Plan de Negocios

Abre una tienda para fiestas 1

Abre una tienda para fiestas 1
Crédito: Depositphotos.com

Modelo. Comercio independiente de artículos para todo tipo de festejo, como desechables, piñatas, globos, centros de mesa y disfraces.

Público objetivo. Padres de familia, jóvenes de entre 18 y 25 años, salones/organizadores de fiestas y grupos musicales.

Infraestructura. Local de entre 80 y 120m2 con posibilidades de ampliación, dentro de una plaza comercial bien ubicada.

Equipo. Estantes, mesas, caja registradora, máquina englobadora y tanque de gas helio, así como extenso surtido de mercancía.

Personal. Tres empleados de mostrador para acomodo de mercancía, atención al cliente, cobro de la venta y que además, ayuden en la limpieza del local y mantengan en orden el almacén.

Inversión inicial. $320,850

Margen de utilidad: 24 al 43 por ciento.

El mercado de las fiestas es muy amplio. Para empezar, siempre hay un cumpleaños que festejar. Y si no, también existen las reuniones para despedidas de soltera y baby showers, así como primeras comuniones, bodas y XV años, entre otros eventos. Gracias a esta variedad, los negocios de este tipo tienen ventas todo el año –la industria tiene un valor a nivel mundial de US$12,000 millones– y sus productos se han vuelto básicos para los festejos de temporada como el 14 de febrero, día del niño, Halloween, Navidad y Año Nuevo.

“Aún aquellas personas que no suelen festejar, asisten como invitados a un mínimo de seis fiestas al año y son clientes indirectos”, explica José Guapo, franquiciante maestro de Party Land (www.partylandmexico.com), empresa líder en la venta de artículos para fiesta en el país, con 38 tiendas en 27 estados de la República, quien afirma que este mercado continúa virgen.

De acuerdo con este empresario, la oportunidad de negocio radica en la gran diversidad de productos que se pueden ofrecer, y la clave está en escoger la mercancía adecuada para no tener inventario parado. Como en cualquier comercio detallista, se trata de un modelo de compras de impulso y, entre más variedad exista, mayores serán las ventas y, por lo tanto, las ganancias. En su experiencia, asegura, un cliente suele llevarse entre siete y ocho artículos más de los que originalmente tenía planeado comprar.

Para un concepto como éste, la inversión se recupera en un año y arroja un margen de utilidad de, al menos, el 35% una vez consolidado, señala Luis Alonso López, gerente nacional de ventas de Amscan de México, compañía fabricante líder del sector.

Cómo armar tu oferta
En estas tiendas se vende toda clase de artículos decorativos para prácticamente todo tipo de reunión. Esto incluye desde los desechables (servilletas, manteles, platos, vasos y cubiertos) estampados con los personajes de moda del cine o la televisión hasta invitaciones, letreros colgantes, disfraces, globos, confeti de papel y metálico en varias figuras, piñatas, maquillaje, espumas y bolsitas para dulces.

El catálogo de opciones también contempla juegos impresos para divertirse en grupo (sopa de letras, crucigramas, laberintos, etc.), así como envolturas para regalos, incluyendo la versión de enlatado o englobado. Además, la oferta abarca un sinnúmero de accesorios de animación y artículos luminosos de neón que por su material son de muy bajo costo, incluso cuando no los adquieras directamente del importador. Los más sofisticados rebasan los $100, mientras que los sencillos van desde los $5 a los $35 la pieza.

Según datos de Party Land, el 60% de los clientes son mujeres casadas de 20 a 55 años de edad, que son quienes normalmente organizan los festejos de sus hijos o familiares. El 30% corresponde a los jóvenes de entre 18 y 25 años, quienes acuden a comprar accesorios o arreglos de globos. 

Aunque el grueso de las ventas totales de la marca provienen de los artículos para fiestas infantiles (40%), José Guapo asegura que esos arreglos generan el 50% de las utilidades y representan el 30% de las ventas. El resto lo integran los productos para fiestas temáticas y para celebraciones de temporada, como el Halloween, que hace que octubre sea el mejor mes, seguido por diciembre con la Navidad y febrero con San Valentín.

La venta promedio del set básico de una fiesta infantil para 24 niños es de unos $500 e incluye las invitaciones, mantel, platos, vasos, cubiertos, servilletas, globos, bolsas para dulces y letrero de felicitación para colgar. Mientras que la piñata suma de $300 a $500 adicionales.

Otro nicho de mercado para estos negocios son los preescolares y primarias. Puedes establecer alianzas con instituciones educativas de este tipo para proveerlos en sus celebraciones de fiestas patrias, día del niño, pastorelas u otras representaciones grupales.

La fórmula para aumentar tus ventas está en ofrecer una extensa gama de artículos que no necesariamente repercuta en altos costos de almacén. Surte tu tienda con la suficiente mercancía para que los anaqueles luzcan repletos y, desde su apertura, anota los artículos más demandados para que nunca falten.