Marketing

Haz campañas publicitarias efectivas

Evita estos 10 errores y crea un mensaje que realmente te acerque a tu público meta, ¡te ayudará a multiplicar tus ventas!
Haz campañas publicitarias efectivas
Crédito: Depositphotos.com

Puedes escribir el mensaje más elocuente del mundo, pero incluso la mejor redacción no siempre motiva la respuesta de los consumidores. En otras palabras, se necesita más que la habilidad de elaborar enunciados de manera coherente para crear un mensaje de mercadotecnia convincente, imperativo y significativo, que reditúe la inversión del emprendedor o dueño de una pequeña o mediana empresa (Pyme).

Así como existen ciertos pasos a seguir para asegurarte de producir un mensaje efectivo, también hay motivos que explican por qué ciertas campañas publicitarias no funcionan. Por eso, lee cada uno de los siguientes puntos y analiza –si es tu caso– las razones por las que no estás obteniendo los resultados esperados con tus estrategias de mercadotecnia.

1. Pecas de arrogante.
Si tu mensaje se trata principalmente de ti, entonces no llegará a los oídos de los consumidores. Para evitarlo, asegúrate de enfocarte en tu público meta. La misión es simple: ayudar a tus clientes potenciales de alguna manera.

Toda esta gente –así como sus necesidades, deseos y expectativas– debe motivar lo que quieres comunicar. Por lo tanto, muéstrale cómo puedes ayudarle en vez de describir  por qué crees que tu oferta es maravillosa.

2. Eres insistente.
Los mensajes enérgicos y que utilizan un lenguaje de ventas agresivo son cosa del pasado. Y lo más probable es que tu público pueda ver a través de tus tácticas. Es más, si suena como un infomercial, el nivel de confianza cae en picada.

Antes de recurrir a una comunicación que perjudique o dañe a los receptores, toma en cuenta tu audiencia, producto o servicio y metas. 

3. Estás divagando.

Ve al grano. Recuerda que los consumidores están ocupados: todo el día son bombardeados con publicidad. Y lo más probable es que no quieres que tus mensajes se pierdan en esa masa inmensa. Tampoco pretendes que tu público pierda interés antes de que tengas la oportunidad de hacerle llegar tu mensaje clave. Así que dilo rápido y de manera efectiva.

4. Puedes llegar a ser aburrido.
Crear mensajes sin impacto es otra manera de perderse en el tumulto diario de ideas que las personas ven y escuchan en todas partes. La respuesta está en comunicar algo motivador y orientado a la acción. No seas pasivo. En vez de eso, involucra a la gente con mensajes oportunos, apropiados y urgentes. Por ejemplo, una promoción irresistible.

5. No tienes credibilidad.
Nunca hagas declaraciones falsas o que exageren una realidad. Hoy, los consumidores disponen de mayor cantidad de información y esto les permite ver más allá de lo que observan. Si cometes este error, ellos no dudarán en alejarse de ti y correr la voz de tus malas prácticas.

Tu obligación es ser transparente, abierto y honesto. Al final, las personas están en la búsqueda constante de mensajes que se basen en la verdad.

6. No dices lo que la gente quiere oír.
Escucha a tu público meta antes de intentar comunicarte con él. Investiga a tus clientes y averigua qué quieren saber de ti. No sólo se los digas, demuéstrales que los entiendes y que cuentas con la capacidad para darles lo que necesitan y desean; incluso, algo más.

7. Colocas tu mensaje en el sitio equivocado. Tu inversión en mercadotecnia resulta inútil si tus consumidores potenciales no reciben tus ideas. De ahí la importancia de realizar un estudio de mercado y mantenerlo siempre actualizado. De esta manera, te cercioras sobre qué tipo de patrones de compra tienen y hasta los lugares que frecuentan tus posibles clientes. Una vez que tienes esta información, hazte presente en donde se desenvuelven.

8. Te precipitas. Necesitas entender el mundo que te rodea para llevar a cabo una campaña publicitaria relacionada precisamente con ese entorno. Elaborar una frase pegajosa que no tenga algo que ver con el contexto donde se desarrolla tu empresa no te dejará los resultados esperados.

Consejo: conoce a tus clientes (actuales y potenciales) y, por supuesto, no dejes de lado las tácticas de tu competencia.

9. Tu único truco está muy visto.
No basta con difundir tus mensajes en un medio, ya sea prensa escrita, radio, televisión o Internet. Los negocios exitosos deben tener planes de mercadotecnia integrales que involucren varios medios –tanto tradicionales como en línea–.

El objetivo es que trabajen de forma conjunta y coordinada para crear una línea de comunicación persistente y consistente.

10. El mensaje no tiene sentido.
Para evitar esta situación, debe estar escrito en el lenguaje al que es más probable que responda tu público meta. Elimina la jerga y los tecnicismos que una persona común no entendería, y mejor adapta tu estilo y tono a lo que cierto nicho está acostumbrado a escuchar.

Algo informal si se trata de consumidores jóvenes; o bien, profesional si está dirigido a ejecutivos o directivos. 

www.SoyEntrepreneur.com