Emprendedores

Apuesta por la tercera edad

Aprovecha este sector en crecimiento que, en un futuro cercano, será uno de los más rentables y atractivos en México.
Apuesta por la tercera edad
Crédito: Depositphotos.com

Cuando los jóvenes emprendedores inician un negocio, generalmente piensan en los mismos jóvenes como público meta. ¿Y por qué no? son excelentes consumidores, amantes de las innovaciones y de la publicidad, interactúan constantemente con los medios de comunicación y además, en México constituyen una cantidad importante de la población. Sin embargo, esto ha desembocado en el desinterés por otros nichos que, en el largo plazo, pueden resultar igualmente o incluso más redituables.

Un excelente ejemplo es la generación de la explosión demográfica, los conocidos como  baby boomers, es decir, aquellos que nacieron entre 1946 y 1960. A diferencia de la generación que la antecedió, la cual nació y fue criada con el pesimismo y la escasez de la Posguerra Revolucionaria y de la Segunda Guerra Mundial, los baby boomers crecieron durante el “Milagro Mexicano”, la época en la que parecía que podíamos dar el tan anhelado paso del tercer mundo al desarrollo. Por lo tanto, éstos son optimistas, consumistas, se han integrado a la cultura del bienestar, conocen los medios electrónicos y además, cuentan con el mayor poder adquisitivo. Este grupo dentro de entre 10 y 15 años formará parte de la clasificación de adultos mayores.

Es claro que la infraestructura de nuestro país no está diseñada para las personas de edad avanzada, pero la realidad es que los productos, la mercadotecnia y los contenidos tampoco lo están. Es por esto que desde bienes y servicios para la salud y belleza, hasta restaurantes y cafeterías con el ambiente y acceso adecuado, pasando por revistas, programas de televisión y portales de Internet, así como medicamentos y casas de retiro, constituyen grandes oportunidades de negocio.

Aunque iniciar empresas dedicadas a la gente mayor puede derivar en mejores utilidades para el 2050 en el que el número de éstos incremente del 5.2% al 21.2% de los mexicanos, la realidad es que hoy en día también lo es. En este momento existen alrededor de 7 millones de personas mayores; sin embargo, las organizaciones han tenido poco interés por estos grupos, generando que la competencia en gran parte de los rubros sea escasa y que la oferta actual sea deficiente para la demanda existente.

México es un país acostumbrado a una población joven. No obstante, la tendencia poblacional se está invirtiendo, tal y como ocurrió en los países europeos, mismos que han tenido que modificar su esquema de producción y mercadotecnia y dirigirlo hacia la tercera edad. Eventualmente, nosotros también lo tendremos que hacer, aunque este cambio parece ser demasiado lento, por lo que se convertirá en un auténtico reto del siglo XXI.

Por eso, como emprendedor es necesario ser visionario; mirar hacia el futuro y ser de los primeros en ofrecer algo que en el presente no se considera en el mercado y convertirlo en un negocio que, dentro de poco tiempo, no sólo será necesario, sino que sumamente rentable.