Franquicias

¿Cómo debe ser el Know How de tu franquicia?

El know how es el ADN de una franquicia. Descubre con qué elementos debe contar para replicar el modelo con éxito.
¿Cómo debe ser el Know How de tu franquicia?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El Know How es el ADN de una franquicia y surge de un conjunto de experiencias del franquiciante, tanto positivas como negativas, que son transmitidas al resto de las empresas que componen la cadena.

Finalmente, son todos los conocimientos adquiridos por un empresario en la explotación de su negocio y que le han permitido alcanzar el éxito con el que cuenta.

Este concepto se describe tanto dentro de los contrato como de los manuales de franquicia, y la forma en que se transmite es esencial para que el franquiciatario aproveche las ventajas y experiencias adquiridas por el franquiciante como modelo para su propia experiencia.

El Know How también incluye los fracasos, pues es un aprendizaje que incide en el valor comercial y el buen desarrollo de la marca, con el que su atractivo aumenta y se traduce en rentabilidad.

Debe ser dinámico y adecuarse a los avances comerciales y tecnológicos, por lo que debe tener en cuenta las distintas características geográficas, demográficas y culturales de donde se desarrolla la franquicia.  Tiene que ser renovado constantemente y perfeccionado, introduciendo las innovaciones que vayan apareciendo, incluso aportadas por los propios franquiciatarios.

En el contrato de franquicia, deben especificarse los entrenamientos iniciales del Know How de la empresa y se debe difundir correctamente.  Es por esto que debe ser funcional; un concepto práctico, útil y beneficioso para el desarrollo del negocio. Debe ser un punto de referencia para actuar bajo cualquier circunstancia que pueda surgir y su aplicación debe tener consecuencias positivas.

Además debe ser original y específico, con información importante para la venta de productos o la prestación de servicios, las relaciones con la clientela y en general la gestión operativa y administrativa para orientar a los franquiciatarios.

Debe contemplar todo lo referente a la empresa, desde cómo gestionar al personal, cómo vender, cómo atender al cliente, cómo realizar los productos, etc.