Emprendedores

Oportunidades para emprender 1

Oportunidades para emprender 1
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los pronósticos de los analistas para la economía mexicana para el 2011 son positivos. El PIB podría crecer casi 4%. El empleo y el consumo poco a poco se reactivan, pero con cautela. En medio de este ambiente surge la pregunta: ¿es un buen momento para iniciar un negocio? La respuesta es sí.

Las oportunidades para emprender las encabezan tanto el sector franquicias como las ventas directas –sus diferentes modalidades–. Ambos demostraron estar preparados para superar los tiempos difíciles. Y los números así lo demuestran: las franquicias crecieron más del 7%, mientras que las empresas de ventas directas lo hicieron en un 5%. Además, se espera que estos porcentajes se mantengan este año.

Estos dos sectores también son una fuente generadora de empleos en el país. Por un lado, las franquicias –con más de 1,000 marcas operando en la República, de acuerdo con el listado de Entrepreneur– cerrarán 2010 con 670,000 empleos, según estimaciones de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF). En tanto que la Asociación Mexicana de Ventas Directas (AMVD) calcula que su sector llegará a 2 millones de distribuidores.

Pero, ¿cuáles son las fortalezas e innovaciones que están implementando estas industrias para mantenerse como una importane opción de inversión? Aquí, encontrarás las respuestas, así como pistas sobre las oportunidades que los expertos identifican para este año.

FRANQUICIAS
Durante los últimos años, este sector observa tasas anuales de crecimiento de hasta dos dígitos, en contraste con el promedio del 3.5% de la economía nacional. Este desempeño es muestra que se trata de un modelo de negocios probado y que hoy cuenta con el apoyo gubernamental por medio del Programa Nacional de Franquicias (PNF), creado hace tres años.

“En entornos económicos complicados, la persona es más racional a la hora de hacer inversiones; no se anima a aventurarse solo. De ahí que opta por un esquema más seguro como las franquicias”, dice Diego Elizarrarás, presidente de la AMF, quien aclara que al final del día son negocios y también dependen de la actividad comercial y del consumidor.

Hace 15 años, cuando alguien escuchaba la palabra franquicia inmediatamente pensaba en comida rápida y en marcas de Estados Unidos. Y no estaban lejos de la realidad, pues en 1995 casi el 80% del sector correspondía al giro de alimentos y bebidas, mientras que la mayoría de las firmas provenía del vecino país del norte, el mayor socio comercial de México.

Pero la aceptación del modelo y su tropicalización provocaron un viraje de 180 grados. Hoy, el 85% de las franquicias son mexicanas y el 8% son de origen estadounidense. En tanto que sólo el 25% son de negocios de comida. Además, el 85% de los insumos que consumen estas empresas son nacionales. “Todo esto habla de la madurez del sector”, sostiene Elizarrarás.

En lo que se refiere a los logros alcanzados por el PNF –puesto en marcha en 2007–, actualmente son 350 las franquicias calificadas para recibir apoyo por parte del Gobierno Federal vía la Secretaría de Economía (SE). Entre las vertientes de este programa destaca una opción de financiamiento a tasa cero para adquirir una franquicia o ayuda al empresario para convertir su compañía a este formato de negocio.

NUEVAS Y MÁS OPCIONES
En el universo de más de 1,000 franquicias que operan en México puedes encontrar todo tipo de oportunidades, como casas de empeño, capacitación y coaching, escuelas de idiomas, lavanderías, tintorerías, servicios de mensajería y paquetería, autolavados, gimnasios, etc.

¿Y dónde se está dando un mayor dinamismo? El presidente de la AMF afirma que el giro de servicios, en todas sus modalidades, viene pisando fuerte y ya representa el 23% del total de las marcas, sólo detrás de alimentos y bebidas.

Ahora bien, ¿qué están haciendo las compañías de este sector para mantener la fidelidad de sus clientes y ampliar su radio de mercado? “Hoy las franquicias hacen gala de una creatividad e implementan nuevas fórmulas con el fin de mantener sus balances en números negros y allegarse de más clientes”, comenta Elizarrarás.

Por ejemplo, algunas tintorerías siguen extendiendo su mercado, pero sin instalar más puntos de servicio. En este caso –explica Elizarrarás– optaron por instalar una “receptoría” para sólo recoger ahí la ropa de varias colonias de la ciudad y llevarla a su centro de lavado. Al no requerir de un local de gran tamaño ni de la instalación de maquinaria, el pago de la renta y los costos de operación disminuyen.

Por su parte, los restaurantes ya ofrecen servicio de comida y de bar hasta el límite del horario permitido. “Su futuro estará ligado al plus que brinden. Las franquicias deberán preguntarse: ¿necesito más locales o una red de motocicletas y varias líneas telefónicas?”, agrega el directivo.