Emprendedores

10 minutos con Héctor Álvarez

Conoce a Héctor Álvarez, fundador y presidente de Metco, una empresa de edulcorantes naturales que demuestra que emprender es sinónimo de innovar.
10 minutos con Héctor Álvarez
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Héctor Álvarez de la Cadena, fundador y presidente de Metco (www.metco.com.mx), está convencido de que emprender es sinónimo de innovar. Su compañía, productora de edulcorantes naturales bajos en calorías, fue galardonada el año pasado con el 6to. Premio American Express Corporate Card a la Empresa más Innovadora, y con el 1er. lugar del Premio Nacional de Innovación Tecnológica Alimentaria.

“Invertimos el 5% de nuestros ingresos en investigación y desarrollo”, revela el emprendedor.

¿Cuál es la fórmula del éxito de Metco?

Los objetivos basados en la innovación continua y la gente que forma parte de la compañía. Una de nuestras metas es registrar como mínimo una patente al año. Así desarrollamos un azúcar light para niños o un jarabe bajo en calorías para la industria de bebidas. Además, pronto entraremos a la de la panificación con un azúcar de alto rendimiento.

No podemos quedarnos quietos: todos los días pensamos nuevas aplicaciones para nuestros productos. El secreto está en no rendirse y recompensar a toda la compañía por los logros alcanzados.

¿Por qué apostar por el capital humano?
Uno puede cambiar una máquina por otra para que le dé mayor eficiencia industrial. Pero la creatividad, el interés y la lealtad de una persona no se sustituyen. Como jefe, nunca le he levantado la voz, ni en público ni en privado, a ninguno de mis empleados. Un buen líder afronta situaciones difíciles sin perder los estribos. Más que subordinados, mis empleados son mis socios. Si Metco innova, es porque ellos lo hacen posible.

¿Cuál es el principal reto de un emprendedor en México?
La carencia de recursos económicos. Saber cómo financiar un proyecto e involucrar gente que crea en él es lo más laborioso. Por eso los empresarios mexicanos tenemos que colaborar con la academia, acercarnos a los investigadores y conocer qué desarrollan las universidades en materia tecnológica, para crear una sinergia capaz de impulsar la industrialización y comercialización de la innovación nacional.

¿Hay apoyos para fomentar la innovación académica en el país?

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) trabaja con las empresas para ayudarlas a desarrollar productos innovadores, y a patentar y comercializar, a través del sector privado, proyectos universitarios que de otra manera no llegarían al mercado. Además, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) vincula a los investigadores con las Pymes, divulga y patenta productos inéditos en el mercado y hasta ayuda a desarrollar negocios emergentes.

Las posibilidades de crear estas alianzas entre las empresas y los investigadores están ahí: si uno desconoce el tema, siempre habrá un lugar donde pueda ser orientado. Lo que importa es que uno tenga realmente la determinación de ir más lejos, de apostar por los creadores tecnológicos y los científicos del país.

¿Cómo beneficia la relación academia-empresa al emprendedor?

Entrar en contacto con el mundo de la ciencia y la tecnología es sinónimo de adoptar realmente el camino hacia la innovación. Las grandes ideas de los científicos e investigadores mexicanos deben aprovecharlas y desarrollarlas los mismos mexicanos. Esto garantiza originalidad y exclusividad a la oferta de los empresarios nacionales, que buena falta hace.

En Metco podemos garantizar que la primera azúcar baja en calorías es y fue la nuestra; el primer producto para diabéticos, lo desarrollamos en nuestro laboratorio. A nosotros nos define la confianza en las ideas de nuestros científicos, una de las fuerzas creativas del país más desaprovechadas. Nuestro deber es evitar la fuga de cerebros. Y si podemos hacer negocio de esto y beneficiar a cientos de familias, pues mucho mejor.

¿Qué nuevas oportunidades tiene hoy el empresario mexicano?
-Programas como México Emprende, de la Secretaría de Economía, están diseñados para solventar los problemas que tienen los emprendedores. Ahí hay incubadoras para desarrollar proyectos en su aspecto jurídico, en el tema mercantil y en la parte de apoyo publicitario. El programa está conformado por profesionales expertos en sus campos. Por ejemplo, intervienen contadores o ingenieros, cada uno de ellos asesorando en la rama que dominan.

¿Cómo han funcionado hasta ahora estos apoyos?

Las instituciones respaldan, pero el problema está en la asistencia de los empresarios a los programas. No hay una buena educación en materia de emprendedurismo en México, y eso se constata por el poco acercamiento que hay hacia este tipo de iniciativas, que ofrecen mucho, pero que pocos toman. Yo formo parte de México Emprende como parte del consejo directivo de empresas, y he constatado que el futuro empresario mexicano no busca los programas. Y esto no sucede sólo en este caso: también soy vicepresidente de la Cámara Nacional de Empresas Biotecnológicas, y la situación de estas instituciones no difiere mucho.

¿De qué manera podría superarse este problema?
Hoy por hoy dedico mucho tiempo a favor del desarrollo de las empresas pequeñas y medianas de nuestro país y por eso se qué problemas enfrentan los empresarios. Por mi parte, he intentado desarrollar estrategias para ayudar a generar microempresas desde Metco, para compartir las plataformas que tenemos y crear alianzas que, a la larga, beneficien a todos. Eso es algo que todos los empresarios debemos hacer: ayudar a los jóvenes a desarrollar ideas de gente que necesita la experiencia de quienes ya formamos parte del mercado.

Las nuevas generaciones tienen mucho que ofrecer aunque no sepan exactamente cómo. Impulsar desde una plataforma consolidada es el primer paso que hay que dar para el futuro.

www.SoyEntrepreneur.com