Emprendedores

Analiza a fondo tu mercado

Descubre cómo una franquicia de despachos de contabilidad permitió a un profesionista abrir un negocio complementario a su trabajo.
Analiza a fondo tu mercado
Crédito: Depositphotos.com

Recién graduado como contador de la universidad, Joel Ayala empezó a trabajar en una empresa de cómputo que en ese momento pasaba por una situación complicada. Fueron épocas de largas jornadas laborales para que la compañía saliera del bache financiero en el que se encontraba, pues cuando hay crisis no hay horarios fijos que valgan.

En un momento, el joven profesionista se percató de que los esfuerzos no estaban dando los resultados deseados y que tanto la empresa como su empleo estaban en peligro. De modo que a principios de 2004 abrió dos negocios complementarios: una comercializadora de dulces mexicanos tradicionales (que finalmente no funcionó) y, junto con un socio, una oficina de Impuestum Contadores, franquicia de despachos de contabilidad y asesoría fiscal.

“Yo tenía pensado que el despacho fuera una ‘patita’ de una serie de negocios adicionales”, comenta Ayala. Dado que seguía trabajando en la empresa de cómputo, dedicaba las tardes y los fines de semana a supervisar sus emprendimientos. Así estuvo durante dos años, hasta que perdió su empleo. Entonces se abocó completamente a hacer crecer tanto el bufete como la empresa de dulces, dividiendo entre ellos su atención en partes iguales.

El empujón
El negocio de contabilidad funcionaba bien, hasta que surgieron fricciones con una empleada de confianza que operaba el despacho y que, al dejar la oficina, intentó llevarse a los clientes. Entonces Joel comenzó a dedicarle casi toda su atención al bufete. Con el apoyo del corporativo franquiciante, el empresario sobrevivió al temporal y a raíz de esa circunstancia se quedó al frente del despacho.

Según el joven, elegir una franquicia le dio solidez a su oficina de contadores y acceso a know how clave sobre aspectos fiscales. Además, puede solicitar apoyo a expertos en distintos temas que forman parte de la red de negocios conformada por Impuestum.

Gran parte de los clientes de la franquicia operada por Ayala son emprendedores: algunos son jóvenes que acaban de abrir su empresa y otros hijos de empresarios que asumieron el control del negocio familiar. El mercado objetivo de este bufete son compañías e individuos que facturan entre $2 y $40 millones.

Joel explica que el crecimiento se ha dado en buena medida por recomendaciones de boca en boca, pues una red de despachos es más confiable que contar con un profesional independiente que lleve las cuentas y que en cualquier momento puede abandonar a su cliente. Además, un bufete es capaz de optimizar mejor los recursos.

A futuro, las perspectivas del negocio son buenas. De hecho, el requerimiento de la factura electrónica, la cual ya es obligatoria, abre una nueva oportunidad para expandir las operaciones.

Además, las personas están solicitando servicios adicionales conocidos como Business Process Outsourcing (BPO), para llevar la tesorería, las cuentas por cobrar y las cuentas por pagar. “Estamos permanentemente enriqueciendo los productos y servicios que ofrecemos”, dice Ayala.

El empresario recomienda que si una persona tiene la inquietud de iniciar un negocio de tiempo parcial, debe hacerlo. Pero como dice el millonario estadounidense Donald Trump, conviene “probar el agua antes de aventarse”. Es decir, hay que conocer las características del proyecto que se iniciará y de la industria en la que se desea participar.

Pese al éxito del bufete, los ímpetus emprendedores de Ayala no han disminuido. Actualmente tiene una casa de huéspedes para estudiantes, un negocio al que le dedica sólo unas cuantas horas al mes. Y también produce miel en un rancho. Sin embargo, el despacho contable absorbe el 80% de su atención.

El empresario además hace la siguiente reflexión. “En México lamentablemente no nos han enseñado mucho a soñar ni a preguntarnos hasta dónde podemos llegar”, dice. “Y la verdad es que no puedes llegar más allá de lo que no te has imaginado. Por eso, lo primero es visualizar en tu mente tus objetivos”. Y claro, de inicio dedicarles por lo menos una parte de tu tiempo.

Si estudias las características del negocio que vas a comenzar, cometerás menos errores.

SERVICIOS DE CONTABILIDAD
Tanto individuos como empresas necesitan estar en regla con Hacienda. Ofrece desde trámites básicos hasta una planeación fiscal completa, de acuerdo con la ley. Tus mayores activos son la eficiencia y la confiabilidad. Para este negocio lo mejor es que seas contador, pero si no lo eres puedes ser un inversionista o dueño de un despacho, y contratar a un profesional para que lo opere.

Impuestum Contadores
Franquicia de despachos de contadores públicos.
Inversión inicial: US$34,000 (incluye cuota de franquicia y gastos para apertura del despacho).
www.impuestum.com


www.SoyEntrepreneur.com