti y para tu negocio. Así que toma una mala situación y vuélvela positiva.

8. Escucha, escucha y escucha.
El problema de la mayoría de las empresas es que sus vendedores piensan que la clave para conquistar a los clientes está en hablar, hablar y hablar. ¿De qué? Principalmente del producto o servicio que ofrecen, dejando de lado los argumentos de la otra persona. ¡Grave error!

Por ejemplo, si el cliente te comenta que su hijo está a punto de entrar a la universidad o que está por tomar unas esperadas vacaciones, anótalo en tu agenda. El objetivo es que más adelante, cuando hables con él –como parte de tu labor de seguimiento–, puedas platicar acerca de estos temas. O tal vez te comente que la semana anterior fue su cumpleaños o aniversario de bodas. Apunta ese dato en tu agenda para que el siguiente año no te olvides de enviarle una tarjeta de felicitación.

www.SoyEntrepreneur.com