Finanzas

Cómo usar las tarjetas prepagadas

No todo es crédito o débito. Conoce cómo funcionan las tarjetas de prepago bancarias, son más fáciles de obtener y usar.
Cómo usar las tarjetas prepagadas
Crédito: Depositphotos.com

No todo es crédito o débito. Existe otro tipo de tarjetas que pueden ser muy útiles y prácticas: las prepagadas. Éstas están ganando espacio en el mercado debido a que son más fáciles de obtener y se pueden utilizar en gran parte de los comercios.

Las tarjetas prepagadas son aquellas en las cuales se deposita una suma de dinero y a medida que usas la tarjeta vas consumiendo esos fondos, ya sea a través de retiros en efectivo en cajeros automáticos o realizando compras con la tarjeta en los comercios adheridos. 

Su funcionamiento es igual que el de las tarjetas de débito pero en lugar de retirar los fondos de tu cuenta de cheques, usan el dinero previamente depositado en esta tarjeta.

Las tarjetas de prepago más conocidas hasta ahora son las de regalo, muchas veces asociadas a una tienda específica. Su funcionamiento es sencillo: alguien compra una tarjeta con una cantidad de dinero asignada y la regala a otra persona, que la irá "gastando" en ese comercio.

Ésta es una nueva herramienta financiera que conviene ser analizada y tener en cuenta. Te enseñamos todo lo que debes saber sobre éstas. Toma nota:

Conoce sus múltiples usos
Además de las de regalo, se están popularizando tarjetas de prepago que no están asociadas a un comercio, sino a un banco, y que básicamente se pueden utilizar en todos aquellos lugares que acepten tarjetas de débito y crédito tipo MasterCard o Visa.

Algunos ejemplos de tarjetas prepagadas son las tarjetas de nómina, en las que es el empleador quien deposita los fondos; y las tarjetas de transferencia de dinero, donde es el enviador de los fondos quien deposita el dinero.

Son una alternativa al sistema bancario
A pesar de sus posibles usos bancarios, estas tarjetas nacieron para ser una alternativa al sistema, pues en general no se requiere de una cuenta bancaria asociada para obtenerla. Por ende, no se necesita ser aprobado ni tampoco tener historial de crédito.

Úsalas para controlar tus gastos
Una vez que se utilizaron todos los fondos disponibles, no puedes continuar usando la tarjeta. Uno de los beneficios de esta tarjeta es que te ayuda a controlar tus gastos, ya que no puedes utilizar más de lo que tienes. Además, cuentas con la seguridad de no llevar dinero en efectivo y eliminas los riesgos de perderlo o que te lo roben.

Fíjate en los cobros
¡Cuidado! La mayoría de estas tarjetas cobran un mantenimiento mensual, salvo algunas que, a partir de un mínimo de fondos, eliminan esa comisión.

Revisa tu información
En cualquier caso, sea recargable o no, podrás acceder a la información y movimientos de la tarjeta a través del sitio Web de la tarjeta y la clave que hayas dado al activarla.

Usa identificación personal
La  identificación personal es necesaria si se quiere que la tarjeta sea recargable. En este caso, se puede incluso hacer un depósito directo del sueldo en la tarjeta.

www.SoyEntrepreneur.com