Finanzas

El ABC de las finanzas para Pymes 2

El ABC de las finanzas para Pymes 2
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Análisis vertical

A nivel estado de resultados
Recuerda que si vas a analizar algo tienes que comparar peras con peras y manzanas con manzanas. Sin embargo, en un análisis vertical puedes comparar meses y años diferentes porque vas a ver proporciones con base en algo.

Así, en la parte de análisis vertical a nivel de estado de resultados lo que tienes que analizar es qué porcentaje de tus ventas representa cada una de las partidas, como gastos de ventas, gastos de administración y costo de ventas.

Los gastos de administración tienden a ser fijos y mientras más vendas deben tender a disminuir en proporción. En tanto que los gastos de ventas con respecto a las ventas su correlación es directa, es decir, tienden a ser más variable.

De esta manera, si aumentas tus gastos de ventas en un 15%, tienes que verificar en cuánto se están incrementando las ventas para evaluar si la inversión hecha –en acciones de marketing o mayores comisiones para vendedores– realmente están impactando en las ventas del negocio o no. 

En un análisis vertical a nivel de estado de resultados, un foco rojo es una variación de más del 5%, aunque depende de la industria y del tipo de negocio.

Por ejemplo, en una comercializadora de carne –la cual es un commodity– los márgenes son mínimos. Por lo que si su costo de ventas en función a ventas en 2009 era del 90% y en 2010 pasó al 94%, ya perdió porque sus márgenes de por sí son muy reducidos. Pero si vendes servicios tienes márgenes mayores y quizá esta variación no impactaría de forma contundente.

A nivel balance general
En el análisis vertical a nivel balance normalmente se revisa cuánto representa del activo total cada una de las partidas. De este modo, puedes comparar su comportamiento en cuanto a porcentaje o representatividad que tuvo de un año a otro, así como su relevancia dentro del balance general.

Si de 2009 a 2010 los clientes de una empresa pasaron del 15 al 40% del activo total, alguien que no es financiero puede decir que se trata de una señal positiva, pues se aumentó la cartera.

Pero la respuesta es no, ya que en realidad tienes menos dinero en la bolsa porque tal vez estás vendiendo más, pero no eres efectivo en la cobranza; incluso, hay cuentas incobrables.

Recuerda que financiar a los clientes cuesta. El costo de oportunidad de tener esas cuentas sin convertirlas en dinero líquido es alto y, al final, no estás ingresando efectivo.