Hide this Looking for English Content? Click here

Lecciones de la Selección Sub-17

  • ---Shares

El pasado domingo, la Selección Sub-17 nos llenó de júbilo y emoción a todos los mexicanos al llevarse el título de la Copa Mundial al vencer 2-0 a la escuadra charrúa. Pero también, estos jóvenes futbolistas dieron en el Estadio Azteca –y a lo largo del torneo en el que se mantuvieron invictos- un gran ejemplo de liderazgo, organización y actitud de constante esfuerzo e innovación que sirven de lección para cualquier negocio y emprendedor que quiera alcanzar el éxito.

Como en toda empresa, el factor humano significó la base de la victoria del tricolor. Si bien la Selección Sub-17 posee una marca fuerte y aceptada entre la afición –por haber obtenido también hace seis años el primer lugar en Perú con la llamada “Generación dorada”- lo cierto es que la alineación diseñada por el DT Raúl “Potro” Gutiérrez destacó por ser una acertada conjunción de grandes y prometedores talentos con un excelente trabajo en equipo. Sin duda, las piezas clave de esta agrupación se encontraron en el cálculo y la proyección del portero Richard Sánchez; en el liderazgo del capitán, Antonio Briseño “el Pollo” quien, desde la retaguardia organiza, administra y alienta a su equipo; en el esfuerzo del mediocampista Jorge Espericueta (quien será recordado siempre por su magnífico “gol olímpico”); en la agilidad y perseverancia de Julio Gómez que, después de recibir 10 puntadas y anotar el histórico gol de chilena que puso a México en la final, se convirtió en un auténtico héroe y en el mejor jugador de la Copa; y finalmente, en la precisión y el compromiso de los delanteros Marco Bueno y Carlos Fierro, así como del mediocampista Giovani Casillas.

Pero además de la importancia de su capital humano, las razones que condujeron al triunfo a esta joven escuadra también se encontraron en la actitud ganadora y motivada de sus jugadores, la cual no disminuyó ante ningún rival ni obstáculo, y en la correcta administración de los recursos desde su interior hasta la cancha, incluyendo la destacable labor de su director técnico. Sin embargo, en realidad el principal motor que animó a la selección conformada por estos chicos menores de 17 años fue la consecución de una meta común: coronarse como campeones del mundo en su propia tierra, mientras millones de fanáticos gritaran al unísono “¡Sí se pudo!”.
    

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.